Un Relato Histórico

MARY, QUEEN OF SCOTS. Suiza-Francia, 2013. Un film de Tho­mas Imbach

La trá­gica his­to­ria de María Estuardo, la reina de Esco­cia que fue eje­cu­tada en el cadalso en 1587 por Isa­bel I de Ingla­te­rra, fue objeto de una nota­ble pelí­cula del mismo nom­bre de Char­les Jarrott con Vanessa Red­grave y Glenda Jack­son, así como de varias otras satis­fac­to­rias ver­sio­nes. Sin embargo, esta recrea­ción del rea­li­za­dor Tho­mas Imbach, basada en un relato de Ste­fan Zweig, no puede ocul­tar su ori­gen lite­ra­rio dando como resul­tado un film dema­siado tea­tral y sin mucha energía.

Camille Rutherford

Cami­lle Rutherford

Aquí no se enfa­tiza en el con­flicto de per­so­na­li­da­des e intere­ses que motivó el dis­tan­cia­miento y ani­mo­si­dad entre María Estuardo (Cami­lle Rut­her­ford) e Isa­bel I, salvo que se uti­liza como medio de moto­ri­zar el relato a tra­vés de una corres­pon­den­cia epis­to­lar fic­ti­cia que la pro­ta­go­nista man­tiene con su prima a quien nunca llegó a cono­cerla per­so­nal­mente. En tal sen­tido, la narra­ción adopta un carác­ter mera­mente bio­grá­fico de la sobe­rana de Esco­cia hasta el momento de su encar­ce­la­miento a los 25 años de edad.

A pesar de haber nacido en Esco­cia y con­ver­tida en su reina a los pocos meses de edad, su infan­cia trans­cu­rre en la corte real de Fran­cia hasta que a los 16 años ella asume el rol de reina de Fran­cia como con­se­cuen­cia de su casa­miento con el rey Fran­cisco II. Cuando, dos años des­pués el monarca muere, la viuda retorna al poco tiempo a Esco­cia y años des­pués con­trae matri­mo­nio con Enri­que Estuardo, cono­cido como Lord Darn­ley (Aneu­rin Bar­nard); su carác­ter débil y mani­pu­la­dor no hace feliz a la reina, aun­que llega a tener un hijo, Jacobo, quien será el here­dero de la corona. Cuando Darn­ley muere a causa de una explo­sión, Maria Estuardo encuen­tra solaz en el amor que le brinda el conde de Both­well (Sean Big­gers­taff), con quien se casa a pesar de ser pro­tes­tante; la acti­tud de la sobe­rana al no haber con­si­de­rado la reac­ción nega­tiva de la nobleza así como la pér­dida de apoyo de la pobla­ción esco­cesa, moti­vará a que la pareja deba sepa­rarse. Otro de los per­so­na­jes cla­ves del film es el de Riz­zio (Mehdi Dehbi), el ase­sor y con­fi­dente de la reina quien fuera ase­si­nado por Darnley.

Los aspec­tos de mayor inte­rés de este film des­can­san en el diseño de pro­duc­ción que per­mi­tió una buena recrea­ción de época así como la lograda fil­ma­ción en exte­rio­res cap­tada por la foto­gra­fía de Rai­neer Klaus­mann. Con un elenco que se desem­peña con correc­ción, lo que aquí se extraña es la sen­sa­ción de un autén­tico dra­ma­tismo que refleje cómo las intri­gas polí­ti­cas y las dife­ren­cias reli­gio­sas con­tri­bu­ye­ron al triste des­tino que aguar­da­ría a María Estuardo. Así, lo que se apre­cia es un relato sin mucha ins­pi­ra­ción y narrado sin mayor vuelo, en donde las vici­si­tu­des román­ti­cas de la reina no alcan­zan a adqui­rir la inten­si­dad nece­sa­ria ade­más de care­cer de un ritmo fluido para jus­ti­fi­car las dos horas de duración.

Con­clu­sión: Un drama his­tó­rico sin la sufi­ciente enver­ga­dura para refle­jar las des­ven­tu­ras vivi­das por María Estuardo, Reina de Esco­ciaJorge Gut­man

Una Loa­ble Iniciativa

El Esfuerzo Man­co­mu­nado de Cine­plex y Autism Speaks

La com­pa­ñía exhi­bi­dora Cine­plex y la orga­ni­za­ción Autism Speaks Canada en un esfuerzo man­co­mu­nado per­mi­tirá que las per­so­nas afec­ta­das de autismo pue­dan dis­fru­tar de las repre­sen­ta­cio­nes cine­ma­to­grá­fi­cas que tie­nen lugar en la región de Montreal.

