Un Amor Perdurable

LOVE IS STRANGE. Esta­dos Uni­dos, 2014. Un film de Ira Sachs

Deli­ca­deza, hones­ti­dad y sobrie­dad des­ti­lan del buen film de Ira Sachs Love is Strange. A tra­vés de una her­mosa his­to­ria de amor, el relato afec­ti­va­mente aborda el pro­fundo sen­ti­miento que une a dos per­so­nas en la medida que el vínculo está cons­truido sobre fir­mes cimien­tos de leal­tad, com­pren­sión y mutuo respeto.

Alfred Molina y John Lithgow en LOVE IS STRANGE

Alfred Molina y John Lithgow

Ben (John Lith­gow) y George (Alfred Molina) han con­vi­vido durante 39 años como una feliz pareja en Nueva York. De acuerdo a lo que el guión deja entre­ver, la larga unión los ha con­ver­tido en la época oto­ñal de sus vidas en dos seres que a tra­vés del cariño y afecto que man­tie­nen pue­den estar agra­de­ci­dos de lo que la vida les ha depa­rado. Pre­ci­sa­mente y apro­ve­chando las nue­vas dis­po­si­cio­nes que lega­li­zan la unión de dos per­so­nas del mismo sexo, ambos deci­den for­ma­li­zar el vínculo con­vir­tién­dose en espo­sos a tra­vés de una cere­mo­nia donde acu­den muchos de los ami­gos que han sabido cosechar.

George está lejos de sos­pe­char que ese acto de amor con­duce a que sea des­pe­dido de su tra­bajo como pro­fe­sor de música en una escuela cató­lica. Con gran pena de lo acon­te­cido y para ali­viar la situa­ción finan­ciera creada, los recién casa­dos deci­den ven­der el depar­ta­mento donde habi­tan; mien­tras espe­ran hallar un nuevo lugar donde vivir, ambos encuen­tran donde alo­jarse aun­que en dife­ren­tes luga­res; Ben se muda a la casa de su sobrino (Darren Burrows) quien vive con su esposa Kate (Marisa Tomei) y su hijo ado­les­cente Joey (Char­lie Tahan), en tanto que George se hos­peda en el depar­ta­mento de unos ami­gos policías.

De aquí en más el relato se abre en dos direc­cio­nes que de nin­guna manera des­ar­mo­ni­zan. Por un lado expone los incon­ve­nien­tes que pue­den sur­gir cuando se vive tem­po­ral­mente con fami­lia­res y/o ami­gos; eso se mani­fiesta fun­da­men­tal­mente con Ben al tener que com­par­tir la habi­ta­ción con Joey y al per­tur­bar invo­lun­ta­ria­mente la rutina de Kate que como nove­lista no puede con­cen­trarse en lo que hace por la pre­sen­cia de un “extraño” en su casa. La otra faceta del relato es el modo en que George y Ben afron­tan el estar sepa­ra­dos aun­que sea transitoriamente.

Con gran afecto hacia sus per­so­na­jes Sachs brinda una his­to­ria en donde dos seres que se quie­ren están suje­tos a lidiar frente a cir­cuns­tan­cias impre­vis­tas, pero que al hacerlo refuer­zan el sólido lazo que los une. Lith­gow rea­liza una buena carac­te­ri­za­ción de un hom­bre sen­si­ble en tanto que Molina mara­vi­lla mos­trando la gran huma­ni­dad que pre­va­lece en los actos de su per­so­naje; en con­junto ambos con­for­man una con­vin­cente pareja amo­rosa den­tro del marco de un honesto relato que con­cluye poéticamente.

Con­clu­sión: Un bello film expo­niendo mag­ní­fi­ca­mente el sen­ti­miento de amor de una pareja más allá de su orien­ta­ción sexual.  Jorge Gut­man