La Tra­ge­dia de un Joven Idealista

CORBO. Canadá, 2014. Un film escrito y diri­gido por Mat­hieu Denis

Basado en hechos reales acae­ci­dos en la pro­vin­cia de Que­bec, el rea­li­za­dor Mat­hieu Denis enfoca en Corbo la dra­má­tica his­to­ria de un ado­les­cente mar­cado por un trá­gico destino.

El año es 1966 y el esce­na­rio es la ciu­dad de Mon­treal. En ese enton­ces, la pro­vin­cia atra­viesa el período de la Revo­lu­ción Tran­quila comen­zada a prin­ci­pios de la década del 60 con un sig­ni­fi­ca­tivo movi­miento de refor­mas ten­dien­tes a per­mi­tir que los fran­có­fo­nos, pobla­ción mayo­ri­ta­ria de Que­bec, logra­ran los mis­mos dere­chos que alber­ga­ban los angló­fo­nos social y eco­nó­mi­ca­mente. A pesar de todo, la pro­vin­cia aún estaba polí­tica y social­mente en des­ven­taja con res­pecto al resto del país. Es así que comienza la ges­ta­ción del Frente de Libe­ra­ción de Que­bec (FLQ), grupo armado de retó­rica radi­cal dis­puesto a efec­tuar una revo­lu­ción socia­lista para des­co­lo­ni­zar a la pro­vin­cia y lograr su afir­ma­ción nacio­nal inde­pen­di­zán­dose de Canadá.

Antoine L’ Écuyer y Anthony Therrien

Antoine L’ Écuyer y Ant­hony Therrien

Con el esce­na­rio de fondo men­cio­nado, el rea­li­za­dor pre­senta a Jean Corbo (Ant­hony The­rrien), un joven tímido e idea­lista de 16 años que habi­tando en uno de los sec­to­res más resi­den­cia­les de Mon­treal per­te­nece a una fami­lia bur­guesa de padre ita­liano (Tony Nardi) y madre fran­có­fona cana­diense (Marie Bras­sard), ade­más de un her­mano mayor (Jean-François Pro­no­vost) de ideas socia­lis­tas y polí­ti­ca­mente comprometido.

La muy buena des­crip­ción rea­li­zada por Denis per­mite que se pueda com­pren­der el sen­ti­miento de alie­na­ción del ado­les­cente. En el seno de su fami­lia no alcanza a iden­ti­fi­carse con su padre libe­ral que impulsa valo­res que no com­parte; por otra parte, como estu­diante de un cole­gio pri­vado se siente mar­gi­nado por sus com­pa­ñe­ros debido a que sus raí­ces ita­lia­nas moti­van a que el grupo lo per­ciba “dife­rente” y ade­más es injus­ta­mente des­con­si­de­rado por su pro­fe­sor (Stép­hane Demers).

Todo cam­bia para Jean cuando se vin­cula con Fra­nçois (Antoine L’Écuyer) y Julie (Kare­lle Trem­blay), dos jóve­nes acti­vis­tas del FLQ, donde a tra­vés de ellos ter­mina enro­lado en la orga­ni­za­ción. Si bien al prin­ci­pio comienza con tareas sin mayo­res con­se­cuen­cias dis­tri­bu­yendo clan­des­ti­na­mente el perió­dico La Cog­née del movi­miento, a las pocas sema­nas va siendo entre­nado en tra­ba­jos vin­cu­la­dos con la fabri­ca­ción de explo­si­vos hasta lle­gar al fatí­dico día del 14 de julio de 1966 en que el jefe del grupo (Simon Pigeon) le asigna la tarea de colo­car una bomba en una impor­tante fábrica de manu­fac­tura textil.

El film no tiene la inten­ción de efec­tuar un revi­sio­nismo his­tó­rico y/o de hacer una apo­lo­gía, home­naje o glo­ri­fi­ca­ción de un movi­miento radi­cal que con tác­ti­cas terro­ris­tas sem­bró el pánico, desem­bo­cando en la bien cono­cida Cri­sis de Octu­bre de 1970. Por el con­tra­rio, el pro­pó­sito es mos­trar cómo un mucha­cho inge­nuo e idea­lista que se siente ais­lado del medio que lo rodea, nece­sita tras­cen­der tra­tando de encon­trar algo o alguien con quien iden­ti­fi­carse para dar un nuevo sen­tido a su exis­ten­cia. Ésa es la situa­ción de Jean Corbo quien tiene la con­vic­ción de que su actua­ción en el FLP puede con­tri­buir a cam­biar el mundo.