CINEPLEX (SENSIBILITÉS SENSORIELLES)El autismo es un tér­mino gene­ral uti­li­zado para des­cri­bir un tras­torno neu­ro­ló­gico com­plejo que daña la capa­ci­dad de una per­sona para comu­ni­carse y rela­cio­narse con otros. Eso lo saben muy bien Bob y Suzane Wright quie­nes como abue­los de un nieto sufriendo de autismo han fun­dado en febrero de 2005 Autism Speaks que en con­cer­ta­ción con Autism Speaks Canada se ha con­ver­tido en el orga­nismo más impor­tante de Amé­rica del Norte que tiene como pro­pó­sito la pro­mo­ción y defensa de los dere­chos de la gente autista.

En fun­ción de lo que ante­cede Cine­plex ofrece la posi­bi­li­dad de poder asis­tir a repre­sen­ta­cio­nes popu­la­res, adap­ta­das a las sen­si­bi­li­da­des sen­so­ria­les de quie­nes pade­cen de este sín­toma y a sus fami­lia­res. Las pelí­cu­las en 2D serán ofre­ci­das a un pre­cio redu­cido den­tro de un marco con­for­ta­ble y rela­jado con ilu­mi­na­ción en las salas y bajo sonido y las exhi­bi­cio­nes se rea­li­za­rán antes de que las salas de los cines abran sus puer­tas al gran público.

La pri­mera repre­sen­ta­ción de esta natu­ra­leza en Mon­treal ten­drá lugar el sábado 4 de abril a las 10h30 con la pro­yec­ción del film Cin­de­re­lla en el Cine­plex Odeon Bros­sard y cinéma VIP (en fran­cés e inglés) así como en el Cine­plex Kir­kland (en inglés). Para tener una lista de las pelí­cu­las futu­ras, los días en que serán exhi­bi­das así como las salas par­ti­ci­pan­tes en todo el país, el sitio a con­sul­tar es www.cineplex.com/Cinemas/SensibilitesSensorielles

El Gran Dilema

THE ENVE­LOPE – Autor y Direc­ción: Vit­to­rio Rossi — Elenco: Tony Cala­bretta, Shawn Camp­bell, Guido Coco­me­llo, David Gow, Ron Lea, Leni Par­ker, Méla­nie Sirois — Deco­ra­dos y Ves­tua­rio: Evita Kara­sek – Ilu­mi­na­ción: Luc Prai­rie – Dura­ción : 2h25 (incluido un entre­acto de 20 minu­tos). Repre­sen­ta­cio­nes: Hasta el 19 de abril de 2015 en el Cen­taur Théâ­tre (www.centaurtheatre.com)

Guido Cocomello, Mélanie Sirois y  Shawn Campbell

Guido Coco­me­llo, Méla­nie Sirois y Shawn Campbell

Con The Enve­lope que es su décima obra Vit­to­rio Rossi retorna al esce­na­rio del tea­tro Cen­taur que le con­sa­gró como autor, asu­miendo en este caso la puesta escé­nica. Al así hacerlo, el dra­ma­turgo aborda uno de los aspec­tos que más preo­cu­pan a un artista como es el res­peto a la inte­gri­dad del tra­bajo realizado.

No es nove­dad que en Holly­wood, los gran­des estu­dios man­tie­nen un con­trol sobre todos los deta­lles de la pro­duc­ción que en cier­tas oca­sio­nes con­tra­ría lo que el cineasta desea expre­sar. De allí que muchos rea­li­za­do­res ame­ri­ca­nos pre­fie­ran rea­li­zar un cine inde­pen­diente y más per­so­nal donde su crea­ti­vi­dad artís­tica quede pre­ser­vada. En este caso Rossi se cir­cuns­cribe exclu­si­va­mente al ámbito cana­diense efec­tuando una pun­zante crí­tica a aque­llos orga­nis­mos que finan­cian la pro­duc­ción de un film.

