Clá­si­cos de Cine del Fes­ti­val de Cannes

Cró­nica de Jorge Gutman

Esta sec­ción que forma parte de la Selec­ción Ofi­cial del Fes­ti­val reci­birá como invi­tado de honor al direc­tor Costa-Gavras. Tam­bién se efec­tuará un home­naje a gran­des figu­ras de la cine­ma­to­gra­fía mun­dial y se pre­sen­ta­rán obras maes­tras del cine que han sido objeto de restauración.

Costa-Gavras

Costa-Gavras

De Costa Gavras se pro­yec­tará Z (1968), film que obtuvo el Pre­mio del Jurado en 1969 y ha sido objeto de una res­tau­ra­ción super­vi­sada por el realizador.

En el marco del home­naje a Ingrid Berg­man, que en este año se cum­ple el cen­te­na­rio de su naci­miento, se pro­yec­tará el docu­men­tal Ingrid Berg­man, in Her Own Words de Stig Björk­man (2015).

Orson Wells en CITIZEN KANE

Orson Wells en CITI­ZEN KANE

Tam­bién este año se cum­plen los 100 años del naci­miento del gran rea­li­za­dor Orson Welles a quien el fes­ti­val le home­na­jeará pro­yec­tando 3 lar­go­me­tra­jes res­tau­ra­dos: su obra maes­tra Citi­zen Kane (1941), The Lady from Shanghai (1948) y The Third Man (1949), el film de Carol Reed donde Welles par­ti­cipó como actor. A ello se agre­gan dos docu­men­ta­les vin­cu­la­dos con el cineasta y que fue­ron rea­li­za­dos este año: Orson Welles, Autop­sie d’une légende de Eli­sa­beth Kap­nist y This is Orson Welles de Clara y Julia Kuperberg

Un home­naje al recien­te­mente des­a­pa­re­cido Manouel de Oli­veira se efec­tuará con la pro­yec­ción de su film Visita ou Memó­rias e Con­fis­sões (1982); esta pelí­cula es prác­ti­ca­mente des­co­no­cida iné­dito dado que sola­mente ha sido exhi­bida en la Cine­ma­teca Por­tu­guesa de Lis­boa y en Porto, la ciu­dad natal del cineasta.

Pro­si­guiendo con las cele­bra­cio­nes, en oca­sión de los sesenta años de la crea­ción de la Palma de Oro, se pro­yec­tará La Légende de la Palme d’or (The Gol­den Palm’s Legend) de Ale­xis Veller (2015). Asi­mismo y con­me­mo­rando los 120 años del naci­miento de la Cine­ma­to­gra­fía Lumière se pro­yec­tará un mon­taje de fil­mes Lumière en el Gran Tea­tro Lumière de Cannes.

Una velada dedi­cada a Bar­bet Sch­roe­der ten­drá lugar con las pro­yec­ció­nes de More (1969), un impor­tante tra­bajo del rea­li­za­dor que ha sido objeto de res­tau­ra­ción, y Amne­sia (2015) que se verá en pri­mi­cia mundial.

HITCHCOCK-TRUFFAUT

HITCHCOCK-TRUFFAUT

Esta sec­ción tam­bién incluye el estreno de varios docu­men­ta­les dedi­ca­dos al cine. La lista incluye Hit­ch­cock / Truf­faut de Kent Jones (2015), Depar­dieu gran­deur nature de Richard Melloul (2014), Steve McQueen: The Man & Le Mans de Gabriel Clarke y John McKenna (2015), By Sid­ney Lumet de Nancy Buirski (2015) y Harold and Lillian: a Holly­wood Love Story de Daniel Raim (2015).

Haciendo honor al título de esta sec­ción, he aquí la lista de impor­tan­tes clá­si­cos del cine que han sido objeto de restauración:

Annie Girardot y Alain Delon en ROCCO Y SUS HERMANOS

Annie Girar­dot y Alain Delon en ROCCO Y SUS HERMANOS

Rocco e i suoi fra­te­lli (Rocco and His Brot­hers / Rocco et ses frè­res) de Luchino Vis­conti (1960)

Les Yeux brû­lés de Lau­rent Roth (1986)

Ascen­seur pour l’échafaud de Louis Malle (1958)

La Noire de… (Black Girl) de Ous­mane Sem­bène (1966). Pre­ce­dido del docu­men­tal
Sem­bene! de Samba Gad­jigo y Jason Sil­ver­man (2015).

Insiang de Lino Bro­cka (1976), que fue el pri­mer lar­go­me­traje fili­pino pre­sen­tado en Cannes.

