El Retorno del Cir­que Du Soleil

VARE­KAI

Cró­nica de Jorge Gutman

Con Vare­kai creado en 2001, el pres­ti­gioso Cir­que du Soleil retorna a Mon­treal. Si bien esta pro­duc­ción ya ha sido pre­sen­tada en esta ciu­dad en la tra­di­cio­nal carpa cir­cense en abril de 2002, ahora retorna a la arena del Cen­tre Bell.

varekai

Este espec­táculo cuenta con la direc­ción escé­nica de Domi­nic Cham­pagne quien, según sus decla­ra­cio­nes, se ins­piró en su pro­pia expe­rien­cia des­pués de una grave caída que expe­ri­mentó cuando efec­tuaba cier­tas repa­ra­cio­nes sobre la carpa donde se pre­sen­taba Import-Export, su pri­mer tra­bajo pro­fe­sio­nal. Lo que esen­cial­mente atrae al direc­tor es la capa­ci­dad y auda­cia en afron­tar ries­gos por parte de quie­nes tra­ba­jan en el circo y es así que Vare­kai, cuyo sig­ni­fi­cado en idioma romani es “en cual­quier lugar”, cons­ti­tuye un home­naje a estos artis­tas al resal­tar su espí­ritu nómade ani­ma­dos con la férrea volun­tad de superar cual­quier esco­llo por más difi­cul­toso que resulte.

VAREKAI (1)

En lo que hace a su con­te­nido, la acción se desa­rro­lla en la cima de un vol­cán donde existe un mundo lla­mado Vare­kai de sor­pren­den­tes carac­te­rís­ti­cas; allí ate­rriza desde el cielo un joven hom­bre que des­cu­bre que el bos­que mis­te­rioso y mágico en el que se encuen­tra está habi­tado por fan­tás­ti­cas cria­tu­ras. En ese rin­cón, donde todo es posi­ble, comen­zará para él una nueva vida plena de encanto.

Resal­tando el alma y el arte de la tra­di­ción del circo, el show se des­taca por su riqueza ima­gi­na­tiva dando lugar a una pro­duc­ción que logró la cálida adhe­sión de la crí­tica y público en los 18 paí­ses en que fue repre­sen­tado. 

El espec­táculo que cuenta con la par­ti­ci­pa­ción de 50 acró­ba­tas, músi­cos y acto­res, se dis­tin­gue tam­bién por sus colo­ri­dos e ima­gi­na­ti­vos ves­tua­rios con­ce­bi­dos por Eiko Ishioka. El público de Mon­treal tiene la opor­tu­ni­dad de vol­ver a dis­fru­tar o bien de mara­vi­llarse por pri­mera vez con Vare­kai en el Cen­tre Bell desde el 20 hasta el 30 de diciem­bre, excepto el mar­tes 24 y miér­co­les 25 en donde no habrá fun­cio­nes. Salvo el 20 de diciem­bre donde habrá una única repre­sen­ta­ción a las 19h30, en los res­tan­tes días se ofre­ce­rán dos repre­sen­ta­cio­nes.  

Para mayor infor­ma­ción inclu­yendo los hora­rios y la adqui­si­ción de entra­das pre­sio­nar aquí

Una Apa­sio­nante His­to­ria Real

PHI­LO­MENA. Gran Bre­taña, 2013. Un film de Step­hen Frears 

Una his­to­ria real donde sus ver­da­de­ros pro­ta­go­nis­tas aún viven es lo que se con­tem­pla en el con­mo­ve­dor, humano y sobre­sa­liente film Phi­lo­mena de Step­hen Frears, basado en el libro de de Mar­tin Sixs­mith The Lost Child of Phi­lo­mena Lee, en donde su autor es incor­po­rado a la trama como uno de los dos protagonistas 