En la fic­ción el autor pre­senta a Michael Moretti (Ron Lea), un vete­rano autor y direc­tor tea­tral que ade­más de ser una ínte­gra y honesta per­sona ha obte­nido una buena recep­ción crí­tica de sus pie­zas. La obra que actual­mente se repre­senta en Mon­treal ha logrado atraer a Jake Smith (David Gow), un opor­tu­nista pro­duc­tor local que dice con­tar con el finan­cia­miento nece­sa­rio de varios millo­nes de dóla­res del Fondo Cine­ma­to­grá­fico Fede­ral Cana­diense para que Michael ceda los dere­chos de autor de su pieza para su tras­lado al cine. Aun­que en prin­ci­pio Michael ten­dría a su cargo la direc­ción y adap­ta­ción cine­ma­to­grá­fica, él duda en acep­tar la oferta; eso es debido a que otro pro­duc­tor ame­ri­cano de mayor pro­cli­vi­dad artís­tica, aun­que con un pre­su­puesto sus­tan­cial­mente menor, está dis­puesto a con­cre­tar el mismo pro­yecto donde aquí sí el dra­ma­turgo tiene la cer­teza de que se invo­lu­cra­ría en todas las eta­pas con­cer­nien­tes a la rea­li­za­ción del film.

La acción que en su mayor parte trans­cu­rre en un res­tau­rante ita­liano del Viejo Mon­treal, que dicho sea de paso cuenta con una muy buena esce­no­gra­fía, reúne a otros per­so­na­jes inclu­yendo al dueño del esta­ble­ci­miento (Tony Cala­bretta) y tres artis­tas que actúan en la obra de Michael, a saber: Andrew Mor­gan (Shawn Camp­bell), un engreído come­diante, Mar­ce­llo Mal­dini (Guido Coco­me­llo), un actor tem­pe­ra­men­tal, y Caro­line Lemay (Méla­nie Sirois), una inge­nua actriz. Todos ellos emi­ten su opi­nión sobre la deci­sión que debe­ría adop­tar Michael dado que él les ha pro­me­tido que tam­bién par­ti­ci­pa­rán en el film.

Aun­que por razo­nes obvias no con­viene anti­ci­par el desen­lace de esta his­to­ria, es fácil pre­de­cirlo teniendo en cuenta que Michael es el alter ego de Rossi y sabe­mos hacia donde habrá de incli­narse en el momento de tomar la deci­sión final sobre si rea­li­zar un film comer­cial de gran pre­su­puesto o bien optar por otro más per­so­nal de menor valor mone­ta­rio pero con mayor liber­tad artística.

Lo que esta pieza plan­tea tiene rele­van­cia por­que abre el camino a la eterna dis­cu­sión sobre si acaso el cine es un arte o una indus­tria y en dónde ambos aspec­tos pue­den com­pa­ti­bi­li­zarse. Si bien es cierto que la pieza se sigue con inte­rés, eso no implica que esté libre de algu­nas obser­va­cio­nes. En cier­tos momen­tos, esta come­dia dra­má­tica adopta un tono de farsa que bor­dea la cari­ca­tura dis­mi­nu­yendo el impacto de su con­te­nido. A su vez, la mar­ca­ción de algu­nos per­so­na­jes no resulta satis­fac­to­ria como es el caso de Mar­ce­llo que cada vez que se excita grita des­afo­ra­da­mente para hacer valer sus con­vic­cio­nes, o bien el de Andrew adop­tando un aire de payaso. Tam­bién es nece­sa­rio seña­lar que teniendo en cuenta el arraigo ita­liano de Rossi, el autor trata de com­pla­cer a su audien­cia para que la risa no esté ausente; eso se mani­fiesta a tra­vés de algu­nas expre­sio­nes étni­ca­mente humo­rís­ti­cas del dueño del res­tau­rante pero que deci­di­da­mente resul­tan estereotipadas.

En cuanto a inter­pre­ta­ción se refiere, merece des­ta­carse la actua­ción de Lea quien trans­mite muy bien los mati­ces emo­cio­na­les que atra­viesa su per­so­naje frente a la deci­sión que debe adop­tar; igual­mente efec­tivo resulta Gow como el pro­duc­tor solo intere­sado en el bene­fi­cio pecu­nia­rio que puede obte­ner con su inter­ven­ción antes que de la cali­dad artís­tica del film a pro­du­cir. Por su parte, Leni Par­ker ofrece un muy buen retrato de la repre­sen­tante de la agen­cia de finan­cia­miento cana­diense encar­gada de ana­li­zar los guio­nes que está atra­ve­sando una cri­sis profesional.

