Un Relato Histórico

MARY, QUEEN OF SCOTS. Suiza-Francia, 2013. Un film de Tho­mas Imbach

La trá­gica his­to­ria de María Estuardo, la reina de Esco­cia que fue eje­cu­tada en el cadalso en 1587 por Isa­bel I de Ingla­te­rra, fue objeto de una nota­ble pelí­cula del mismo nom­bre de Char­les Jarrott con Vanessa Red­grave y Glenda Jack­son, así como de varias otras satis­fac­to­rias ver­sio­nes. Sin embargo, esta recrea­ción del rea­li­za­dor Tho­mas Imbach, basada en un relato de Ste­fan Zweig, no puede ocul­tar su ori­gen lite­ra­rio dando como resul­tado un film dema­siado tea­tral y sin mucha energía.

Camille Rutherford

Cami­lle Rutherford

Aquí no se enfa­tiza en el con­flicto de per­so­na­li­da­des e intere­ses que motivó el dis­tan­cia­miento y ani­mo­si­dad entre María Estuardo (Cami­lle Rut­her­ford) e Isa­bel I, salvo que se uti­liza como medio de moto­ri­zar el relato a tra­vés de una corres­pon­den­cia epis­to­lar fic­ti­cia que la pro­ta­go­nista man­tiene con su prima a quien nunca llegó a cono­cerla per­so­nal­mente. En tal sen­tido, la narra­ción adopta un carác­ter mera­mente bio­grá­fico de la sobe­rana de Esco­cia hasta el momento de su encar­ce­la­miento a los 25 años de edad.

A pesar de haber nacido en Esco­cia y con­ver­tida en su reina a los pocos meses de edad, su infan­cia trans­cu­rre en la corte real de Fran­cia hasta que a los 16 años ella asume el rol de reina de Fran­cia como con­se­cuen­cia de su casa­miento con el rey Fran­cisco II. Cuando, dos años des­pués el monarca muere, la viuda retorna al poco tiempo a Esco­cia y años des­pués con­trae matri­mo­nio con Enri­que Estuardo, cono­cido como Lord Darn­ley (Aneu­rin Bar­nard); su carác­ter débil y mani­pu­la­dor no hace feliz a la reina, aun­que llega a tener un hijo, Jacobo, quien será el here­dero de la corona. Cuando Darn­ley muere a causa de una explo­sión, Maria Estuardo encuen­tra solaz en el amor que le brinda el conde de Both­well (Sean Big­gers­taff), con quien se casa a pesar de ser pro­tes­tante; la acti­tud de la sobe­rana al no haber con­si­de­rado la reac­ción nega­tiva de la nobleza así como la pér­dida de apoyo de la pobla­ción esco­cesa, moti­vará a que la pareja deba sepa­rarse. Otro de los per­so­na­jes cla­ves del film es el de Riz­zio (Mehdi Dehbi), el ase­sor y con­fi­dente de la reina quien fuera ase­si­nado por Darnley.

Los aspec­tos de mayor inte­rés de este film des­can­san en el diseño de pro­duc­ción que per­mi­tió una buena recrea­ción de época así como la lograda fil­ma­ción en exte­rio­res cap­tada por la foto­gra­fía de Rai­neer Klaus­mann. Con un elenco que se desem­peña con correc­ción, lo que aquí se extraña es la sen­sa­ción de un autén­tico dra­ma­tismo que refleje cómo las intri­gas polí­ti­cas y las dife­ren­cias reli­gio­sas con­tri­bu­ye­ron al triste des­tino que aguar­da­ría a María Estuardo. Así, lo que se apre­cia es un relato sin mucha ins­pi­ra­ción y narrado sin mayor vuelo, en donde las vici­si­tu­des román­ti­cas de la reina no alcan­zan a adqui­rir la inten­si­dad nece­sa­ria ade­más de care­cer de un ritmo fluido para jus­ti­fi­car las dos horas de duración.

Con­clu­sión: Un drama his­tó­rico sin la sufi­ciente enver­ga­dura para refle­jar las des­ven­tu­ras vivi­das por María Estuardo, Reina de Esco­ciaJorge Gut­man