No es muy común que un tema hon­da­mente dra­má­tico pueda expre­sarse cine­ma­to­grá­fi­ca­mente con un con­si­de­ra­ble sen­tido del humor; eso es lo que Frears logra equi­li­brar mara­vi­llo­sa­mente en esta pelí­cula. El relato enfoca a Phi­lo­mena Lee (Judy Dench), una mujer irlan­desa sep­tua­ge­na­ria que en 1952 cuando muy joven­cita (Sop­hie Ken­nedy Clark) e inocente queda sedu­cida en un par­que de diver­sio­nes por un ado­les­cente; esa única rela­ción íntima man­te­nida motiva su emba­razo y que su fami­lia por ver­güenza de aguar­dar un hijo fuera de matri­mo­nio la envíe al con­vento de Ros­crea, deján­dola aban­do­nada. En esa ins­ti­tu­ción hay otras jóve­nes de la misma con­di­ción que son bru­tal­mente mal­tra­ta­das por las mon­jas como cas­tigo por ser con­si­de­ra­das “muje­res per­di­das”. Cuando nace Ant­hony, el bebé de Phi­lo­mena, ella puede verlo y estar con él durante una hora dia­ria a cam­bio de rea­li­zar duros tra­ba­jos en la lavan­de­ría del asilo; la tra­ge­dia sobre­viene cuando tres años des­pués, la Madre Supe­riora vende la cria­tura a un matri­mo­nio ame­ri­cano sin que los actos de deses­pe­ra­ción de la angus­tiada madre por haber sido des­po­jada de su niño lle­guen a inmu­tar a las insen­si­bles reli­gio­sas del establecimiento. 

Judy Dench y Steve Coogan

Judy Dench y Steve Coogan

Cin­cuenta años des­pués y con el dolor aún a cues­tas de no haber lle­gado a oír de Ant­hony, está mujer llega a cono­cer a Mar­tin Sixs­mith (Steve Coogan). Este hom­bre, que había tra­ba­jado como corres­pon­sal extran­jero para la BBC y que ade­más se desem­peñó como direc­tor de comu­ni­ca­cio­nes en el gobierno de Tony Blair, se entera de lo que a Phi­lo­mena le acon­tece; con­si­de­rando que hay un mate­rial de extra­or­di­na­rio inte­rés para ser rela­tado resuelve pres­tarle su ayuda para tra­tar de loca­li­zar al hijo per­dido ini­ciando de este modo una ardua inves­ti­ga­ción detectivesca. 

Sobre un guión pre­pa­rado por Coogan y Jeff Pope, el espec­ta­dor sigue los pasos de Phi­lo­mena y Mar­tin en un viaje de hondo con­te­nido emo­cio­nal, enca­mi­nado al prin­ci­pio en el con­vento irlan­dés y pos­te­rior­mente en Washing­ton DC donde habi­taba el matri­mo­nio que adoptó al niño. 

Esa tra­ve­sía revela en toda su dra­má­tica dimen­sión qué es lo que acon­te­ció con Ant­hony así como tam­bién per­mite des­cri­bir las carac­te­rís­ti­cas de ambos pro­ta­go­nis­tas. Uno de los méri­tos del film es pre­ci­sa­mente retra­tar con con­vic­ción el con­traste de per­so­na­li­da­des esta­ble­cido entre Phi­lo­mena y el perio­dista. Ella es un ser de natu­ra­leza sen­ci­lla, de humilde ori­gen y sin edu­ca­ción supe­rior que durante sus años acti­vos tra­bajó como enfer­mera y que man­tiene una pro­funda con­vic­ción cató­lica; Mar­tin, en cam­bio es un agnós­tico de refi­nada cul­tura, que por su for­ma­ción y ante­ce­den­tes pro­fe­sio­na­les le ha tocado moverse en un medio mucho más refi­nado y con­for­ta­ble. De esa par­ti­cu­lar com­bi­na­ción, donde ella se guía por la intui­ción, mien­tras que él se maneja por el inte­lecto, queda con­for­mada una sin­gu­lar y grata pareja donde parte del inter­cam­bio man­te­nido entre ellos ori­gina las situa­cio­nes de humor que ate­núan el clima dra­má­tico de la inves­ti­ga­ción emprendida.

Frears demues­tra en todo momento estar en com­pleto con­trol de lo que está rela­tando y afor­tu­na­da­mente contó con dos artis­tas excep­cio­na­les para ani­mar a los per­so­na­jes pro­ta­gó­ni­cos. Acla­mada inter­na­cio­nal­mente, Dench nue­va­mente se pose­siona por com­pleto de los roles que inter­preta, brin­dando en este caso la huma­ni­dad excep­cio­nal que des­borda Phi­lo­mena y que dada su devo­ción reli­giosa es capaz de per­do­nar a quie­nes le han infli­gido un tra­ta­miento cruel. Con todo, su bri­llante actua­ción no opaca la carac­te­ri­za­ción que logra Coogan como el sagaz perio­dista inves­ti­ga­dor que aun­que sereno y mesu­rado en sus acti­tu­des tam­bién es el indi­vi­duo de pro­funda soli­dez moral que no duda en con­fron­tar y mani­fes­tar su indig­na­ción y repul­sión a las auto­ri­da­des del con­vento por la con­ducta inhu­mana, repre­siva y nefasta man­te­nida con las pupi­las que allí estu­vie­ron albergadas. 

