El Segundo Film de Orson Welles

THE MAG­NI­FI­CENT AMBER­SONS. Esta­dos Uni­dos, 1942. Direc­ción: Orson Welles. Dis­tri­bu­ción: War­ner Home Video (2011).EL SEGUNDO FILM DE ORSON WELLESUna nueva edi­ción en video, digi­tal­mente remas­te­ri­zada, acaba de apa­re­cer de esta pelí­cula diri­gida por Orson Welles. Des­pués del extra­or­di­na­rio suceso artís­tico obte­nido por Citi­zen Kane (El Ciu­da­dano) –que para muchos his­to­ria­do­res del cine es el mejor film de todos los tiempos-, ha sido enorme la expec­ta­tiva para ver el segundo lar­go­me­traje de este excep­cio­nal cineasta. Con todo, las vici­si­tu­des expe­ri­men­ta­das en su mon­taje final deter­mi­na­ron que el público no pudiera apre­ciar el tra­bajo rea­li­zado por Welles.

Como el film con­cluido por Welles no fue de entera satis­fac­ción por parte de la pro­duc­tora, ante la ausen­cia de su autor, se enco­mendó al rea­li­za­dor Robert Wise para que efec­tuase un nuevo mon­taje a fin de redu­cir su dura­ción ori­gi­nal de poco más de dos horas. El resul­tado fue una poda de 42 minu­tos, con algu­nas esce­nas rehe­chas, sin que Welles tuviera par­ti­ci­pa­ción alguna; por lo tanto los valo­res del film están estre­cha­mente liga­dos a los pro­ble­mas señalados.

Este drama román­tico adap­tado por Welles en base a la novela del mismo nom­bre narra los infor­tu­nios eco­nó­mi­cos expe­ri­men­ta­dos por los Amber­son –una fami­lia de alta alcur­nia del medio oeste ame­ri­cano de prin­ci­pios del siglo pasado-, debido a malas inver­sio­nes rea­li­za­das así como a la inha­bi­li­dad para adap­tarse a los cam­bios tec­no­ló­gi­cos de la época; den­tro de ese con­texto, se des­cri­ben las mani­pu­la­cio­nes del mal­criado y capri­choso joven here­dero que se inter­pone a que su madre viuda pueda recom­po­ner su vida sen­ti­men­tal con el hom­bre a quien siem­pre amó.

Aun­que la his­to­ria de la mag­ni­fi­cen­cia de los Amber­son des­pierte inte­rés, los obs­tácu­los de edi­ción men­cio­na­dos con­tri­bu­ye­ron a que el relato pre­sente frac­tu­ras narra­ti­vas y desigual­da­des de estilo. A su favor cabe des­ta­car sus bue­nos diá­lo­gos, el efi­ciente elenco inte­grado por Joseph Cot­ten, Anne Bax­ter, Dolo­res Cos­te­llo, Tim Holt y Agnes Moo­rehead, los nota­bles dise­ños de pro­duc­ción así como su esplén­dida fotografía.

Tra­tán­dose de un film de Orson Welles –a pesar que él ter­minó rene­gando del resul­tado final-, habría sido de gran inte­rés que el DVD estu­viese acom­pa­ñado por mate­rial suple­men­ta­rio, pero lamen­ta­ble­mente no existe. La banda audio es en su idioma ori­gi­nal inglés o en espa­ñol, ade­más de con­tar con sub­tí­tu­los opta­ti­vos en espa­ñol, fran­cés e inglés. Jorge Gut­man