Tie­rra Prometida

PRO­MI­SED LAND. Esta­dos Uni­dos, 2012. Un film de Gus Van Sant

Un drama sobre un polé­mico tema es lo que ofrece Pro­mi­sed Land, la última pelí­cula del rea­li­za­dor Gus Van Sant.

Pro­por­cio­nando intere­san­tes aspec­tos que refle­jan la manera en que los valo­res cul­tu­ra­les de Esta­dos Uni­dos van evo­lu­cio­nando a tra­vés del tiempo, el guión escrito por Matt Damon y John Kra­sinski, quie­nes tam­bién son sus pro­ta­go­nis­tas, se refiere a la forma de obte­ner gas natu­ral como fuente ener­gé­tica alter­na­tiva al petró­leo per­fo­rando el suelo mediante el “fra­cking” o frac­tura hidráu­lica. Esta téc­nica con­siste en inyec­tar a la tie­rra una com­bi­na­ción de arena, agua y com­po­nen­tes quí­mi­cos para faci­li­tar la libe­ra­ción del com­bus­ti­ble que se encuen­tra con­te­nido en las rocas; ahora bien, los calu­ro­sos deba­tes sus­ci­ta­dos por este pro­ce­di­miento se deben a que quie­nes se opo­nen al mismo alu­den a los efec­tos secun­da­rios del fra­cking pro­du­ciendo la con­ta­mi­na­ción de las aguas pota­bles y de otros daños cola­te­ra­les aten­ta­to­rios del medio ambiente.

En fun­ción de lo que ante­cede, el relato pre­senta a Steve Butler (Dam­mon), un repre­sen­tante de ven­tas de Glo­bal, una cor­po­ra­ción indus­trial gasí­fera dedi­cada al fra­cking. Junto con su colega Sue Tho­ma­son (Fran­ces McDor­mand) visi­tan una pequeña comu­ni­dad rural de Iowa, a fin de per­sua­dir a sus habi­tan­tes para que ven­dan sus terre­nos a Glo­bal con el pro­pó­sito de explo­tar el gas natu­ral y lograr de este modo la revi­ta­li­za­ción de la eco­no­mía local. Lo que en prin­ci­pio pare­ce­ría para Steve un obje­tivo fácil de lograr, no lo es así al encon­trar obs­tácu­los por parte de un res­pe­tado pro­fe­sor de cien­cias (Hal Hol­brook) quien en una asam­blea veci­nal explica cla­ra­mente sus obje­cio­nes al pro­yecto. Un con­tra­tiempo aún más con­si­de­ra­ble se pro­duce con la lle­gada de Dus­tin Noble (Kra­sinski), un acé­rrimo acti­vista del medio ambiente, que lanza una audaz cam­paña en con­tra de Glo­bal demos­trando a tra­vés de volan­tes y afi­ches dise­mi­na­dos en dife­ren­tes luga­res del pue­blo cómo el empleo del fra­cking por parte de esa com­pa­ñía ha pro­du­cido la polu­ción del aire y del agua así como la muerte de ganado por la con­ta­mi­na­ción producida.

A tra­vés del relato se apre­cian las bue­nas inten­cio­nes de este film donde ni Steve ni Dus­tin son pre­sen­ta­dos como san­tos o demo­nios. Aun­que sus intere­ses se opo­nen, cada uno de ellos trata de con­ven­cer a la gente de la comu­ni­dad con argu­men­ta­cio­nes que en prin­ci­pio pare­cen genui­nas o al menos impreg­na­das de buena fe. Lo que sucede es que para que­dar bien “con Dios y con el dia­blo” el relato adopta una ines­pe­rada vuelta de giro que cues­tiona seria­mente la hones­ti­dad de sus per­so­na­jes prin­ci­pa­les; por esta razón, el film pierde su fuerza ini­cial al diluir el impacto del debate plan­teado, lle­gando a un desen­lace ambi­guo, un poco frus­trante y no muy convincente.

Como una nota mar­gi­nal que nada tiene que ver con el tema prin­ci­pal del film, el guión intro­duce un matiz román­tico con la pre­sen­cia de una atrac­tiva maes­tra local (Rose­ma­rie Dewitt) que ha sabido ganarse el afecto simul­tá­neo de Steve y Dustin.

Matt Damon y John Krasinski

Matt Damon y John Krasinski

Las obser­va­cio­nes pre­ce­den­tes no afec­tan el desem­peño del elenco donde todos los acto­res cum­plen muy bien con los roles asig­na­dos. Cabe tam­bién men­cio­nar que Van Sant ha sabido cap­tar la forma de vida de una pequeña comu­ni­dad que trata de resur­gir económicamente.

Con­clu­sión: A pesar de que se lo sigue con inte­rés, este bien inten­cio­nado relato enfren­tando el pro­greso eco­nó­mico con los peli­gros poten­cia­les para el medio ambiente, no logra ente­ra­mente satis­fa­cer. Jorge Gut­man

4 thoughts on “Tie­rra Prometida

  1. I really like your blog.. very nice colors & theme.
    Did you make this web­site your­self or did you hire someone to do it for
    you? Plz res­pond as I’m loo­king to create my own blog and would like to find out where u got this from.
    kudos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *