Peli­grosa Obesidad

FED-UP. Esta­dos Uni­dos, 2014. Un film de Step­ha­nie Soechtig

No por con­sa­bido deja de ser impor­tante este docu­men­tal que tra­tando el tema de la obe­si­dad cons­ti­tuye un lla­mado de alerta por el nega­tivo impacto social que produce.

FED-UP

La docu­men­ta­lista Step­ha­nie Soe­ch­tig ha logrado con Fed-Up (en espa­ñol, sobre­ali­men­tado) un docu­men­tal didác­tico y edu­ca­tivo ten­diente a ilus­trar este drama con­tem­po­rá­neo que afecta a la gran mayo­ría de la pobla­ción esta­dou­ni­dense. La narra­ción que efec­túa Katie Couric se refiere espe­cial­mente al exceso de peso regis­trado por parte de la pobla­ción infan­til y ado­les­cente. El guión de la rea­li­za­dora y Mark Mon­roe se nutre de entre­vis­tas rea­li­za­das a médi­cos, perio­dis­tas y exper­tos en la mate­ria como así tam­bién enfoca algu­nas decla­ra­cio­nes del ex pre­si­dente Bill Clin­ton quien preo­cu­pado por el tema a tra­vés de su Fun­da­ción, refle­xiona si acaso durante su ges­tión de gobierno se hizo lo sufi­ciente al enca­rar el problema.

¿A qué se debe este fenó­meno que hasta media­dos del siglo pasado no se evi­den­ció en la forma cómo hoy día se lo observa? De acuerdo a lo que se ilus­tra aquí, una de las razo­nes fun­da­men­ta­les se debe a la polí­tica de la indus­tria de la ali­men­ta­ción que a media­dos del siglo pasado comenzó a reem­pla­zar pro­duc­tos ali­men­ti­cios natu­ra­les por ali­men­tos pro­ce­sa­dos con ingre­dien­tes bara­tos pero caren­tes de básica nutri­ción ade­más de sus efec­tos nega­ti­vos en cuanto al insumo calórico.

Ade­más del sobre­peso hay un ele­mento que gra­vita nega­ti­va­mente en la salud pobla­cio­nal que es el con­sumo des­pro­por­cio­nado de azú­car a tra­vés de sus diver­sas mani­fes­ta­cio­nes, con­tri­bu­yendo a ali­men­tar nega­ti­va­mente con el exceso de calo­rías que recibe el orga­nismo. Así, el docu­men­tal señala que durante los últi­mos 30 años la pobla­ción ame­ri­cana ha dupli­cado el insumo de calo­rías, reper­cu­tiendo en las enfer­me­da­des dia­bé­ti­cas, espe­cial­mente la del Tipo 2.

Con estas evi­den­cias, pare­ce­ría que las solu­cio­nes que se adop­tan no lle­gan a satis­fa­cer. Por ejem­plo la buena inten­ción lle­vada a cabo por la Pri­mera Dama Miche­lle Obama a tra­vés del estí­mulo de ejer­ci­cios físi­cos en su cam­paña “Get Moving” no ha resul­tado efec­tiva, por­que la pér­dida de calo­rías pro­du­cida queda más que com­pen­sada por su recu­pe­ra­ción mediante los malos hábi­tos ali­men­ti­cios de comi­das pro­ce­sa­das y de lo que se con­sume en los res­tau­ran­tes de comida barata (fast food).

Como con­se­cuen­cia de lo que pre­cede, el docu­men­tal con­cluye que son los hábi­tos die­té­ti­cos los que deben ser modi­fi­ca­dos para comen­zar a resol­ver el pro­blema. Para ello se nece­sita una vasta cam­paña de pro­mo­ción rea­li­zada por las dife­ren­tes agen­cias de gobierno vin­cu­la­das con la ali­men­ta­ción, donde incluso sería per­ti­nente indi­car en las eti­que­tas de los pro­duc­tos ali­men­ti­cios pro­ce­sa­dos una adver­ten­cia de los peli­gros que puede engen­drar su con­sumo, del mismo modo que se pro­cede con los artícu­los que se nutren del tabaco.

