Un Buen Thri­ller de Gerardo Naranjo

MISS BALA. México, 2011. Un film de Gerardo Naranjo. Elenco: Step­ha­nie Sig­man, Noe Her­nán­dez, James Russo, José Yen­que, Irene Azuela

En Miss Bala Gerardo Naranjo aborda la vio­len­cia y corrup­ción impe­rante en cier­tos sec­to­res de la socie­dad mexi­cana donde el cri­men orga­ni­zado de la droga reina por doquier.

Basado en un caso real, el guión UN BUEN THRILLER DE RICARDO NARANJOdel direc­tor y de Mau­ri­cio Katz narra las vici­si­tu­des atra­ve­sa­das por Laura (Step­ha­nie Sig­man), una bella joven mexi­cana de 20 y tan­tos años de edad viviendo en Baja Cali­for­nia y que junto a su amiga Suzu (Lakshmi Picazo) desean par­ti­ci­par en un con­curso de belleza local. Una des­afor­tu­nada cir­cuns­tan­cia quiere que sin sos­pe­charlo y encon­trán­dose en un lugar inopor­tuno Laura se con­vierta en la única tes­tigo de una masa­cre oca­sio­nada por los miem­bros de un car­tel tra­fi­cante de dro­gas. Inge­nua­mente, ella comete el error de con­tarle el inci­dente a un agente poli­cial quien a su vez la entrega a Lino (Noe Her­nán­dez), el líder de la mafia. Atraído por su pre­sen­cia física y gus­tando de Laura, Lino decide uti­li­zarla como cóm­plice de sus acti­vi­da­des delic­ti­vas. De este modo la joven se ve repen­ti­na­mente envuelta en un mundo corrupto donde sus inte­gran­tes la obli­gan a trans­por­tar dinero a tra­vés de la fron­tera para la adqui­si­ción de armas; a cam­bio de su par­ti­ci­pa­ción, la orga­ni­za­ción le per­mite sal­va­guar­dar a su padre y her­mano de la mugre que la rodea, ade­más de ser coro­nada reina del cer­ta­men debido a las nota­bles influen­cias de su jefe.

Aun­que el tema ya fue tra­tado en otras opor­tu­ni­da­des el film se dis­tin­gue por su relato bien estruc­tu­rado, una efi­caz direc­ción escé­nica, un ritmo narra­tivo fluido, una buena cuota de sus­penso y la inob­je­ta­ble actua­ción de un buen elenco donde Sig­man se des­taca trans­mi­tiendo muy bien la vul­ne­ra­bi­li­dad emo­cio­nal que su per­so­naje le demanda. Visual­mente, el film es impe­ca­ble gra­cias a la nota­ble foto­gra­fía de Mát­yás Erdély que capta y trans­mite inten­sa­mente el cua­dro de una anár­quica socie­dad. Los fac­to­res apun­ta­dos con­fi­gu­ran un pro­ducto de cali­dad artís­tica de impor­tante valor tes­ti­mo­nial a la vez que un buen entretenimiento.

Con­clu­sión: Un satis­fac­to­rio thri­ller sobre una triste reali­dad social, muy bien narrado y con impor­tan­tes valo­res de pro­duc­ción. Jorge Gut­man