Ade­más de las razo­nes ante­rior­mente expre­sa­das, el film cons­ti­tuye en buena parte una acerba crí­tica al com­por­ta­miento de cier­tas ins­ti­tu­cio­nes reli­gio­sas así como tam­bién per­mite refle­xio­nar sobre cier­tos tópi­cos deli­ca­dos inclu­yendo la fe, la reli­gión, la exis­ten­cia de Dios y otros aspec­tos de con­no­ta­cio­nes éticas y morales.

Con­clu­sión: La exce­lente direc­ción e inter­pre­ta­ción y su apa­sio­nante his­to­ria que alcanza dimen­sión uni­ver­sal, hacen que este film pueda ser apre­ciado no solo por quie­nes son madres sino por cual­quier per­sona capaz de sen­tir e iden­ti­fi­carse con el inmenso dolor de la pér­dida de un hijo. Jorge Gut­man

La Gran Mentira

THE ARMS­TRONG LIE. Esta­dos Uni­dos, 2013. Un film escrito y diri­gido por Alex Gibney

El exce­lente docu­men­ta­lista Alex Gib­ney anti­cipa en el título sobre lo que trata su film. La men­tira de Lance Armns­trong, uno de los más cono­ci­dos ciclis­tas del mundo, no es solo el ocul­ta­miento de una ver­dad con­sis­ten­te­mente negada a tra­vés del tiempo por su autor sino tam­bién una de las defrau­da­cio­nes de la con­fianza popu­lar más impor­tan­tes regis­trada en la his­to­ria del deporte.

2.Lance Armstrong

Lance Armstrong

Arms­trong se inició como ciclista pro­fe­sio­nal en 1992 y des­pués de cua­tro fruc­tí­fe­ros años que lo con­vir­tie­ron en un depor­tista de pres­ti­gio, en octu­bre de 1996 fue aque­jado por un cán­cer tes­ti­cu­lar con metás­ta­sis en el pul­món y el cere­bro; gra­cias a los tra­ta­mien­tos médi­cos obte­ni­dos pudo sobre­vi­vir para retor­nar a lo suyo en 1998. Desde enton­ces hasta 2005 logró siete vic­to­rias con­se­cu­ti­vas del Tour de Fran­cia que lo sepul­ta­ron a la fama mun­dial. A pesar de que había des­per­tado sos­pe­chas a lo largo de su carrera de haber uti­li­zado dro­gas esti­mu­lan­tes, sobre todo en 2005 cuando anun­cia su retiro del deporte, las mis­mas no lle­ga­ron a entur­biar su repu­tación de honesto depor­tista dado que en múl­ti­ples opor­tu­ni­da­des y con máxima con­vic­ción había decla­rado que jamás había recu­rrido al dopaje.

En 2008 Arms­trong decide vol­ver a peda­lear y par­ti­ci­par en una nueva com­pe­ten­cia del Tour de Fran­cia de 2009. Es enton­ces cuando Gib­ney decide rea­li­zar un docu­men­tal de ins­pi­ra­ción depor­tiva enfo­cando la figura de Arms­trong a tra­vés de sus haza­ñas pasa­das y en vís­pe­ras de com­pe­tir una vez más en la famosa com­pe­ten­cia; sin embargo, el film no llegó a su tér­mino, posi­ble­mente por­que en dicha oca­sión el ciclista no resultó gana­dor sino que ter­minó ter­cero. En todo caso,  The Ams­trong Lie comienza a adqui­rir forma en 2012 cuando el rea­li­za­dor se impone de la admi­sión de Arms­trong de haber recu­rrido al uso de dro­gas como con­se­cuen­cia de una inves­ti­ga­ción cri­mi­nal fede­ral empren­dida por los Esta­dos Uni­dos. Este hecho unido a la con­fe­sión pos­te­rior­mente rea­li­zada en la entre­vista tele­vi­siva de Oprah Win­frey en enero de 2013 y a las decla­ra­cio­nes de varios de sus crí­ti­cos –inclu­yendo algu­nos com­pa­ñe­ros de su equipo como las de otros ciclis­tas– dejan un amplio mar­gen para refle­xio­nar sobre la per­so­na­li­dad extraña de este indi­vi­duo ambi­cioso y arro­gante. El docu­men­tal deja entre­ver que si su retorno de 2008 no se hubiera con­cre­tado, la cons­tante men­tira habría per­ma­ne­cido oculta y Arms­trong habría seguido dis­fru­tando impu­ne­mente de la cele­bri­dad adqui­rida por pasa­dos triun­fos. Queda enton­ces la pre­gunta sobre qué pudo haber moti­vado su regreso; la supuesta res­puesta sería la de seguir ali­men­tando su ego y la des­me­dida ambi­ción de que­rer seguir siendo el pri­mer ciclista del mundo, hecho que final­mente pro­vocó su caída.