El docu­men­tal regis­tra tam­bién algu­nas esce­nas emo­ti­vas expo­niendo a varios jóve­nes ado­les­cen­tes exce­di­dos de pesos, entre ellos un mucha­cho de 15 años con 96 kilos, una niña de 12 años que regu­lar­mente rea­liza ejer­ci­cios, un ado­les­cente de 14 años que decide ope­rarse; al ver­los, surge un sen­ti­miento de pena al cons­ta­tar cómo luchan para dis­mi­nuir de peso con míni­mos resul­ta­dos obte­ni­dos por­que los hábi­tos adic­ti­vos cons­pi­ran nega­ti­va­mente. Tam­bién se mues­tra el caso de algu­nos que han per­dido peso para vol­ver pos­te­rior­mente a recu­pe­rarlo. Todo ello se debe a la exis­ten­cia de un medio ambiente donde los pro­duc­tos prohi­bi­dos (gaseo­sas, golo­si­nas, comi­das bara­tas) pro­li­fe­ran por doquier, haciendo aún más difí­cil cam­biar esos hábitos.

Con­clu­sión: La obe­si­dad no sola­mente cons­ti­tuye un estigma social para quie­nes la pade­cen sino ade­más cons­pira en la lon­ge­vi­dad y cali­dad de vida. El pro­blema de la comida per­ni­ciosa requiere una urgente solu­ción y en tal sen­tido este docu­men­tal es lo sufi­cien­te­mente escla­re­ce­dor cómo para con­cien­ti­zar al espec­ta­dor sobre la gra­ve­dad de este dra­má­tico males­tar socialJorge Gutman

El Doc­tor Alemán

THE GER­MAN DOC­TOR (WAKOLDA). Argen­tina, 2013. Un film escrito y diri­gido por Lucía Puenzo 

Des­pués de su estreno mun­dial en Can­nes donde reci­bió una cálida recep­ción cri­tica y luego de haber pasado por otros fes­ti­va­les inter­na­cio­na­les, Wakolda se da a cono­cer en Mon­treal. Este ter­cer tra­bajo de Lucía Puenzo, rati­fica su total madu­rez como rea­li­za­dora tras­la­dando a la pan­ta­lla su quinto libro publi­cado bajo el mismo nom­bre sobre la his­to­ria del tétrico médico nazi Josef Men­gele refu­giado en la Pata­go­nia argentina. 

 Alex Brendemühl y Florencia Bado

Alex Bren­de­mühl y Flo­ren­cia Bado

El relato de fic­ción se desa­rro­lla en Bari­lo­che en 1960 donde Enzo (Diego Peretti), su señora Eva (Nata­lia Oreiro) y sus tres hijos se dis­po­nen a abrir una hos­te­ría ubi­cada a ori­llas del lago Nahuel Huapi. En el tra­yecto que los lleva al lugar de des­tino tra­ban cono­ci­miento con el doc­tor Hel­mut Gre­gor (Alex Bren­de­mühl), quien encon­trán­dose en esa región oculta su ver­da­dera per­so­na­li­dad que es la del sinies­tro médico Men­gele; él se con­ver­tirá en el pri­mer hués­ped de la hos­te­ría. En ese lugar con­ti­nuará con los expe­ri­men­tos gené­ti­cos rea­li­za­dos en los cam­pos de con­cen­tra­ción durante la segunda gue­rra, abo­cán­dose a lograr el cre­ci­miento de Lilith (Flo­ren­cia Bado), una de las hijas del matri­mo­nio de 12 años de edad que es un poca baja de esta­tura para su edad; al pro­pio tiempo tam­bién se preo­cu­pará por seguir expe­ri­men­tando con Eva quien está emba­ra­zada de melli­zos. Una densa atmós­fera se va con­for­mando en la medida que una fotó­grafa (Elena Roger) recién lle­gada al lugar comienza a sos­pe­char sobre la ver­da­dera per­so­na­li­dad del ale­mán. Todo ello va adqui­riendo un clima más som­brío cuando se va difun­diendo la noti­cia de la cap­tura de Adolf Eich­mann en Bue­nos Aires por agen­tes del Mos­sad de Israel y Men­gele comienza a pla­near su huída del lugar. 

El tema del film es fas­ci­nante y a pesar de que podría pres­tarse al sen­sa­cio­na­lismo, Puenzo lo evita adop­tando un bajo per­fil para ir reve­lando sutil­mente la per­so­na­li­dad del cri­mi­nal así como la curiosa rela­ción esta­ble­cida entre él y Lilith. Adi­cio­nal­mente, la direc­tora logra una buena des­crip­ción del ambiente reinante en esa región apar­tada donde los nazis encuen­tran un refu­gio para­di­síaco para ocul­tarse y los pobla­ción local, sobre todo la comu­ni­dad ger­mana que allí habita, pre­fiere per­ma­ne­cer indi­fe­rente o en todo caso pro­te­ger con su silen­cio a los sinies­tros criminales. 

