Una Nueva Crea­ción de Stijn Celis

LA NUIT TRANS­FI­GU­RÉE 

Con­clu­yendo la tem­po­rada 2013 – 2014 la com­pa­ñía de Les Grands Ballets Cana­diens de Mon­treal (LGBC) pre­sen­tará La Noche Trans­fi­gu­rada, la última crea­ción de Stijn Celis

Nuit Transfigurée

Este gran coreó­grafo y esce­nó­grafo belga es hoy día con­si­de­rado como uno de los más impor­tan­tes artis­tas de la danza con­tem­po­rá­nea, cuyo talento crea­tivo había sido demos­trado desde sus pri­me­ras incur­sio­nes como bai­la­rín en 1991 en oca­sión de un taller coreo­grá­fico del Grand Théâ­tre de Gine­bra, en ese enton­ces bajo la direc­ción de Gra­di­mir Pan­kov. Des­pués ven­drían otros logros con motivo de su par­ti­ci­pa­ción en el Ballet Real de Flan­des, el Ballet de Zurich, el Ballet de Cull­berg y otros con­jun­tos pres­ti­gio­sos de danza de Europa. 

Celis ha tra­ba­jado como esce­nó­grafo para Didy Veld­man y ha sido asis­tente de Jan Verz­wey­veld en varias pro­duc­cio­nes de ópera y tea­tro. Desde 1997 se con­sa­gra exclu­si­va­mente a la coreo­gra­fía y esce­no­gra­fía, habiendo creado obras para el Ballet Gul­ben­kian, el Ballet de Mayence, el Ballet de Nurem­berg, el Ballet de Berna, I.T. Dansa Bar­ce­lona y el Ballet de Islan­dia entre otros. En 2001 obtuvo la dis­tin­ción de “coreó­grafo joven más sobre­sa­liente” en el anua­rio del Ballet Internacional. 

La vin­cu­la­ción del artista con LGBC se remonta a 2001 cuando la com­pa­ñía le enco­mendó Noces, una crí­tica deli­rante sobre los rit­mos del casa­miento, con musica de Stra­vinsky. En 2003 vuelve a cola­bo­rar en Celle qui, dit-on, aurait perdu sa chaus­sure (Cen­dri­llon) y ahora vuelve a hacerlo por ter­cera vez con la crea­ción de La Nuit Transfigurée.

Este ballet con­tem­po­rá­neo está basado en un poema escrito por Richard Deh­mel en 1896 y en la inno­va­dora com­po­si­ción musi­cal La Nuit Trans­fi­gu­rée de Arnold Schoen­berg com­puesta en 1899. La obra está divi­dida en dos par­tes, La Mirada de Orfeo y Noche Trans­fi­gu­rada, pro­por­cio­nando con pro­funda emo­ción la pasión humana y el per­dón, el esla­bón fal­tante entre el amor mítico y el corriente

En la Mirada de Orfeo, que se ins­pira en el mito de Orfeo y Eurí­dice, Orfeo es un dotado músico que se casa con la ninfa Eurí­dice. En el día de la boda, ella perece en forma bru­tal. Devas­tado por la trá­gica desa­pa­ri­ción de su esposa, el angus­tiado Orfeo se dirige al Infierno para con­ven­cer a Hades, la Diosa del sub­mundo, que le res­ti­tuya a su amada.

En la segunda parte que da título al ballet, se observa a a una mujer y un hom­bre paseando en un bos­que oscuro. Ella le revela a su nuevo amante que se encuen­tra emba­ra­zada de otro hom­bre y cada movi­miento que sigue a este anun­cio con­tri­buye a la trans­fi­gu­ra­ción y a la radiante fusión que se esta­blece entre estos dos (¡tres!) dife­ren­tes seres. He ahí la com­bi­na­ción de lo mítico y lo real que Celis ilus­tra con su gran talento e ima­gi­na­ción.

El acom­pa­ña­miento musi­cal está a cargo de la Orches­tre des Grands Ballets, bajo la direc­ción de Flo­rian Zieme e incluye temas de los com­po­si­to­res Anton Webern, Ale­xan­der Zem­linsky, Johan Strauss, Gus­tav Mah­ler y Arnold Schoenberg.

La pri­mi­cia mun­dial de La Nuit Trans­fi­gu­rée ten­drá lugar el jue­ves 15 de mayo (20h) en el Tea­tro Mai­son­neuve, habiendo repre­sen­ta­cio­nes adi­cio­na­les, los días 16 y 17 de mayo (20h), así como los días 22, 23 y 24 de mayo (20h). (www.grandsballets.com)