La visión del film deja un extraño sin­sa­bor, espe­cial­mente cuando se llega a des­cu­brir la forma en que pro­fe­sio­na­les médi­cos han cola­bo­rado en el dopaje con meca­nis­mos sofis­ti­ca­dos para que las prue­bas prac­ti­ca­das al ex depor­tista siem­pre resul­ta­ran nega­ti­vas; en este caso son lamen­ta­bles las mani­fes­ta­cio­nes ver­ti­das por el médico ase­sor Michele Ferrari sobre las trans­fu­sio­nes ile­ga­les de san­gre rea­li­za­das a su cliente. Peor aún es la admi­sión del ex ciclista al afir­mar que no se con­si­dera tram­poso con res­pecto a sus cole­gas puesto que si todo el mundo tram­pea él no hace más que ate­nerse a las reglas de juego exis­ten­tes; una vez más, uno no llega a saber hasta dónde Arms­trong sigue min­tiendo o dice la ver­dad de lo que acon­tece. En todo caso, el film ofrece sufi­ciente mate­rial para refle­xio­nar sobre la com­pe­ti­ti­vi­dad del deporte y lo que se esconde detrás de cada torneo.

En 2012 la agen­cia nor­te­ame­ri­cana de anti­do­paje (USADA) des­pojó al ciclista de los títu­los de gana­dor que obtuvo en los Tours men­cio­na­dos así como lo san­cionó a per­pe­tui­dad para no vol­ver a par­ti­ci­par en nin­guna com­pe­ten­cia ciclista ni de cual­quier otro deporte.

¿Alguna nota de gra­cia para Arms­trong? Des­pués de su recu­pe­ra­ción can­ce­rosa el film ilus­tra la fun­da­ción por él ins­ti­tuida con el pro­pó­sito de ayu­dar a niños que pade­cen de cán­cer como así tam­bién a sus fami­lia­res. Sin duda, en medio de tan­tas decep­cio­nes, se des­taca al menos un gesto deci­di­da­mente noble y altruista.

Con­clu­sión: Un fas­ci­nante docu­men­tal, meticu­losa­mente rea­li­zado y de absor­bente inte­rés sobre la per­so­na­li­dad de un cínico embus­tero cuya con­vic­ción final­mente lo hace presa de su pro­pia trampa.  Jorge Gut­man

La Reina De Las Nieves

FRO­ZEN. Esta­dos Uni­dos, 2013. Un film de Chris Buck y Jen­ni­fer Lee

Los estu­dios de ani­ma­ción de Walt Dis­ney vuel­ven a rego­ci­jar al público menudo así como a los adul­tos con un cuento de hadas musi­cal refres­cante y encan­ta­dor tal como lo lograra tiempo atrás con La Sire­nita (1989) y que al igual que en este film está basado en una his­to­ria de Hans Chris­tian Ander­sen. El pres­ti­gioso escri­tor danés, con­si­de­rado como uno de los mayo­res auto­res de libros infan­ti­les que haya exis­tido, uti­lizó su fecunda ima­gi­na­ción para crear una lite­ra­tura plena de magia y can­dor, hecho que se evi­den­cia en La Reina de las Nie­ves, el título espa­ñol del libro en que está basado el film que se comenta.

