Un Audaz Asalto

L’assaut. Fran­cia, 2010. Direc­ción: Julien Leclercq. Dis­tri­bu­ción: Sevi­lle Films (2012) 

Un dra­má­tico epi­so­dio que bien puede ser con­si­de­rado como pró­logo a la tra­ge­dia de sep­tiem­bre de 2001, es lo que narra este film basado en hechos verí­di­cos. El 24 de diciem­bre de 1994 un comando inte­grado por miem­bros del Grupo Islá­mico Armado lide­rado por Yahia (Aymen Saidi) se apo­dera en Argel de un avión de la línea aérea Air France que se apres­taba a par­tir a París, tomando como rehe­nes a la tri­pu­la­ción y sus 227 pasa­je­ros a bordo. Aun­que lo que los terro­ris­tas exi­gían para rever­tir la situa­ción era la libe­ra­ción de dos cama­ra­das de armas, la inten­ción ver­da­dera era estre­llar el avión en la Torre Eif­fel.UN AUDAZ ASALTO 

La terri­ble odi­sea que se pro­longó por espa­cio de 40 horas con la eje­cu­ción de tres rehe­nes, cul­mina el 26 de diciem­bre en el aero­puerto Marig­nane de Mar­se­lla, cuando ago­ta­das las nego­cia­cio­nes con los secues­tra­do­res, se pro­duce el asalto a la aero­nave por parte del Grupo de Inter­ven­ción de la Gen­dar­me­ría Nacio­nal de Fran­cia, poniendo de esa manera un punto final al grave conflicto.

Para­le­la­mente al tema cen­tral, el film desa­rro­lla dos his­to­rias cone­xas bien inter­ca­la­das. Una de las mis­mas está refe­rida a Thie­rry (Vin­cent Elbaz), uno de los miem­bros de las fuer­zas fran­ce­sas que par­ti­cipa en el asalto final, pre­sen­tán­dolo en la inti­mi­dad fami­liar con su señora (Marie Gui­llard) e hijita, en tanto que la otra se refiere a una fun­cio­na­ria del Minis­te­rio de Inte­rior de Fran­cia (Mela­nie Ber­nier) quien debe mos­trar su efi­ca­cia frente a la ope­ra­ción de res­cate que se está preparando. 

Fil­mado con cámara al hom­bro y con vis­ce­ral ener­gía, el rea­li­za­dor logra un film de sufi­ciente ten­sión y sus­penso, sobre todo en los últi­mos 20 minu­tos donde el asalto se rea­liza delante de millo­nes de tele­vi­den­tes quie­nes están a la expec­ta­tiva de lo que habrá de acontecer. 

Dada su dura­ción rela­ti­va­mente breve de 90 minu­tos, el relato no per­mite una exhaus­tiva pro­fun­di­za­ción de todos sus per­so­na­jes; sin embargo, eso no impide que pro­por­cione la cuota dra­má­tica y emo­cio­nal nece­sa­ria como para man­te­ner una cons­tante aten­ción y pro­du­cir un film satisfactorio. 

El DVD es pre­sen­tado en su ver­sión ori­gi­nal fran­cesa con sub­tí­tu­los opcio­na­les en fran­cés o inglés. Jorge Gut­man