En sín­te­sis, esta obra se des­taca fun­da­men­tal­mente por su rele­van­cia temá­tica que sin duda atraerá a un público ciné­filo que ignora los por­me­no­res exis­ten­tes en el pro­ceso que pre­cede a la rea­li­za­ción de un film. Aun­que la direc­ción escé­nica no siem­pre resulte con­vin­cente, de todos modos el espec­ta­dor se invo­lu­cra en el derro­tero de sus per­so­na­jes y en última ins­tan­cia dis­fruta mode­ra­da­mente con este espec­táculo tea­tral. Jorge Gut­man

.

Una Dra­má­tica His­to­ria Familiar

JUA­NI­CAS. Canadá, 2014. Un film docu­men­tal escrito y diri­gido por Karina García.

En su pri­mer lar­go­me­traje como direc­tora, Karina Gar­cía ha deci­dido enfo­car a su atri­bu­lada familia.

JUANICAS

En un pro­yecto de diez años de ges­ta­ción, lo pri­mero que llama la aten­ción de este docu­men­tal es la auda­cia de Gar­cía para ven­ti­lar dolo­ro­sas inti­mi­da­des. Pero des­pués de apre­ciar su film uno puede infe­rir cla­ra­mente los moti­vos que la impul­sa­ron para com­par­tir con el público las difí­ci­les rela­cio­nes man­te­ni­das con su madre y hermano.

El film es un honesto retrato de una fami­lia inmi­grante mexi­cana afec­tada de pro­ble­mas men­ta­les que llegó a Canadá hace 20 años. Cuando comenzó el rodaje del mismo su madre des­pués de haber sido hos­pi­ta­li­zada fue con­si­de­rada como una enferma sufriendo del sín­drome bipo­lar. A esa pena se unió el hecho de que su her­mano Juan, apo­dado afec­ti­va­mente con el sobre­nom­bre de “Jua­ni­cas”, tam­bién expe­ri­men­taba la misma dolen­cia desde sus años ado­les­cen­tes. Es así como la fil­ma­ción sig­ni­ficó para la joven cineasta una suerte de catar­sis donde detrás de la cámara pudo guar­dar una pru­den­cial dis­tan­cia para com­pren­der con más obje­ti­vi­dad de qué modo la enfer­me­dad men­tal de su fami­lia la estaba afec­tando personalmente.

El ver­da­dero drama del film se pro­duce cuando Jua­ni­cas retorna de un viaje efec­tuado a México. El reen­cuen­tro en Mon­treal no puede ser más grato donde queda evi­den­ciado el sin­cero y tierno lazo fra­ter­nal entre Karina y Jua­ni­cas como así tam­bién el sen­ti­miento hacia su madre. Con todo, la feli­ci­dad de poder com­par­tir en fami­lia momen­tos nor­ma­les se des­va­nece muy pronto cuando su her­mano expe­ri­menta un serio retro­ceso de su bipo­la­ri­dad y se encie­rra en su habi­ta­ción por sema­nas ente­ras; esta situa­ción con­duce final­mente a un ata­que de desen­fre­nada vio­len­cia donde llega a aten­tar a su madre y des­truir la casa donde habi­tan, para final­mente ser arres­tado y hos­pi­ta­li­zado hasta lle­gar a un cruento desenlace.

La direc­tora expone lo que ante­cede con gran hones­ti­dad y no es reluc­tante en mos­trar su fibra vul­ne­ra­ble frente a lo que ella sufrió durante su infan­cia por los pro­ble­mas fami­lia­res men­cio­na­dos. Pero lo que es impor­tante para Gar­cía es que al com­par­tir públi­ca­mente esta his­to­ria quiere poner de mani­fiesto cómo la enfer­me­dad men­tal es con­si­de­rada en nues­tra socie­dad, donde en el trans­curso de las últi­mas déca­das hay una ten­den­cia mun­dial por parte de los hos­pi­ta­les psi­quiá­tri­cos en admi­tir menos pacien­tes por los pocos recur­sos dis­po­ni­bles para el tra­ta­miento requerido.

