De Nebraska a Iowa

THE HOMES­MAN. Esta­dos Uni­dos, 2014. Un film de Tommy Lee Jones

Nue­va­mente Tommy Lee Jones da mues­tras de ser un con­su­mado rea­li­za­dor tal como lo demos­tró en su ópera prima The Three Burials of Mel­quia­des Estrada (2005) que habién­dose estre­nado en Can­nes obtuvo el pre­mio al mejor actor y al mejor guión. En su segunda incur­sión detrás de la cámara donde tam­bién enca­beza el reparto, Lee Jones des­cribe con fineza el espí­ritu de una época a tra­vés de un muy buen wes­tern feme­nino. Sin que exista romance de por medio como en prin­ci­pio se pudiera pre­ver, y uti­li­zando una mode­rada vio­len­cia sin caer en des­bor­des efec­tis­tas, el rea­li­za­dor ha cons­truido meticu­losa­mente un film sobrio, inno­va­dor, nada pre­de­ci­ble y de cali­dad supe­rior, capaz de satis­fa­cer a una audien­cia selectiva.

 Hilary Swank y Tommy Lee Jones en THE HOMESMAN

Hilary Swank y Tommy Lee Jones en THE HOMESMAN

Basado en la novela The Shoo­tist de Glen­don Swart­hout publi­cada en 1988, el relato del rea­li­za­dor escrito con Kie­ran Fitz­ge­rald y Wes­ley Oli­ver se ubica en 1854, diez años antes de la Gue­rra Civil, y gira en torno de Mary Bee Cuddy (Hilary Swank), una sol­te­rona pio­nera de gran cora­zón y nota­ble valor que decide tomar bajo su res­pon­sa­bi­li­dad el tras­lado de tres muje­res (Miranda Otto, Grace Gum­mer, Sonja Rich­ter) men­tal­mente ines­ta­bles por dife­ren­tes razo­nes, desde Nebraska hasta una igle­sia de Iowa. En el trans­curso del largo viaje Mary salva de la horca a George Briggs (Lee Jones), un deser­tor del ejér­cito; a cam­bio de ese acto de nobleza el taci­turno indi­vi­duo acepta acom­pa­ñarla en su misión, com­par­tiendo la dura expe­rien­cia de tener que superar los peli­gros de dife­rente índole atra­ve­sando la vasta región de la Fron­tera Americana.

Swank, en el más impor­tante rol que le ha tocado asu­mir desde su bri­llante desem­peño en Million Dollar Baby (2004), se intro­duce ple­na­mente en la piel de la ave­zada pio­nera dotada de una remar­ca­ble for­ta­leza a la vez que capaz de con­tro­lar sus emo­cio­nes; ella logra una espe­cial quí­mica al lado del anti­hé­roe vaquero per­so­ni­fi­cado muy bien por el rea­li­za­dor. Ade­más de sus pro­ta­go­nis­tas prin­ci­pa­les, los roles secun­da­rios están con­vin­cen­te­mente per­so­ni­fi­ca­dos inclu­yendo a la vete­rana y siem­pre gran actriz Meryl Streep como la mujer de un minis­tro meto­dista, James Spa­der, Tim Blake Nel­son y John Lith­gow, entre otros.

Lee Jones es uno de los con­ta­dos direc­to­res capaz de repro­du­cir en un wes­tern las haza­ñas de gente indó­mita y per­se­ve­rante con par­ti­cu­lar sen­si­bi­li­dad lírica sin ape­lar a sofis­ti­ca­dos pre­cio­sis­mos. Entre los fac­to­res téc­ni­cos de pro­duc­ción es nece­sa­rio des­ta­car la mag­ní­fica direc­ción de foto­gra­fía del remar­ca­ble artista mexi­cano Rodrigo Prieto obte­niendo un relato bella­mente fil­mado, así como tam­bién la valiosa con­tri­bu­ción musi­cal del com­po­si­tor Marco Beltrami.

Con­clu­sión: Un remar­ca­ble relato del viejo oeste esta­dou­ni­dense que con­firma a Tommy Lee Jones como uno de los rea­li­za­do­res ame­ri­ca­nos más impor­tan­tes.  Jorge Gut­man