Una escena de FROZEN

Una escena de FROZEN

Con algu­nas licen­cias e impor­tan­tes cam­bios adop­ta­dos por la guio­nista Jen­ni­fer Lee sobre una his­to­ria escrita por ella junto a Chris Buck y Shane Morris, la trama res­peta el men­saje del cuento de Ander­sen, incor­po­rando algu­nas carac­te­rís­ti­cas de la época actual y sobre todo la gra­vi­ta­ción que hoy día adquiere el feminismo. 

El relato gira en torno a dos her­ma­nas prin­ce­sas viviendo en el nór­dico reinado de Aren­de­lle. La rubia Elsa (voz de Idina Men­zel) es la mayor de las dos y desde su naci­miento está dotada con el extraño don de con­ver­tir en nieve y hielo con el solo movi­miento de sus manos; la peli­rroja Anna (voz de Kris­ten Bell) es la más pequeña de las dos que dis­fruta jugar con Elsa en la nieve por ella pro­du­cida; todo cam­bia un buen día cuando en dichos jue­gos, el poder mágico de Elsa motiva a que invo­lun­ta­ria­mente cause un acci­dente a Anna que pone en peli­gro su vidaComo parte de la fan­ta­sía intro­du­cida en esta his­to­ria, la pequeña logra recu­pe­rarse aun­que su memo­ria queda des­li­gada de las habi­li­da­des espe­cia­les que posee su her­mana. Como con­se­cuen­cia de lo acon­te­cido Elsa es man­te­nida recluida y sepa­rada de su fami­lia para no herir a nadie más. Con el paso de los años las her­ma­nas cre­cen man­te­nién­dose ais­la­das entre ellas y cuando sus padres mue­ren en un nau­fra­gio, Elsa emerge de su for­zado encie­rro para con­ver­tirse en reina; es en el momento de ser coro­nada donde al des­pren­derse de los guan­tes que cubren sus manos, se pone de mani­fiesto su rara fuerza de cubrir de nieve a su reinado con­vir­tién­dolo, a pesar suyo, en un per­ma­nente invierno.

Algu­nos acon­te­ci­mien­tos dra­má­ti­cos van sur­giendo en la his­to­ria creando una pro­ble­má­tica rela­ción entre las dos her­ma­nas adul­tas que comienza cuando Anna le pide a Elsa su ben­di­ción para casarse con un prín­cipe (San­tino Fon­tana) de un reinado vecino y la peti­ción es dene­gada; en todo caso, como todo cuento ins­pi­rado en Ander­son, el amor es el que final­mente pre­do­mina y con­duce a un feliz desenlace. 

Ade­más de sus atrac­ti­vos visua­les refor­za­dos por el for­mato 3D, este bello film se valo­riza con la música com­puesta por Chris­tophe Beck con ocho lin­das can­cio­nes escri­tas por Robert López y Kris­ten Anderson-Lopez, donde entre las mis­mas se des­ta­can las pega­di­zas melo­días de “In Sum­mer”, “Let it go” y “For the First Time in Forever”.

Para los nos­tál­gi­cos de las pelí­cu­las de ani­ma­ción de Walt Dis­ney de la década del 30, la pro­yec­ción de Fro­zen está pre­ce­dida por el exce­lente cor­to­me­traje Get a Horse del rea­li­za­dor Lau­ren Mac­mi­llan; en una diver­tida aven­tura, los entra­ña­bles per­so­na­jes del ratón Mickey, su novia Min­nie, el mal­vado Peter Pata de Palo y algu­nos otros cobran vida en la pan­ta­lla y “fuera de ella” como ocu­rría en The Pur­ple Rose of Cairo de Woody Allen.

Con­clu­sión: Fro­zen es una grata come­dia musi­cal al mejor estilo de las memo­ra­bles pelí­cu­las de ani­ma­ción que Walt Dis­ney solía ofre­cer.  Jorge Gut­man

Un Moderno Cuento de Hadas

MATILDA. Esta­dos Uni­dos, 1996. Direc­ción: Danny DeVito. Dis­tri­bu­ción: Sony Pic­tu­res Home Enter­tain­ment (2013) 

Cró­nica de Jorge Gut­man 

Esta espe­cial edi­ción que acaba de apa­re­cer en el mer­cado tanto en Blu-ray como en el for­mato DVD per­mite que nue­vas audien­cias pue­dan tener acceso al film basado en el popu­lar libro de Roald Dahl y diri­gido por Danny DeVito. A pesar de los 17 años que sepa­ran desde la fecha de su estreno, Matilda sigue con­ser­vando toda la espon­ta­nei­dad y fres­cura que su inte­li­gente pro­ta­go­nista infan­til transmite.Matilda-matilda-31436674-1024-768

