LO MEJOR DE 2014

He aquí la lista de los 10 favo­ri­tos fil­mes de 2014 de acuerdo a la opi­nión de quien escribe estas líneas.

1. Boy­hood de Richard Linklater

Ellar Coltrlane

Ellar Coltrlane

Des­cri­biendo el paso de los años de un ser humano desde su tierna infan­cia hasta lle­gar a la mayo­ría de edad, el exce­lente direc­tor y guio­nista Richard Lin­kla­ter ha brin­dado una obra maes­tra de cine. Cons­ti­tuye una ver­da­dera proeza haber efec­tuado la fil­ma­ción durante un período de 12 años con los mis­mos acto­res mos­trando de qué manera el per­so­naje prin­ci­pal (Ellar Col­trane) se encuen­tra invo­lu­crado con su fami­lia y el medio que lo cir­cunda a tra­vés del tiempo. La audien­cia asiste a un film pro­fundo, tierno y con­mo­ve­dor de extra­or­di­na­ria luci­dez. Sin duda alguna, el mejor título de 2014.

2. The Imi­ta­tion Game de Mor­ten Tyldum

El film expone la con­tri­bu­ción huma­ni­ta­ria rea­li­zada durante la Segunda Gue­rra Mun­dial por el famoso mate­má­tico, crip­tó­grafo y filó­sofo bri­tá­nico Alan Turing en una memo­ra­ble carac­te­ri­za­ción efec­tuada por Bene­dict Cum­ber­batch. El relato es a todas luces fas­ci­nante y su fluida narra­ción per­mite que uno se imponga acerca de los por­me­no­res del tra­bajo rea­li­zado por este excep­cio­nal indi­vi­duo y el equipo que lo rodeó para des­ba­ra­tar los pla­nes del demo­níaco régi­men nazi al haber des­ci­frado el código de la máquina ale­mana Enigma.

3. Bird­man de Ale­jan­dro Gon­zá­lez Iñárritu

Michael Keaton

Michael Keaton

Entre drama rea­lista y sátira, Gon­zá­lez Iñá­rritu ana­liza la cri­sis exis­ten­cial de un actor en deca­den­cia que busca su resu­rrec­ción artís­tica mon­tando una obra tea­tral en Broad­way. Muy bien escrito y rea­li­zado, el relato deja amplio mar­gen de refle­xión sobre el sig­ni­fi­cado del éxito, cómo el trans­curso inexo­ra­ble del tiempo puede afec­tar la pro­se­cu­ción de la carrera de un actor de edad madura, así como los entre­te­lo­nes del pro­ceso artís­tico de una obra tea­tral y la diná­mica esta­ble­cida entre los acto­res par­ti­ci­pan­tes. Impe­ca­ble actua­ción de Michael Kea­ton en el papel protagónico.

4. Whi­plash de Damien Chazelle

J. K. Simmons

J. K. Simmons

Pocas veces una pelí­cula ha impac­tado de manera tan rotunda y vis­ce­ral como la pre­sente. Con una nota­ble carac­te­ri­za­ción de per­so­na­jes lograda por Damien Cha­ze­lle en la ela­bo­ra­ción del guión, el relato aborda la lace­rante e inhu­mana rela­ción esta­ble­cida entre un apa­sio­nado joven bate­rista y su sádico pro­fe­sor que le inflige intenso daño emo­cio­nal. El nivel de extre­mada ten­sión con­te­nido en el relato envuelve al espec­ta­dor en una vorá­gine de intensa emo­ción de la cual no se puede sus­traer hasta el final de la pro­yec­ción. En esen­cia se trata de un exce­lente film real­zado por la rea­lista actua­ción de J.K. Sim­mons y Miles Teller, res­pec­ti­va­mente como el sádico ins­truc­tor y el mal­tra­tado discípulo.

5. Fox­cat­cher de Ben­nett Miller

Una com­pleja his­to­ria basada en un terri­ble hecho real sobre un excén­trico millo­na­rio y su rela­ción con dos her­ma­nos cam­peo­nes de lucha y gana­do­res de la meda­lla de oro en las olim­pia­das de 1984, es lo que Ben­nett Miller narra en este film con­ciso, exce­len­te­mente diri­gido y mag­ní­fi­ca­mente inter­pre­tado por Steve Carell, Chan­ning Tatum y Mark Rufalo. Este cau­ti­vante drama es un buen ejem­plo de cómo la muy buena des­crip­ción de per­so­na­jes puede con­si­de­ra­ble­mente real­zar la impor­tan­cia de un film.

6. The Grand Buda­pest Hotel de Wes Anderson

 Ralph Fiennes

Ralph Fiennes

Ins­pi­rado en tex­tos del autor Ste­fan Zweig, Wes Ander­son ofrece un relato cálido, mágico y pleno de melan­co­lía recreando la his­to­ria de un hotel ubi­cado en las mon­ta­ñas de la fic­ti­cia repú­blica cen­troeu­ro­pea de Zubrowka. Entre­mez­clado con secuen­cias ani­ma­das y ado­sado de fino humor e inge­nio visual, el film recrea, con una narra­tiva no muy estruc­tu­rada, la suerte corrida por el con­serje del esta­ble­ci­miento y su depen­diente durante 6 déca­das del siglo pasado a tra­vés de sus dis­tin­tas mani­fes­ta­cio­nes his­tó­ri­cas como la Belle Epo­que de los años 20, el sur­gi­miento del fas­cismo en la década del 30 y el período post comu­nista de Europa Orien­tal. El resul­tado es una agra­da­bi­lí­sima y deli­rante pelí­cula inter­pre­tada por un elenco de popu­la­res acto­res tales como Ralph Fien­nes, Tony Revo­lori, Bill Murray, Adrien Brody, F. Muray Abraham, Tilda Swin­ton, Har­vey Kei­tel, Mat­hieu Amalric, Edward Nor­ton, Owen Wil­son y Tom Wil­kin­son, entre otros.

