Un Secues­tro Frustrado

LIFE OF CRIME. Esta­dos Uni­dos, 2013. Un film escrito y diri­gido por Daniel Schechter

Un entre­te­nido y a veces hila­rante thri­ller es lo que se pre­sen­cia en Life of Crime que habién­dose pre­sen­tado en la clau­sura del TIFF 2013 recién ahora tiene su estreno comer­cial. Se trata de un film sin gran­des pre­ten­sio­nes donde ésa es una de las razo­nes de que hacen que el pro­ducto final satis­faga. Con algu­nos de los recur­sos uti­li­za­dos en cier­tos rela­tos de los her­ma­nos Coen, el direc­tor Daniel Sche­ch­ter como direc­tor y guio­nista brinda un tono iró­nico uti­li­zando a los excén­tri­cos per­so­na­jes que habi­tan en la lite­ra­tura de Elmore Leo­nard de cuya novela The Switch se basa el pre­sente film.

Jennifer Aniston

Jen­ni­fer Aniston

La acción que se desa­rro­lla en la ciu­dad de Detroit en 1978 intro­duce a Louis (Johan Haw­kes) y Ordell (Yasiin Bey) quie­nes han salido recien­te­mente de la pri­sión donde han con­vi­vido jun­tos durante cierto tiempo. Ahora se dis­po­nen nue­va­mente vol­ver a las corre­rías delic­ti­vas con la com­pli­ci­dad de un neo nazi racista (Mark Boone Junior), urdiendo un plan que puede sus­ten­tar­les un gran bene­fi­cio y que apa­ren­te­mente no puede fra­ca­sar. Se trata de secues­trar a Mickey (Jen­ni­fer Anis­ton), una bella mujer que es esposa de Frank Tay­lor (Tim Rob­bins), un millo­na­rio hom­bre de nego­cios donde gran parte de su for­tuna mal habida se encuen­tra depo­si­tada en una cuenta ban­ca­ria fuera de los Esta­dos Uni­dos. El plan deberá imple­men­tarse cuando Frank se ausen­tará en un viaje de negocios.

Per­pe­trado el rapto, las cosas no mar­chan como debían. Lo que Louis y Ordell igno­ra­ban era que Frank tiene una amante, Mela­nie (Isla Fis­her), y que piensa divor­ciarse de su mujer aun­que ella no lo sepa; de allí que poco le importa lo que a Mickey le suceda al negarse a apor­tar el millón de dóla­res soli­ci­tado para su rescate.

Lo que sigue a tra­vés de dife­ren­tes vuel­tas de tuerca per­mite que el espec­ta­dor per­ma­nezca con el ojo atento a lo que ven­drá y que cier­ta­mente no es pre­de­ci­ble hasta lle­gar a un ines­pe­rado desen­lace que se aso­cia muy bien al espí­ritu que anima al film. Sche­ch­ter parece haber dis­fru­tado con los absur­dos per­so­na­jes y dis­pa­ra­ta­dos diá­lo­gos que pue­blan esta his­to­ria; eso per­mite que el thri­ller ini­cial ceda paso a una diver­tida come­dia que a pesar de cier­tos des­ni­ve­les cum­ple con su come­tido de hacer pasar un rato agra­da­ble. El elenco se aso­cia muy bien a la his­to­ria rela­tada pero si hay un nom­bre a resal­tar es el de Anis­ton quien des­pués de su par­ti­ci­pa­ción en des­afor­tu­na­das come­dias román­ti­cas logra lucirse a tra­vés de un papel dife­rente como la ape­nada esposa que enga­ñada por su marido sabrá como ven­garse de él.

Con­clu­sión: Un thri­ller que sin ser per­fecto es lo sufi­cien­te­mente diver­tido y está muy bien actuado como para no decep­cio­nar.  Jorge Gut­man