Una Fábula Encantadora

CIN­DE­RE­LLA. Esta­dos Uni­dos, 1950. Direc­ción: Wil­fred Jac­ck­son, Hamil­ton Luske, Clyde Gero­nimi. Dis­tri­bu­ción: Dis­ney (2012) 

Aun­que el céle­bre cuento con­ce­bido por el escri­tor fran­cés Char­les Perrault, haya sido objeto de nume­ro­sas ver­sio­nes, ora­les y escri­tas, Cin­de­re­lla –el film de ani­ma­ción de los estu­dios Dis­ney de 1950, es posi­ble­mente el más memo­ra­ble. 

A 62 años de su estreno, nue­vas gene­ra­cio­nes pue­den apre­ciar esta fábula encan­ta­dora ya sea a tra­vés de repo­si­cio­nes que tuvie­ron lugar en varia­das oca­sio­nes o bien mediante su edi­ción en video En esta opor­tu­ni­dad, hace pocos días fue lan­zado al mer­cado la colec­ción Dia­mant que ade­más de incluir el disco con for­mato DVD, tam­bién incluye un disco adi­cio­nal donde por pri­mera vez apa­rece en for­mato Blu-Ray. 

No es nece­sa­rio brin­dar una sinop­sis sobre el con­te­nido de Ceni­cienta. Quien más, quien menos, todos están al tanto de las peri­pe­cias sufri­das por una ange­li­cal joven­cita quien tras la muerte de su padre queda a mer­ced de su cruel madras­tra y sus dos her­ma­nas­tras que la odian y la explo­tan como si fuese una esclava; todo cam­biará el día en que con la valiosa ayuda de un hada madrina, la joven­cita ten­drá oca­sión de acu­dir al baile del pala­cio real y des­lum­brar con su pre­sen­cia al Prín­cipe Encan­ta­dor quien cree ver en ella a la esposa ideal para com­par­tir su vida; tras algu­nos obs­tácu­los con la lle­gada de la media­no­che, todo que­dará supe­rado para el feliz desen­lace, tal como se estila en los clá­si­cos cuen­tos de hadas. UNA FABULA ENCANTADORA

Vol­viendo a apre­ciar el film, se puede afir­mar que el mismo con­serva intacta su fres­cura ori­gi­nal, aun­que eso no impli­que que resulte total­mente per­fecto; así, los­di­rec­to­res bien pudie­ron haber eli­mi­nado unos quince minu­tos de metraje con las peleas entre los sim­pá­ti­cos raton­ci­tos Gus y Jac­ques, ami­gos de Ceni­cienta, y el mal­vado gato Luci­fer, que en reali­dad poco tie­nen que ver con la parte esen­cial del cuento. Pero se trata sim­ple­mente de una obser­va­ción que de nin­gún modo des­me­rece al film, que sigue man­te­niendo un encanto espe­cial para que los niños de esta gene­ra­ción acom­pa­ña­dos de sus fami­lia­res pue­dan dis­fru­tar de su visión, del mismo modo como nues­tros padres y abue­los lo goza­ron en oca­sión de su estreno.

Aun­que sin regis­trar núme­ros musi­ca­les magis­tra­les (como en el caso de Blan­ca­nie­ves), de todos modos el tema Bibbidi-Bobbidi-Boo queda bien gra­bado en el oído del espec­ta­dor. En cuanto a la ani­ma­ción, es sin duda exce­lente, sobre todo si se tiene en cuenta que a media­dos del siglo pasado se care­cía de los dis­po­si­ti­vos tec­no­ló­gi­cos que hoy se obtie­nen con imá­ge­nes logra­das por computación.

El tras­paso de esta joyita al video es irre­pro­cha­ble tanto en lo que hace a tex­tura, los vívi­dos colo­res real­za­dos por la alta defi­ni­ción y la cali­dad del sonido. 

El mate­rial extra incluido no ofrece nada rele­vante; lo más des­ta­ca­ble se encuen­tra en un agr­da­ble corto ani­mado (5 minu­tos) Tan­gled Ever After, y en Behind the Magic: A New Dis­ney Prin­cess Fan­tasy­land  (8 min­tuos) que es un ade­lanto de lo que será a par­tir de la pri­ma­vera de 2014 el inmenso espa­cio dedi­cado a la nueva Fan­ta­si­lan­dia, para la repro­duc­ción escé­nica de algu­nas de las pelí­cu­las más famo­sas de los estu­dios Dis­ney. 

La banda de sonido de ambos for­ma­tos es en inglés, fran­cés y espa­ñol, en tanto que existe la opción de sub­tí­tu­los en los mis­mos idio­mas, con excep­ción de los suple­men­tos que pue­den estar sub­ti­tu­la­dos en fran­cés o inglés.  Jorge Gut­man