Sur de Fer­nando Sola­nas (1988)

Zan­giku Mono­ga­tari (The Story of the Last Chry­sant­he­mum / Le Conte du chry­sant­hème tar­dif) de Kenji Mizo­gu­chi (1939)

Battles Wit­hout Honor and Huma­nity aka Yakusa Paper / Com­bat sans code d’honneu de Kinji Fuka­saku (1973).

The Round-Up / Les Sans espoir de Miklós Jancsó (1965)

Les Ordres de Michel Brault (1974)

Pani­que de Julien Duvi­vier (1946)

A Touch of Zen de King Hu (1973), pri­mer film de Tai­wan en el Fes­ti­val de Cannes

Wel­come or No Tres­pas­sing de Elem Kli­mov (1964)

La His­to­ria Ofi­cial de Luis Puenzo (1984)

Marius de Ale­xan­der Korda (1931).

Héctor Alterio y Norma Leandro en LA HISTORIA OFICIAL

Héc­tor Alte­rio y Norma Lean­dro en LA HIS­TO­RIA OFICIAL

Den­tro de esta sec­ción y en el deno­mi­nado Cine de la Playa (Cinéma de la Plage), el público ten­drá acceso libre a la pro­yec­ción de los siguien­tes fil­mes donde algu­nos de los mis­mos han sido restaurados:

Ran de Akira Kuro­sawa (1985). Restaurado

Hiber­na­tus de Edouard Moli­naro (1969). Restaurado

Le Grand blond avec une chaus­sure noire de Yves Robert (1972). Restaurado

Juras­sic Park 3D de Ste­ven Spiel­berg (1993)

Ivan Le terri­ble 1 et 2
de Ser­gueï Eisens­tein (1944 y 1945). Restaurado

The Ter­mi­na­tor de James Came­ron (1984).

The Usual Sus­pects de Bryan Sin­ger (1995)

Hôtel du Nord de Mar­cel Carné (1938). Restaurado

Joe Hill de Bo Wider­berg (1971). Restaurado

Para com­ple­tar esta lista, el Cine de la Playa pre­sen­tará como pri­mi­cia mun­dial Enra­gés de Eric Han­nezo (2015) con Lam­bert Wil­son, Gui­llaume Gouix y Vir­gi­nie Ledoyen.

Noche de Paz

LA OPERA DE MON­TREAL PRE­SENTA SILENT NIGHT

Como última pro­duc­ción de la tem­po­rada 2014 – 2015, la Opéra de Mon­tréal pre­senta Silent Night, la obra del com­po­si­tor ame­ri­cano Kevin Puts con letra del libre­tista esta­dou­ni­dense Mark Camp­bell.

Silent Night (Foto: Opera de Minesota)

Silent Night (Foto: Opera de Minnesota)

La ópera está basada en el film Joyeux Noël (2005) del rea­li­za­dor fran­cés Chris­tian Caron sobre acon­te­ci­mien­tos que ocu­rrie­ron real­mente durante la Pri­mera Gue­rra en la Noche­buena de 1914, teniendo como marco de refe­ren­cia los horro­res del des­gra­ciado con­flicto bélico. En esa noche espe­cial, sol­da­dos fran­ce­ses, ale­ma­nes y esco­ce­ses que se encuen­tran en el frente luchando, al sen­tirse total­mente ago­ta­dos, resuel­ven sus­pen­der las hos­ti­li­da­des, dejando de lado las nacio­na­li­da­des que los sepa­ran para efec­tuar una tre­gua de pocas horas en las trin­che­ras, aun­que eso impli­que desa­fiar las órde­nes de sus supe­rio­res. Así, resulta emo­tivo cons­ta­tar cómo un gai­tero de Esco­cia apos­tado en su bun­ker acom­paña las melo­días ento­na­das por un tenor ale­mán, para fes­te­jar en forma con­junta la Navi­dad que ya está lle­gando, inter­cam­biando fotos, cho­co­la­tes, can­cio­nes y brin­dando por la paz. La his­to­ria expre­sada líri­ca­mente ilus­tra las face­tas absur­das de la gue­rra con el inmenso poder de la fra­ter­ni­dad cuando salen a relu­cir los sen­ti­mien­tos huma­nos de la persona.