A tra­vés de una minu­ciosa tarea de inves­ti­ga­ción y asis­tido con el mate­rial pro­visto por varias biblio­te­cas de Que­bec que con­ser­van dia­rios de la época y cen­te­nas de artícu­los sobre las acti­vi­da­des del FLP en 1966, el rea­li­za­dor ofrece un film que cuenta con una exce­lente ambien­ta­ción del breve período en que trans­cu­rre la acción y que en gran medida tiene los visos de ser un docu­men­tal antes que un relato de ficción.

Muy bien narrado en base a un texto vibrante, inob­je­ta­ble­mente mon­tado y actuado con máxima natu­ra­li­dad por parte del elenco enca­be­zado por The­rrien, se tiene opor­tu­ni­dad de asis­tir a una triste his­to­ria que hace refle­xio­nar sobre algu­nos acon­te­ci­mien­tos que el mundo vive actual­mente. Así, el caso Corbo brinda cier­tas cla­ves para tra­tar de des­ci­frar qué es lo que pasa por la mente de cier­tos jóve­nes de hoy día que, per­te­ne­ciendo a fami­lias bien inte­gra­das del mundo occi­den­tal, se alis­tan para par­ti­ci­par en orga­ni­za­cio­nes radi­ca­les que bre­gan por la más cruel vio­len­cia a fin de lograr sus propósitos.

Con­clu­sión: Un film inquie­tante y per­tur­ba­dor impe­ca­ble­mente rea­li­zado con gran madu­rez Jorge Gut­man

Una His­to­ria Verdadera

TRUE STORY. Esta­dos Uni­dos, 2015. Un fim de Rupert Goold

Como su título lo anti­cipa, True Story está basado en un hecho verí­dico sobre un cuá­dru­ple cri­men ocu­rrido hace algu­nos años. Para rela­tar este drama judi­cial, el rea­li­za­dor Rupert Goold, que tam­bién pre­paró el guión con la cola­bo­ra­ción de David Kaj­ga­nich, uti­lizó como prin­ci­pal refe­ren­cia el libro escrito por Michael Fin­kel, uno de los reales per­so­na­jes del film, lo que con­tri­buye a otor­gar vera­ci­dad a lo que se está contemplando.

La acción comienza en 2002 donde Fin­kel (Jonah Hill), un pres­ti­gioso y expe­ri­men­tado repor­tero del New York Times, se encuen­tra en África Occi­den­tal en una misión de tra­bajo. Como resul­tado de los repor­ta­jes rea­li­za­dos, pro­duce un artículo sobre la escla­vi­tud infan­til que tiene lugar en el con­ti­nente, uti­li­zando cier­tos per­so­na­jes ima­gi­na­rios como si fue­sen reales. Cuando una agen­cia local des­cu­bre la impos­tura y el perió­dico se entera de que el relato no es todo lo autén­tico que se supo­nía, la grave infrac­ción pro­fe­sio­nal motiva su inme­diato despido.

Jonah Hill y James Franco

Jonah Hill y James Franco

Caído en des­gra­cia Fin­kel deja Nueva York para regre­sar a su hogar de Mon­tana, donde trata de pro­cu­rar un nuevo empleo. Por mera casua­li­dad, a tra­vés de un lla­mado tele­fó­nico se entera que Chris­tian Longo (James Franco), un hom­bre acu­sado de haber ase­si­nado a su mujer y tres hijos, había estado uti­li­zando su nom­bre y pro­fe­sión cuando traa­taba de elu­dir la jus­ti­cia durante su estan­cia en México. Ahí comienza la ver­da­dera his­to­ria del film.

Sos­pe­chando de que hay un buen mate­rial para cubrir, Fin­kel se tras­lada de inme­diato a Ore­gón para entre­vis­tar a Longo en la cár­cel donde está alo­jado. Cuando se encuen­tran, el pri­sio­nero le mani­fiesta a su inter­lo­cu­tor que la adop­ción de su nom­bre se debió por la admi­ra­ción que sen­tía por él debido a la cali­dad de sus notas cuya lec­tura las había seguido por largo tiempo.

Cuando Fin­kel com­prueba que su inter­lo­cu­tor no trató de usur­par su iden­ti­dad sino uti­li­zar el nom­bre para evi­tar que lo detu­vie­ran, surge de inme­diato un acuerdo entre ambos. Longo, que se declara inocente de lo que se le culpa, se com­pro­mete a rela­tar al perio­dista todo lo que sabe sobre los ase­si­na­tos ocu­rri­dos, siem­pre y cuando se cum­plan dos con­di­cio­nes, a saber: Fin­kel debe com­pro­me­terse a publi­car lo acon­te­cido des­pués de que el pro­ceso judi­cial haya con­cluido y ade­más tiene que pres­tarse a ofre­cerle lec­cio­nes de redac­ción dado que aspira ser un buen escri­tor. De allí en más comienza una rela­ción sin­gu­lar entre los dos indi­vi­duos que aun­que deviene amis­tosa a medida que los días van trans­cu­rriendo, se torna más com­pleja y enigmática.

Sin anti­ci­par sobre la inocen­cia o cul­pa­bi­li­dad del acu­sado, que por otra parte queda bien claro al final de la pro­yec­ción, puede ade­lan­tarse que la narra­ción está rea­li­zada de tal modo que atrapa la aten­ción del público. En gran parte eso se debe al buen desem­peño acto­ral que per­mite que uno pueda invo­lu­crarse con sus per­so­na­jes. Franco ofrece todos los mati­ces que nutren a la per­so­na­li­dad de Longo, un ser impe­ne­tra­ble y por lo tanto difí­cil de des­en­tra­ñar; a pesar de que insiste ser inocente, deja abierta la duda sobre si el amor que dice haber pro­fe­sado por su fami­lia es real o si está fin­giendo para encu­brir los crí­me­nes come­ti­dos. Hill por su parte refleja muy bien el estado anímico del perio­dista mien­tras va vol­cando sus impre­sio­nes en el libro que está pre­pa­rando sobre Longo, a fin de redi­mirse del escán­dalo pro­fe­sio­nal que come­tió; en su obse­sión por des­en­tra­ñar la ver­dad de los hechos, su com­por­ta­miento llega a afec­tar la rela­ción man­te­nida con su mujer (Feli­city Jones).

A pesar de que se trata fun­da­men­tal­mente de una pieza de cámara donde inter­vie­nen fun­da­men­tal­mente los dos per­so­na­jes men­cio­na­dos, el relato evita guar­dar una estruc­tura tea­tral en la medida que inter­cala las ins­tan­cias de las audien­cias judi­cia­les que van teniendo lugar y por­que ade­más pre­senta giros impre­vis­tos que obli­gan a que el espec­ta­dor deba reubi­carse men­tal­mente a medida que los acon­te­ci­mien­tos pro­gre­san.
Goold, con muy bue­nos ante­ce­den­tes como direc­tor tea­tral bri­tá­nico, ha rea­li­zado un pri­mer lar­go­me­traje impe­ca­ble. Aun­que el estilo apli­cado resulta un tanto frío, eso no impide el man­te­ni­miento de una latente ten­sión; ade­más, recu­rriendo en varias ins­tan­cias al uso de pri­me­ros pla­nos (close ups) el rea­li­za­dor per­mite una mejor apro­xi­ma­ción para saber lo que sien­ten y/o pien­san sus personajes.

Con­clu­sión: Sin lle­gar a la exce­len­cia de Capote (2005), un film que aborda un tema pare­cido, True Story logra tras­cen­der por su fas­ci­nante his­to­ria, buena rea­li­za­ción y meri­to­ria actua­ciónJorge Gut­man

Bus­cando un Tesoro Oculto

KUMIKO, THE TREA­SURE HUN­TER. Esta­dos Uni­dos, 2014. Un film de David Zellner

El relato de esta pelí­cula bien podría repre­sen­tar una secuela de un cele­brado film de los her­ma­nos Coen; sin embargo, per­te­nece al direc­tor David Zell­ner quien junto con su her­mano Nat­han Zell­ner con­ci­bie­ron el ori­gi­nal guión que sus­tenta a esta producción.

Rinko Kikuchi

Rinko Kiku­chi

En Fargo (1996), uno de los mejo­res títu­los de los Coen, hay una escena en donde el per­so­naje inter­pre­tado por Steve Bus­cemi entie­rra una valija plena de dinero en un lugar des­cam­pado cubierto de nieve y apar­tado del mundo ubi­cado en Mines­sota. Es así que cuando Kumiko (Rinko Kiku­chi), una mujer japo­nesa de 29 años viviendo en Tokio tiene oca­sión de ver ese film en un viejo VHS, con­funde reali­dad con fan­ta­sía y llega a la con­vic­ción de que el dinero guar­dado en el male­tín sigue oculto en el mismo lugar. Eso la incen­tiva para embar­carse en un viaje que la tras­la­dará a la tun­dra de Mines­sota en pro­cura del pre­ciado tesoro.

El guión se preo­cupa muy bien de retra­tar a su excén­trico per­so­naje cen­tral. De natu­ra­leza melan­có­lica, soli­ta­ria, ence­rrada en sí misma, ase­diada por su madre (Yumiko Hioki) por no estar aún casada y no muy satis­fe­cha del lugar en donde tra­baja, Kumiko carece de incen­ti­vos que tor­nen atrac­tiva su existencia.