En resu­men, un tenso drama no exento de mode­rado sus­penso, sutil­mente expuesto y muy bien actuado. Entre sus valo­res de pro­duc­ción cabe des­ta­car la foto­gra­fía de foto­gra­fía Nico­lás Puenzo, her­mano de la rea­li­za­dora, cap­tando el majes­tuoso pano­rama de una de las regio­nes más bellas de Argen­tina. Jorge Gut­man

La Ultima Opera de Puccini

TURAN­DOT 

La Opéra de Mon­treal cie­rra la actual tem­po­rada 2013 – 2014 con el drama lírico Turan­dot que ha sido la última crea­ción de Gia­como Puc­cini. Esta ópera del gran com­po­si­tor ita­liano no pudo ser con­cluida debido a su muerte acae­cida en 1924 pero afor­tu­na­da­mente fue com­ple­tada por el joven com­po­si­tor Franco Alfano. Su pri­mera eje­cu­ción tuvo lugar en la Scala de Milán en Abril de 1926 bajo la direc­ción del genial maes­tro Arturo Toscanini. 

ODM_1314_Visuel_Turandot

Con un libreto de Giu­seppe Adami y Renato Simoni ins­pi­rado en los cuen­tos de Las mil y una noches su acción se desa­rro­lla en la China de una época legen­da­ria.  La his­to­ria pre­senta al prín­cipe Calaf quien se enamora de la fría prin­cesa Turan­dot. La prin­cesa sólo acep­tará casarse con quien pueda resol­ver tres enig­mas; cual­quier res­puesta equi­vo­cada pro­vo­cará la deca­pi­ta­ción del cor­te­jante. Aun­que Calaf, cuya ver­da­dera iden­ti­dad es igno­rada por la prin­cesa, logra exi­to­sa­mente pasar la prueba, ella rehúsa casarse con él; enton­ces Calaf le ofrece una salida ele­gante: si ella es capaz de saber su nom­bre antes del ama­ne­cer del pró­ximo día, él acep­tará ser decapitado. 

Fusio­nando ade­cua­da­mente la come­dia con la tra­ge­dia, esta espec­ta­cu­lar ópera de 3 actos cuenta con una nota­ble orques­ta­ción e impre­sio­nan­tes coros, ade­más de her­mo­sas melo­días y arias de gran lirismo y sen­ti­miento donde Nes­sun dorma es sin duda la más popu­lar y muy cele­brada por el público.

Galina Shesterneva

Galina Shes­ter­neva

En esta pro­duc­ción per­te­ne­ciente a la Opera de Aus­tra­lia, la ODM cuenta con la par­ti­ci­pa­ción de la soprano rusa Galina Shes­ter­neva en su debut para la com­pa­ñía y del tenor búl­garo Kamen Cha­nev can­tando los pape­les pro­ta­gó­ni­cos de Turan­dot y Calaf. En otros roles par­ti­ci­pan Hiromi Omura, Gri­gori Solo­viov, Jonat­han Beyer, Jean-Michel Richer, Aaron Shep­pard, Guy Bélan­ger y Josh Whe­lan

Kamen Chanev

Kamen Cha­nev

La Orquesta Metro­po­li­tana diri­gida por Paul Nad­ler ten­drá a su cargo la res­pon­sa­bi­li­dad musi­cal con la par­ti­ci­pa­ción del Coro de la Opera de Mon­treal a cargo de Claude Webs­ter. La puesta en escena y la coreo­grá­fica corres­pon­den a Graeme Murphy con la cola­bo­ra­ción de Janet Ver­non y Kim Wal­ker, en tanto que la esce­no­gra­fía y ves­tua­rio per­te­ne­cen a Kris­tian Fre­de­ri­ck­son

La ópera es can­tada en su ver­sión ori­gi­nal ita­liana con sub­tí­tu­los en fran­cés e inglés los días 17, 20, 22 y 24 de mayo (19h30) en la sala Wilfrid-Pelletier de la Place des Arts. Infor­ma­ción adi­cio­nal pre­sione aquí

El Gigante Egoista

THE SEL­FISH GIANT. Gran Bre­taña, 2013. Direc­ción: Clio Bar­nard. Dis­tri­bu­ción: IFC Films (2014)

Basado leja­na­mente en un cuento de hadas de Oscar Wilde, The Sel­fish Giant es uno de esos peque­ños fil­mes que logran con­mo­ver a tra­vés de una his­to­ria que enfoca la amis­tad de dos ado­les­cen­tes y la reper­cu­sión de la misma den­tro de un marco ambien­tal poco estimulante.