Esta crea­ción lírica estre­nada por la Opera de Min­ne­sota en noviem­bre de 2011 captó el el espí­ritu del film ori­gi­nal y su exce­lente riqueza musi­cal y humana la ha hecho mere­ce­dora del pre­mio Pulit­zer de música en 2012. La ópera com­bina momen­tos de remar­ca­ble lirismo que van alter­nán­dose con los soni­dos emer­gen­tes de la gue­rra. La super­po­si­ción de can­tos en dife­ren­tes len­guas expre­san en forma con­mo­ve­dora las expe­rien­cias de todos los sol­da­dos, más allá de la nacio­na­li­dad que los diferencia.

El elenco reúne en los pape­les prin­ci­pa­les a exce­len­tes can­tan­tes cana­dien­ses como Marianne Fiset, Joseph Kai­ser, Phi­llip Addis, Ale­xan­der Hajek y Daniel Oku­litch. El reparto es com­ple­tado en los roles de apoyo por Ale­xan­dre Syl­ves­tre, Aaron Shep­pard, France Belle­mare, Jeremy Bowes, Tho­mas Goerz, Geof­frey Sirett, Chris­top­her Enns y Chad Lou­werse.

Efec­tuando su début con la com­pa­ñía, el maes­tro Michael Chris­tie diri­girá a la Orquesta Metro­po­li­tana y al Coro de la Opera de Mon­treal pre­pa­rado por Claude Webs­ter. La direc­ción escé­nica corres­ponde a Eric Simon­son, la cho­reo­gra­fía de los com­ba­tes es res­pon­sa­bi­li­dad de Doug Scholz-Carlson en tanto que las pro­yec­cio­nes visua­les están a cargo de Andr­zej Goul­ding. La esce­no­gra­fía es de Fran­cis O’Connor la ilu­mi­na­ción es com­pe­ten­cia de Mar­cus Dilliard, y el ves­tua­rio ha sido dise­ñado por Kärin Kopis­chke.

Esta ópera estruc­tu­rada en dos actos es can­tada en ale­mán, fran­cés e inglés, con pasa­jes en ita­liano y latín y sub­tí­tu­los en fran­cés e inglés. Sus repre­sen­ta­cio­nes tie­nen lugar en la sala Wilfrid-Pelletier de la Place des Arts los días 16, 19, 21 y 23 de mayo a las 19h30. Infor­ma­ción adi­cio­nal puede obte­nerse acu­diendo al sitio www.operademontreal.com

Para la Tem­po­rada Estival

CINÉ-PARC CINE­PLEX ODEON BOU­CHER­VI­LLE

La com­pa­ñía exhi­bi­dora CINE­PLEX inau­gura el Ciné-Parc Cine­plex Odeon de Bou­cher­vi­lle el 1 de mayo de 2015. De este modo las fami­lias o ami­gos tie­nen la opor­tu­ni­dad de dis­fru­tar del encanto de las pelí­cu­las exhi­bi­das en uno de los últi­mos cine par­ques de la pro­vin­cia de Que­bec. En tal sen­tido, las pelí­cu­las más impor­tan­tes del verano pró­ximo serán pre­sen­ta­dos en este lugar exclusivo.

Las exhi­bi­cio­nes ten­drán lugar los días vier­nes, sába­dos y domin­gos hasta el 17 de mayo inclu­sive y des­pués de esa fecha se pro­yec­ta­rán los 7 días de la semana hasta el final de la tem­po­rada estival.

Los pri­me­ros fil­mes a pre­sen­tarse en pro­grama doble serán Dan­ge­reux 7 y Pri­son 101 en la pan­ta­lla 1, y Aven­gers: L’ère d’Ultron y Cen­dri­llon en la pan­ta­lla 2

Avengers. Age of UltronPara mayor infor­ma­ción el sitio a con­sul­tar es www.cineplex.com

Una His­to­ria del Mile End

TRI­PLEX NER­VOSA – Autor: Marianne Acker­man - Direc­ción: Roy Surette — Elenco: Daniel Bro­chu, Kay­leigh Choi­nière, Holly Gauthier-Frankel, Karl Gra­bos­has, Cat Lemieux, Howard Rosens­tein, Brett Wat­son — Can­cio­nes: Patrick Wat­son — Deco­ra­dos y Ves­tua­rio: James Lavoie – Ilu­mi­na­ción: Peter Spike Lyne – Dura­ción : 2h15 (incluido un entre­acto de 20 minu­tos). Repre­sen­ta­cio­nes: Hasta el 17 de mayo de 2015 en el Cen­taur Théâ­tre (www.centaurtheatre.com)

Triplex_HomepageBanner

La com­pa­ñía del Cen­taur Théâ­tre con­cluye su tem­po­rada 2014 – 2015 con una obra de Marianne Acker­man, donde la dra­ma­turga trata los pro­ble­mas que afec­tan a una artista que es pro­pie­ta­ria de un tri­plex habi­ta­cio­nal ubi­cado en el Mile End de Montreal.