La enton­ces niña Mara Wil­son per­so­ni­fica a la extra­or­di­na­ria­mente dotada Matilda que habiendo nacido en un hogar muy poco aco­ge­dor debe recu­rrir a sus ins­tin­tos de auto­de­fensa para poder con­vi­vir con su fami­lia directa, encon­trando un fuerte aliado en la lec­tura. Su papá (Danny DeVito) es un ven­de­dor de coches usa­dos, desa­pren­sivo, igno­rante y enemigo de todo aque­llo que dé motivo para pen­sar seria­mente; su mamá (Rhea Perl­man) es una mujer hueca que se ajusta per­fec­ta­mente al escaso nivel inte­lec­tual de su marido; final­mente, su her­mano mayor es un tonto que parece seguir el camino de sus padres en cuanto a su escasa ima­gi­na­ción y con quien la niña no tiene nin­guna posi­bi­li­dad de comu­ni­ca­ción. Para echar más leña al fuego, Matilda se encuen­tra con que la direc­tora (Pam Ferris) de la escuela a la que acude es prác­ti­ca­mente un ogro que trata a los alum­nos como si fue­ran ani­ma­les. El con­suelo de la chi­quita es la pre­sen­cia de una devota maes­tra (Embeth Davidtz) quien le brinda su cariño al des­cu­brir en ella un alma noble carente de afecto; ade­más como arma de defensa Matilda se vale de sus pode­res de tele­ki­ne­sia para con­tro­lar y rever­tir a su favor deter­mi­na­das situaciones. 

Si desde la mirada de un adulto la his­to­ria rela­tada per­mi­ti­ría aven­tu­rar que uno se encuen­tra frente a un film deci­di­da­mente dra­má­tico donde se mani­fiesta la forma cómo una niña es abu­sada y aban­do­nada por sus padres, la inten­ción de esta come­dia fami­liar –aun­que no tra­di­cio­nal– es bien otra por­que queda en claro que la mayo­ría de sus per­so­na­jes son cari­ca­tu­res­cos ofre­ciendo amplio campo al entre­te­ni­miento con una efec­tiva comi­ci­dad oscura; al pro­pio tiempo el público se rego­cija con un per­so­naje caris­má­tico, de inte­li­gen­cia supe­rior y deci­di­da­mente enter­ne­ce­dor como lo es Matilda; eso es pre­ci­sa­mente lo que apre­cia la audien­cia infan­til al con­tem­plar este film. Si bien todo el elenco actúa impe­ca­ble­mente, Mara Wil­son se des­taca mara­vi­llo­sa­mente brin­dando todo el sen­ti­miento, nobleza y abso­luta natu­ra­li­dad que su per­so­naje pro­ta­gó­nico requiere. 

Cabe des­ta­car que esta edi­ción se encuen­tra remas­te­ri­zada en alta defi­ni­ción y su nivel de visión diá­fano y cris­ta­lino per­mite dis­fru­tarlo amplia­mente. Como mate­rial adi­cio­nal, el for­mato Blu-Ray es el único que pre­senta el corto “After­noon Tea: A very Magi­cal Matilda Reunion” donde los acto­res del film apa­re­cen reuni­dos en 2013 tomando el té –como su título lo indica– y revi­viendo en sus memo­rias las agra­da­bles aven­tu­ras expe­ri­men­ta­das en la fil­ma­ción. Al pro­pio tiempo tam­bién se puede com­pro­bar cómo el pasaje del tiempo ha ido modi­fi­cando len­ta­mente el sem­blante de los artis­tas; eso se des­taca aún más en la trans­for­ma­ción de los niños esco­la­res de 1996 en adul­tos, inclu­yendo la de la ado­ra­ble Mara Wil­son en toda una joven adulta de hoy día que reme­mora los años feli­ces de su infan­cia cuando par­ti­cipó en este film. 

Los otros extras que apa­re­cen tanto en Blu-ray como en el disco DVD, inclu­yen cor­tos que ya fue­ron cono­ci­dos en la edi­ción espe­cial de 2005. 

Audio: Inglés con sub­tí­tu­los opta­ti­vos en nada menos que 22 idio­mas inclu­yendo el español.