7. The Theory of Everyt­hing de James Marsh

Este film es una exce­lente cró­nica de la vida del gran físico bri­tá­nico Step­hen Haw­king, inclu­yendo su matri­mo­nio con una excep­cio­nal mujer, sus inves­ti­ga­cio­nes vin­cu­la­das con el estu­dio del uni­verso y la cruel enfer­me­dad que lo ha con­ver­tido a tem­prana edad en un ser prác­ti­ca­mente muti­lado. Gra­cias a la meri­to­ria direc­ción de James Marsh quien se vale del guión de Ant­hony McCar­ten que a su vez está basado en el relato auto­bio­grá­fico de Jane Haw­king Tra­ve­llling to Infi­nity: My Life With Step­hen, la his­to­ria cons­ti­tuye una lec­ción única de vida al demos­trar cómo un hom­bre en con­di­cio­nes infra­hu­ma­nas puede superar obs­tácu­los insal­va­bles para con­ver­tirse en una excep­cio­nal per­so­na­li­dad cien­tí­fica. He aquí un drama alec­cio­na­dor y esti­mu­lante que citando las pala­bras de Haw­king se puede afir­mar que “a pesar de lo malo que la vida pueda pare­cer, cuando hay vida existe espe­ranza”. Gran actua­ción de Eddie Red­mayne como el renom­brado físico.

8. Vivir es Fácil con los Ojos Cerra­dos de David Trueba

Javier Cámara

Javier Cámara

Basado en un hecho que ocu­rrió real­mente, David Trueba con un guión que le per­te­nece realizó este film que se ubica en la España de los años 60 rela­tando las expe­rien­cias de un pro­fe­sor espa­ñol admi­ra­dor de los Beattles que enseña inglés a sus alum­nos uti­li­zando las can­cio­nes de este extra­or­di­na­rio con­junto. Satis­fe­cho con el resul­tado que obtiene, a este buen hom­bre se le pre­senta la opor­tu­ni­dad de poder lle­gar a cono­cer per­so­nal­mente a John Len­non al saber que en esos momen­tos está fil­mando en la región de Alme­ría la cinta de Richard Les­ter How I Won The War (1967). Sin dudar un ins­tante, decide empren­der un viaje hacia ese des­tino con su des­ven­ci­jado coche para tra­tar de entre­vis­tarlo. Con la muy buena inter­pre­ta­ción cen­tral de Javier Cámara, el rea­li­za­dor ha logrado una her­mosa pelí­cula que per­dura en el ánimo del espec­ta­dor mucho des­pués de haberla visto.

9. Ida de Pawel Pawlikowski

Agata Trzebuchowska

Agata Trzebuchowska

En esca­sos 80 minu­tos el direc­tor Pawel Pawli­kowski ofrece uno de los mejo­res dra­mas pola­cos de los últi­mos años. Mediante una sen­ci­lla trama, el relato aborda a una joven polaca huér­fana (Agata Trze­bu­chowska) cuya corta exis­ten­cia la pasó en un claus­tro y está pró­xima a tomar los hábi­tos; cuando se entera de que real­mente es judía rea­liza un viaje emo­cio­nal para hallar su ver­da­dera iden­ti­dad. Mediante míni­mos diá­lo­gos y con una esté­tica aus­tera y depu­rada, el rea­li­za­dor ha logrado un docu­mento pro­fun­da­mente humano per­mi­tiendo refle­xio­nar sobre el deve­nir his­tó­rico de Polo­nia durante el siglo pasado y las dra­má­ti­cas reper­cu­sio­nes de la Segunda Guerra.

10. Force Majeure de Ruben Östlund

El com­por­ta­miento humano puede oca­sio­nar en algu­nas cir­cuns­tan­cias acti­tu­des ines­pe­ra­das, sobre todo cuando está en juego el ins­tinto natu­ral de super­vi­ven­cia. Ésta es la idea que sub­yace en el film de Ruben Östlund cuya trama sigue los pasos de una idí­lica fami­lia sueca que viaja a los Alpes fran­ce­ses para pasar unas vaca­cio­nes en un cen­tro turís­tico de esquí. Cuando en el segundo día de la esta­día el grupo fami­liar se encuen­tra almor­zando en un res­tau­rante mon­ta­ñoso y una ava­lan­cha se va apro­xi­mando hacia el lugar, el jefe de fami­lia (Johan­nes Kuhnke) asal­tado por el pánico huye pre­ci­pi­ta­da­mente dejando aban­do­na­dos a su señora (Lisa Loven Kongsli) y sus dos hijos preado­les­cen­tes (Clara Wet­ter­gren, Vin­cent Wet­ter­gren). Aun­que afor­tu­na­da­mente el inci­dente no llega a pro­du­cir daño alguno, el hecho deja una secuela emo­cio­nal mos­trando cómo un hecho impre­visto puede pro­du­cir el des­equi­li­brio en el seno de una pareja bien ave­nida. El rea­li­za­dor ofrece un relato melo­dra­má­tico de una cri­sis con­yu­gal, tra­tado con nota­ble suti­leza y apo­yado en una inter­pre­ta­ción com­ple­ta­mente natu­ral y convincente.

Jorge Gut­man