Un Fallido Melo­drama Romántico

THE LUCKY ONE. Esta­dos Uni­dos, 2012. Un film de Scott Hicks. Elenco: Zack Efron, Tay­lor Schi­lling, Blythe Danner

UN FALLIDO MELODRAMA ROMANTICO

Basado en una de las nove­las de Nicho­las Sparks, The Lucky One es un fallido melo­drama que apela a todos los cli­sés exis­ten­tes para satis­fa­cer a una indis­cri­mi­nada audien­cia. Si bien la mayo­ría de los fil­mes adap­ta­dos de Sparks tie­nen un con­te­nido edul­co­rante que a veces resulta exce­sivo, en este caso la arti­fi­cia­li­dad del relato y la manera en que está expuesto con­duce a que esta pelí­cula resulte una frus­trante expe­rien­cia cinematográfica. 

Zack Efron anima a Logan, un sar­gento en la gue­rra de Irak quien mila­gro­sa­mente salva su vida en com­bate; al encon­trar por casua­li­dad en el suelo una foto de una joven rubia, con­si­dera a la misma como un talis­mán cre­yendo que la foto­gra­fiada es su ángel de la guar­dia que lo ha protegido. 

Dejando de lado esa pre­misa difí­cil de admi­tir, algo más increí­ble sucede cuando al regre­sar a su hogar en Colo­rado siente un impulso ten­diente a iden­ti­fi­car a esa chica; con casi nula evi­den­cia llega a ubi­carla en su casa ubi­cada en una zona rural del estado de Loui­siana. Se trata de Beth (Tay­lor Schi­lling), una joven madre sepa­rada que vive con su hijo pequeño (Riley Tho­mas Ste­wart) y su abuela (Blythe Dan­ner), estando encar­gada de la admi­nis­tra­ción de una resi­den­cia canina; como el tra­bajo es exce­sivo colocó un aviso bus­cando a alguien para ayu­darle en la tarea. Cuando Logan sale a su encuen­tro, en lugar de mos­trarle la foto­gra­fía encon­trada, guarda silen­cio y acepta el empleo ofre­cido por ella que lo con­funde pen­sando que es alguien que llegó res­pon­diendo al anuncio. 

Como no podía ser de otro modo y dado que la pelí­cula no se libra de nin­gún este­reo­tipo exis­tente, Logan se con­vierte en padre sus­ti­tuto y gran amigo del niño, y al poco tiempo flo­rece un vínculo sen­ti­men­tal entre Beth y Logan. Para car­gar un poco más las tin­tas, Ben (Jay R. Fer­gu­son), el ex marido de Beth que actúa como poli­cía local, no ve con bue­nos ojos la pre­sen­cia del joven y la rela­ción que man­tiene con su ex mujer.

Lo que sigue es un pesado melo­drama sen­ti­men­tal cuyo men­saje poco con­vin­cente sería que las vuel­tas de un des­tino jugue­tón –en este caso el hallazgo de una foto­gra­fía– pue­den gra­vi­tar fuer­te­mente en la vida de una persona. 

Con­clu­sión: Una buena foto­gra­fía y la muy buena inter­pre­ta­ción de Blyte Dan­ner no alcan­zan a sal­var a este film que carece de un con­flicto dra­má­tico creí­ble así como del com­bus­ti­ble nece­sa­rio que pro­duzca el chis­pazo román­tico entre los dos pro­ta­go­nis­tas de esta his­to­ria. Jorge Gut­man