No siem­pre las bue­nas inten­cio­nes lle­gan a fruc­ti­fi­car; eso viene al caso de esta come­dia donde a tra­vés de una trama realís­ti­ca­mente poco plau­si­ble, la autora quiere tes­ti­mo­niar el difí­cil diá­logo que se esta­blece entre pro­pie­ta­rios e inqui­li­nos a tra­vés de un relato que no logra tras­cen­der; ade­más, ubi­cando su acción en la zona del Mile End, muy cono­cida y fre­cuen­tada por los habi­tan­tes de esta ciu­dad, no exis­ten carac­te­rís­ti­cas dis­tin­ti­vas que la dife­ren­cien de cual­quier otro dis­trito de Montreal.

La his­to­ria comienza pre­sen­tando a Tass (Holly Gauthier-Frankel), la dueña de una pro­pie­dad de tres pisos ubi­cada en la zona de refe­ren­cia, quien como artista pla­gada de deu­das en una época de cri­sis finan­ciera quiere que sus inqui­li­nos le paguen el monto adeu­dado del arriendo. Uno de sus prin­ci­pa­les pro­ble­mas es que Max Fish­bone (Howard Rosens­tein), un anciano que ha estado ocu­pando ile­gal­mente el depar­ta­mento del ter­cer piso des­pués del sui­ci­dio de su hijo que lo arren­daba, no piensa desocu­parlo; es así que Tess soli­cita la ayuda de Rakie (Karl Gra­bos­has), su empleado de plena con­fianza, para que con cier­tas tác­ti­cas inti­mi­da­to­rias logre desa­lo­jar a Max. El con­flicto dra­má­tico del relato se pre­senta con la muerte súbita del anciano; al que­dar abierta la sos­pe­cha de que no se trata de un deceso natu­ral, el hecho ori­gina una minu­ciosa inves­ti­ga­ción a cargo de una sin­gu­lar poli­cía (Cat Lemieux).

Entre otros per­so­na­jes de la pieza se encuen­tran un don­jua­nesco arren­da­ta­rio fran­cés (Brett Wat­son) del segundo piso; una pin­to­resca corre­dora de inmue­bles (Lemieux) que se ocupa de la venta del pri­mer piso a una joven artista recién divor­ciada (Kay­leigh Choi­nière) quien deseosa de adqui­rirlo se topa con las reser­vas que su absor­bente madre (Daniel Bro­chu) que la está acom­pa­ñando tiene del mismo; un judío jasí­dico (tam­bién inter­pre­tado por Bro­chu) que fue el anti­guo pro­pie­ta­rio del inmue­ble; y el her­mano de Max (igual­mente ani­mado por Rosens­tein) quien pro­ce­dente de Chicago llega a Mon­treal para ocu­parse de los asun­tos pen­dien­tes del difunto.

Estruc­tu­rada en base a una suce­sión de esce­nas, algu­nas muy cor­tas sin que exista una con­ti­nui­dad nece­sa­ria entre las mis­mas, la pieza asume el carác­ter de una típica come­dia de situa­cio­nes tele­vi­si­vas en donde los cli­sés están a la orden del día. Algu­nas de las típi­cas coli­sio­nes cul­tu­ra­les, entre ellas las de la mujer poli­cía fran­có­fona ver­sus los otros per­so­na­jes que no lo son, el este­reo­tipo del reli­gioso judío, el ayu­dante de Tass con un inglés que exa­ge­ra­da­mente denota sus orí­ge­nes de algún país de Europa Orien­tal, etc., brin­dan al relato un humor for­zado que varía entre lo negro, bur­lesco y en cier­tos casos caricaturesco.

La cri­sis de ner­vios que afecta a los habi­tan­tes de este inmue­ble no alcanza a pro­du­cir el resul­tado que podría aguar­darse, por­que los inci­den­tes que acon­te­cen en la misma no alcan­zan a cohe­sio­narse en forma efec­tiva ni tam­poco per­mite que pueda lograrse iden­ti­fi­ca­ción alguna con la suerte corrida por sus personajes.

Con el mate­rial que dis­puso, Roy Surette logró una correcta puesta escé­nica con­tando con la par­ti­ci­pa­ción de un homo­gé­neo elenco, donde Cat Limieux llega a des­ta­carse por las carac­te­rís­ti­cas de su doble papel como la típica que­be­quense fran­có­fona de pura cepa.