Connor Chapman y Shaun Thomas

Con­nor Chap­man y Shaun Thomas

La direc­tora y guio­nista bri­tá­nica Clio Bar­nard que impre­sio­nara gra­ta­mente con su docu­men­tal The Arbor (2010) en este pri­mer film de fic­ción revela poseer la deli­cada sen­si­bi­li­dad de aden­trarse en la pro­ble­má­tica de los sec­to­res que per­te­ne­cen a las cla­ses socia­les más bajas de Gran Bre­taña. Ubi­cando la acción en Brad­ford, en el norte de Ingla­te­rra, las imá­ge­nes refle­jan un lugar desa­pa­ci­ble con fami­lias humil­des donde el des­em­pleo impe­rante es una cruda reali­dad; como resul­tado de situa­cio­nes invo­lun­ta­rias que aque­jan a las mis­mas, no pue­den dis­pen­sar la debida aten­ción deseada a sus hijos, emer­giendo así pro­ble­mas de con­ducta. Ese es el caso de Arbor (Con­ner Chap­man), un ado­les­cente de 13 años y la de su mejor amigo Swifty (Shaun Tho­mas) quie­nes por una riña esco­lar del cole­gio al que acu­den lle­gan a ser expul­sa­dos. Sin con­trol de sus fami­lias, a ini­cia­ti­vas de Arbor para ayu­dar a su fami­lia, comien­zan a reco­ger ile­gal­mente mate­rial de cha­ta­rra –espe­cial­mente hie­rro en desuso– para ofre­cerlo a cam­bio de algún dinero a Kit­ten (Sean Gil­der), un explo­ta­dor y egoísta comer­ciante local quien se dedica a lucrar con la recu­pe­ra­ción de vie­jos metales.

Ade­más de la pro­ble­má­tica social que Bar­nard retrata cui­da­do­sa­mente, con remi­nis­cen­cias de la temá­tica que su com­pa­triota Ken Loach abarca en gran parte de su fil­mo­gra­fía, lo que impre­siona de este relato es la manera en que ella des­cribe a sus per­so­na­jes pro­ta­gó­ni­cos, remar­cando el con­traste de sus dife­ren­tes per­so­na­li­da­des. Así, Arbor es el chico hiper­ac­tivo no exento de cierta mali­cia que de alguna manera lidera el vínculo afec­tivo que lo une a Swifty; éste por su parte, es un afa­ble mucha­cho bona­chón y más repo­sado, a la vez que siem­pre fiel a su amigo y dis­puesto a seguirlo. Esa gran amis­tad es puesta a prueba cuando Arbor comienza a sen­tirse celoso de Swifty en las rela­cio­nes que ambos man­tie­nen con Kit­ten; ese sen­ti­miento des­truc­tivo irá creando un clima de aguda ten­sión que lamen­ta­ble­mente desem­boca en un trá­gico acontecimiento.

En lo que a inter­pre­ta­ción se refiere, Chap­man y Tho­mas son dos ver­da­de­ros hallaz­gos teniendo en cuenta que se trata de ado­les­cen­tes sin pre­via expe­rien­cia pro­fe­sio­nal. Chap­man ofrece una expre­siva natu­ra­li­dad al punto de olvi­dar que se está frente a alguien que actúa, en tanto que Tho­mas –a pesar de la natu­ra­leza sumisa de su per­so­naje, per­mite lograr una total empa­tía por parte del público.

Al final de la pro­yec­ción queda la sen­sa­ción de haber asis­tido a un film rea­lista de nota­ble cali­dad que a pesar de su dureza y pesi­mismo vale la pena verla para obser­var cómo el medio social con­di­ciona la vida de una per­sona, como sucede con Arbor y Swify que se aso­man a la vida con un por­ve­nir desesperanzador.

