A Roma con Amor

TO ROME WITH LOVE. Italia-Estados Uni­dos, 2012. Direc­ción y guión de Woody Allen. Dis­tri­bu­ción: Sony Pic­tu­res Home Enter­tain­ment (2013)

Esta nueva come­dia de Woody Allen no se encuen­tra entre las más des­ta­ca­das de su fil­mo­gra­fía pero de todos modos se defiende por la inge­nio­si­dad de sus diá­lo­gos y por un relato que aun­que no del todo parejo llega a entre­te­ner lo sufi­cien­te­mente como para no decep­cio­nar al público adicto a sus fil­mes. 

Sin disi­mu­lar el carác­ter de tar­jeta pos­tal que dedica a la ciu­dad eterna donde no fal­tan las típi­cas vis­tas de Piazza Spagna, la Fon­tana di Trevi, Tras­te­vere, el Coli­seo así como otras atrac­cio­nes que embe­lle­cen a Roma, Allen estruc­turó su film en torno a 4 bre­ves his­to­rias que allí tie­nen lugar. Las mis­mas no están vin­cu­la­das entre sí ni tam­poco trans­cu­rren en igual período de tiempo, pero sir­ven como excusa para ilus­trar algu­nas de las preo­cu­pa­cio­nes y obse­sio­nes que le son caras a Allen. 

De sus epi­so­dios, el más logrado por sus gags visua­les y por la hila­ri­dad que emana de algu­nas situa­cio­nes espon­tá­neas es aquél en que Allen anima a Jerry, un direc­tor de ópera ya reti­rado que junto con su esposa psi­quia­tra (Judy Davis) via­jan a Roma para cono­cer al novio ita­liano (Fla­vio Parenti) de su hija (Ali­son Pill). Cuando Jerry llega a encon­trar al padre de su futuro yerno (Fabio Armi­li­ato) des­cu­bre que tiene una her­mosa voz de tenor que sola­mente se apre­cia cuando canta bajo la ducha. 

En otro seg­mento, se con­tem­pla a John (Alec Bald­win), un arqui­tecto que visita Roma y que des­pués de cono­cer a Jack (Jesse Eisen­berg), un joven estu­diante de arqui­tec­tura que vive en pareja con Sally (Greta Ger­wig), por impe­rio de las cir­cuns­tan­cias se con­vierte en su ima­gi­na­rio amigo.

Un ter­cer capí­tulo pre­senta a Anto­nio y Milly (Ales­san­dro Tiberi, Ales­san­dra Mas­tro­nardi), una pareja de recién casa­dos que lle­gan a Roma para visi­tar a los fami­lia­res del novio. Cuando ella decide ir a la pelu­que­ría y Anto­nio decide aguar­darla en la habi­ta­ción del hotel, ines­pe­ra­da­mente éste recibe por equi­vo­ca­ción la visita de una pros­ti­tuta de lujo (Pené­lope Cruz) quien lo con­funde con un cliente. 

Roberto Benigni

Roberto Benigni

La res­tante his­to­ria es una sátira al culto de la cele­bri­dad, donde Roberto Benigni anima a un hom­bre de fami­lia que súbi­ta­mente se con­vierte en una popu­lar figura de la tele­vi­sión. 

En forma glo­bal, los cua­tro epi­so­dios se pres­tan para que el rea­li­za­dor recu­rra sin inno­var a temas que ya con­si­deró en otras opor­tu­ni­da­des pero con el talento y la chispa que lo carac­te­riza. De este modo salen a relu­cir sus frus­ta­cio­nes con el psi­coa­ná­li­sis, el adulterio, los sen­ti­mien­tos de culpa, la vacui­dad de la cele­bri­dad y otros temas afi­nes, todos ellos tra­ta­dos en forma liviana y son­riente. El film no está exento de algu­nos cli­chés pero los mis­mos están com­pen­sa­dos por sus bri­llan­tes diá­lo­gos, las refe­ren­cias inte­lec­tua­les que como de cos­tum­bre el rea­li­za­dor suele des­li­zar en sus fil­mes y la inclu­sión de algu­nos extrac­tos de ópera (arias de I Pagliacci de Leon­ca­va­llo y Turan­dotde Puc­cini) con­fir­mando la pasión que siente el direc­tor por el género lírico.

Como de cos­tum­bre, el elenco que Allen reúne en sus fil­mes es inob­je­ta­ble, hecho que nue­va­mente se cons­tata aquí donde su par­ti­ci­pa­ción como actor per­mite que el público tenga opor­tu­ni­dad de diver­tirse con su pre­sen­cia.  

El video ha sido edi­tado en los for­ma­tos Blu-ray y DVD. Audio: Inglés y Fran­cés. Sub­tí­tu­los opcio­na­les en varios idio­mas, inclu­yendo el fran­cés, inglés y espa­ñol.  Jorge Gutman