La esce­no­gra­fía de James Lavoie es muy acer­tada; valién­dose inge­nio­sa­mente de la exis­ten­cia de una sola puerta para los tres pisos, crea la ilu­sión de estar pre­sen­ciando un tri­plex. Tam­bién es per­ti­nente la nos­tál­gica música con las can­cio­nes de Patrick Wat­son. Jorge Gut­man

Apren­di­ces del Toreo

NUES­TRO MONTE LUNA. Canadá-Colombia, 2015. Un film escrito y diri­gido por Pablo Álvarez

Den­tro del marco de la vigé­sima segunda edi­ción del Fes­ti­val Hot Docs, una de las más impor­tan­tes mues­tras cana­dien­ses dedi­ca­das al género docu­men­tal, el direc­tor Pablo Álva­rez pre­senta Nues­tro Monte Luna donde echa una mirada a la corrida de toros de Colom­bia cen­tra­li­zando su aten­ción en la modesta pobla­ción de Choa­chi, con­si­de­rada por sus habi­tan­tes como la capi­tal tau­rina del país.

NuestroMonteLunaEs de con­si­de­rar que hace dos años, el alcalde de Bogotá había prohi­bido ese deporte por haber pro­vo­cado la muerte de varios mata­do­res; con todo, la deci­sión fue rever­tida judi­cial­mente a pesar de las pro­tes­tas por parte de quie­nes se opo­nen al ejer­ci­cio de dicha acti­vi­dad. Den­tro de ese marco, Álva­rez sigue los pasos de un grupo de niños y jóve­nes ado­les­cen­tes que tra­tan de encau­zar sus inquie­tu­des inten­tando apren­der los gajes del ofi­cio de torero siguiendo el adies­tra­miento de un ex mata­dor, gran experto de la profesión.

Desde una óptica tes­ti­mo­nial, Álva­rez ha rea­li­zado un film que deja muchas pre­gun­tas sin res­pon­der. En prin­ci­pio no queda claro por­qué pre­ci­sa­mente esa suerte de escuela-aprendizaje cons­ti­tuye la meca donde sus jóve­nes alum­nos encuen­tran una vía de escape de los con­flic­tos de clase que anidan en la socie­dad colom­biana. Tam­poco se explica los fac­to­res que moti­van a que la pro­fe­sión de torero posi­bi­lite el ascenso social y redi­túe muy bien eco­nó­mi­ca­mente, así como por­qué razón siendo torero se es una per­sona mejor.

A pesar del obje­tivo que per­si­gue el film, la forma de ser rela­tado carece de un foco pre­ciso; fun­da­men­tal­mente se asiste a viñe­tas mos­trando rápi­das vis­tas del pue­blo de Choa­chi, una riña de gallos, alto­par­lan­tes invi­tando al público a asis­tir a la Plaza More­nita donde se rea­li­zan las corri­das, así como a rápi­das esce­nas de la Plaza de Toros Santa María de Bogotá.

Lo más des­ta­ca­ble es la con­fron­ta­ción entre las mani­fes­ta­cio­nes de la gente que mani­fiesta su indig­na­ción por la prác­tica de un deporte que con­si­dera vio­lento, sal­vaje e inhu­mano, y quie­nes lo defien­den a raja­ta­bla. Los diá­lo­gos del docu­men­tal ter­mi­nan siendo bana­les cómo cuando por ejem­plo se jus­ti­fica la exis­ten­cia de este deporte seña­lando “¿Acaso la vida no es sal­vaje?”, “¿La vida no es una iro­nía total?”

El film, sin duda bien inten­cio­nado tra­tando de expli­car las carac­te­rís­ti­cas de una cul­tura en tran­si­ción, resulta epi­só­dico y esque­má­tico sin lle­gar a a inda­gar en la vida fami­liar de los mucha­chos de este relato, espe­cial­mente en lo que se refiere a la manera en que com­pa­ti­bi­li­zan sus estu­dios de for­ma­ción esco­lar con sus acti­vi­da­des de apren­di­zaje taurino.

En resu­men, el público asiste a un docu­men­tal curioso sin mayor emo­ción que no llega a tras­cen­der como debiera y que se alarga inne­ce­sa­ria­mente por lo que ofrece en sus 100 minu­tos de dura­ción. Jorge Gut­man

La pelí­cula se exhibe el miér­co­les 29 de abril (21h30) y el 1 de mayo (13h30) en la sala 3 del TIFF Bell Light­box y el 2 de mayo (19h15) en la sala 7 del Tea­tro Sco­tia­bank.