El DVD es pre­sen­tado con sub­tí­tu­los en espa­ñol así como en inglés y con­tiene algu­nos extras con entre­vis­tas al elenco y a la direc­tora, ade­más de un detrás de la escena sobre el rodaje del film. Jorge Gut­man

Una Agra­da­ble Come­dia Musical

2 PIA­NOS 4 HANDS. Autor: Ted Dyks­tra y Richard Green­blatt – Direc­ción: Richard Green­blatt — . Elenco: Reza Jacobs, Bryce Kulak - Dura­ción: 135 minu­tos inclu­yendo un entre­acto de 15 minu­tos — Repre­sen­ta­cio­nes: hasta el 25 de mayo de 2014 en el Tea­tro Cen­taur. (http://www.centaurtheatre.com/)

Cró­nica de Jorge Gutman

Reza Jacobs y Bryce Kulak

Reza Jacobs y Bryce Kulak

Aun­que esta encan­ta­dora pieza ya fue repre­sen­tada en 1997 en el Tea­tro Cen­taur inter­pre­tada por sus auto­res, ahora es repuesta en el mismo esce­na­rio aun­que esta vez la inter­pre­ta­ción está a cargo de Reza Jacobs y Bryce Kulak. En última ins­tan­cia nada cam­bia por cuanto ambos acto­res vuel­can el mismo entu­siasmo que en su momento demos­tra­ron Ted Dyks­tra y Richard Greenblat.

La obra es una come­dia musi­cal basada en la expe­rien­cia de Dyks­tra y Green­blat como pia­nis­tas durante sus años de juven­tud donde todo pare­cía evi­den­ciar que no lle­ga­rían a triun­far como músi­cos. Sin embargo el éxito inter­na­cio­nal que ha tenido esta pieza demues­tra que el talento innato de ambos faci­li­ta­ría el reco­no­ci­miento de un público capaz de dis­fru­tar de un espec­táculo que com­bina mara­vi­llo­sa­mente varias his­to­rias aso­cia­das al piano con la música sumi­nis­trada en las dos horas de actuación.

Tal como el título lo sugiere en el esce­na­rio hay dos pia­nos y sus dos intér­pre­tes, dota­dos pia­nis­tas, dan gala de su domi­nio musi­cal como así tam­bién de sus dotes de ave­za­dos come­dian­tes. Así en los múl­ti­ples roles que este dúo artís­tico asume a tra­vés de las dife­ren­tes viñe­tas que con­for­man el con­te­nido de la obra vere­mos a los dos intér­pre­tes eje­cu­tando a cua­tro manos en sus res­pec­ti­vos pia­nos, como así tam­bién inter­ac­tuando en pape­les de padre e hijo, alumno y pro­fe­sor de piano, exa­mi­na­do­res de com­pe­ten­cias musi­ca­les, etc.

El tono que gene­ral­mente pre­do­mina es el de la come­dia chis­peante y diver­tida lo que no implica que haya algu­nas situa­cio­nes de mayor serie­dad, siem­pre bien logra­das. Así, se des­taca la pre­sen­cia de un padre auto­ri­ta­rio que no ve con bue­nos ojos que su hijo se con­sa­gre al piano por­que lo pre­fiere ver estu­diando en la uni­ver­si­dad para obte­ner un título de una pro­fe­sión tra­di­cio­nal que le per­mita vivir; en otra ins­tan­cia, un pia­nista de un café tiene que sopor­tar los agra­vios de un cliente borra­cho; no menos dra­má­tico es la audi­ción del alumno aspi­rante a ingre­sar al con­ser­va­to­rio de música donde la per­sona que lo exa­mina le res­ponde que tiene talento pero le falta disciplina.

Los dife­ren­tes esbo­zos están com­bi­na­dos con música pre­do­mi­nan­te­mente clá­sica, aun­que ade­más de Bach, Beet­ho­ven, Cho­pin, Grieg, Liszt y Mozart, entre otros dis­tin­gui­dos com­po­si­to­res, tam­bién hay amplio mar­gen para dis­fru­tar de las can­cio­nes y melo­días de Richard Rod­gers, Billy Joel (The Piano Man) y o bien la de recor­da­das pelí­cu­las como el tema cen­tral de Cha­riots of Fire.

Para cerrar el ameno espec­táculo, los come­dian­tes efec­túan una muy buena eje­cu­ción del pri­mer movi­miento del Con­cierto en Re menor para piano de Bach, obte­niendo el cerrado aplauso de un público que los feli­cita como músi­cos como así tam­bién por la exce­lente actua­ción y la quí­mica exis­tente que demues­tran tener entre ellos durante el trans­curso de esta ori­gi­nal y pla­cen­tera come­dia. Por último, cabe dis­tin­guir la ima­gi­na­tiva direc­ción de Green­blatt per­mi­tiendo el mag­ní­fico ensam­ble entre los pasos de come­dia y su com­bi­na­ción musi­cal sin dis­traer la aten­ción del espectador.