Con­clu­sión: Un remar­ca­ble, dolo­roso y con­mo­ve­dor docu­men­talJorge Gut­man

Un Ins­pi­ra­dor Coro de Niños

BOY­CHOIR. Esta­dos Uni­dos, 2014. Un film de Fra­nçois Girard

Des­pués de varios años de ausen­cia, Fra­nçois Girard retorna al cine ofre­ciendo un film en donde reitera su amor por la música tal como lo hiciera en Thirty Two Short Films About Glenn Gould (1993) y en The Red Vio­lin (1998). En una emo­tiva his­to­ria escrita por Ben Ripley, el rea­li­za­dor demues­tra cómo la música puede ali­men­tar el espí­ritu humano y per­mi­tir una posi­tiva apre­cia­ción de nues­tra existencia.

La trama se cen­tra en Stet (Garret Wareing), un niño rebelde de 11 años de edad de Texas que pro­ve­niente de un hogar dis­fun­cio­nal ha sido criado por una madre mono­pa­ren­tal adicta a la bebida. Cuando la mujer muere en un acci­dente auto­mo­vi­lís­tico, la direc­tora de la escuela (Debra Win­ger), apre­ciando la buena voz que tiene el niño para el canto, sugiere que sea enviado como alumno interno en una renom­brada y eli­tista escuela musi­cal (Ame­ri­can Boy­choir School) de Nueva Jer­sey. Tras algu­nos incon­ve­nien­tes, el niño es final­mente admi­tido en el esta­ble­ci­miento gra­cias a su dis­tan­ciado padre (Josh Lucas), que aun­que tenga su pro­pia fami­lia no tiene incon­ve­niente en sufra­gar el finan­cia­miento de la matri­cu­la­ción y alojamiento.

Dustin Hoffman

Dus­tin Hoffman

Ade­más de mos­trar el pro­ble­má­tico ajuste del niño al medio que lo rodea, donde no le resulta fácil hacerse de ami­gos por su natu­ra­leza rebelde e irres­pe­tuosa, el nudo prin­ci­pal del relato des­cansa en la tensa rela­ción esta­ble­cida entre él y el maes­tro Car­ve­lle (Dus­tin Hoff­man), el severo direc­tor del coro. Sin embargo, el edu­ca­dor es lo sufi­cien­te­mente inte­li­gente para reco­no­cer la valiosa voz de su dis­cí­pulo y es por eso que cons­ti­tuye un fac­tor clave para lograr que con el trans­curso del tiempo Stet pueda aumen­tar su auto­es­tima lle­gando a tener más con­fianza en sí mismo y final­mente per­mi­tir que vuel­que su gran apti­tud musi­cal como corista y even­tual­mente poder can­tar para la escuela en Nueva York.

Con sen­ci­llez y sin sen­ti­men­ta­lismo alguno, el relato que no deja de ser con­ven­cio­nal se dis­tin­gue por las tier­nas voces de los coris­tas y los temas musi­ca­les que inter­pre­tan así como por el buen elenco que anima a esta his­to­ria. Aun­que no cono­cido hasta el pre­sente, el debu­tante Wareing ofrece una nota­ble espon­ta­nei­dad en su actua­ción ade­más de otor­garle una nota­ble fres­cura que per­mite al espec­ta­dor empa­ti­zar con su per­so­naje. Por su parte, el vete­rano Hoff­man demues­tra una vez más cuán talen­toso es sumi­nis­trando con aplomo sus con­di­cio­nes inter­pre­ta­ti­vas; en tal sen­tido, y a pesar de que carac­te­riza a un docente estric­ta­mente rigu­roso y dis­ci­pli­na­rio, tam­bién demues­tra cómo un edu­ca­dor puede influir en su alum­nado infun­diendo afecto, apoyo y reco­no­ci­miento de la labor rea­li­zada. El resto del elenco satis­face igual­mente aun­que cabe dis­tin­guir a Kathy Bates quien como la direc­tora de la selecta escuela pro­duce un ver­da­dero pla­cer con­tem­plar su desempeño.

Con­clu­sión: Girard ofrece una tierna his­to­ria mos­trando cómo un niño con pro­ble­mas de con­ducta pero dotado de talento puede ser res­ca­tado gra­cias al estí­mulo de un buen maes­tro y al inmenso poder de la música.  Jorge Gut­man