Con un deta­llado mapa de Min­ne­sota obte­nido de una biblio­teca local y con un billete de de avión pagado con la tar­jeta de cré­dito que se apo­deró de la com­pa­ñía, Kumiko deja a su cone­jito de mas­cota y emprende el viaje a Esta­dos Uni­dos. Lle­gada a Min­nea­po­lis y con un mínimo cono­ci­miento de inglés que posee comienza una extra­va­gante y surrea­lista aven­tura donde no fal­tan algu­nos ama­bles encuen­tros con un ofi­cial turís­tico del aero­puerto (Nat­han Zell­ner), una viuda con­ver­sa­dora (Shir­ley Venard) y un poli­cía de muy buen cora­zón (David Zellner).

Aun­que en su parte final el relato se alarga un poco, eso no des­me­rece a este film hábil­mente ela­bo­rado que pre­sen­tando a un per­so­naje atí­pico y sin duda irrea­lista sabe ganarse el afecto del público, en gran parte por la huma­ni­dad y sen­si­bi­li­dad que Kiku­chi imprime a su silen­cioso personaje.

Visual­mente, el film es impe­ca­ble cap­tando los desola­dos pai­sa­jes ven­to­sos de Esta­dos Uni­dos por donde tran­sita Kumiko en la bús­queda del dinero oculto.

Con­clu­sión: Un film ori­gi­nal, bien hecho y valo­ri­zado por una nota­ble inter­pre­ta­ción cen­tral de Rinko KikuchJorge Gut­man

Com­ple­mento de la Selec­ción Ofi­cial del Fes­ti­val de Cannes

Cró­nica de Jorge Gutman

Las auto­ri­da­des del Fes­ti­val anun­cia­ron los títu­los que se incor­po­ran a la selec­ción ofi­cial anun­ciada el 16 de abril pasado. He aquí los fil­mes para cada una de las sec­cio­nes que la abarcan.

La lista de fil­mes en com­pe­ten­cia queda com­ple­tada con dos títu­los. . Uno de ellos es Chro­nic (México), el único de Amé­rica Latina que com­pite por la Palma de Oro; diri­gido por el direc­tor mexi­cano Michel Franco, está inter­pre­tado por Tim Roth y Bit­sie Tulloch y su tema se cen­tra en un enfer­mero que asiste a pacien­tes ter­mi­na­les. El otro film que com­pleta la lista de los 19 fil­mes com­pe­ti­ti­vos es The Valley of Love (Fran­cia) del nove­lista, direc­tor y actor Gui­llaume Nicloux, con la actua­ción de Isa­be­lle Hup­pert y Gérard Depar­dieu ani­mando a una ex pareja de dos acto­res que reci­ben una carta del hijo falle­cido con­vo­cán­do­los para que se reúnan en Death Valley, al este de California.

Isabelle Huppert y Gérard Depardieu en THE VALLEY OF LOVE

Isa­be­lle Hup­pert y Gérard Depar­dieu en THE VALLEY OF LOVE

De este modo son 19 las pelí­cu­las can­di­da­tas a la Palma de Oro. Como ya se anun­ció en enero pasado, el jurado está pre­si­dido por los her­ma­nos Joel y Ethan Coen y ade­más está inte­grado por la actriz espa­ñola Rossy de Palma, la come­diante y direc­tora fran­cesa Sop­hie Mar­ceau, la actriz bri­tá­nica Sienna Miller, la can­tante y com­po­si­tora Rokia Traoré de Mali, el cineasta mexi­cano Gui­llermo del Toro, el actor ame­ri­cano Jake Gyllen­haal y el joven rea­li­za­dor, guio­nista y actor cana­diense Xavier Dolan.

Karen Torres en ALIAS MARÍA

Karen Torres en ALIAS MARÍA

En la sec­ción Un Cer­tain Regard, cuyo jurado está pre­si­dido por Isa­be­lla Ros­se­llini se han incor­po­rado 5 títu­los, entre los mis­mos figura Alias María (Colom­bia), un drama de gue­rra del direc­tor José Luis Ruge­les, rela­tando la expe­rien­cia de una ado­les­cente gue­rri­llera, inter­pre­tada por Karen Torres, que observa el parto secreto del hijo de su coman­dante en tanto que debe deci­dir lo que hará con su pro­pio emba­razo. La pelí­cula inau­gu­ral es Ann (Japón) de la direc­tora japo­nesa Naomi Kawase sobre la amis­tad que se esta­blece entre un pana­dero y una vieja dama. Los tres fil­mes res­tan­tes son Ceme­tery of Splen­dour (Tai­lan­dia) del direc­tor Api­chat­pong Wee­ra­set­ha­kul que obtuvo la Palma de Oro en 2010; Taklub (Fili­pi­nas) de Bri­llante Men­doza, enfo­cando a sobre­vi­vien­tes del tifón Yolanda, un año des­pués del desas­troso fenó­meno; y Lamb (pri­mera pelí­cula de Etio­pía en la com­pe­ten­cia de este fes­ti­val) del novel rea­li­zaa­dor Yared Zeleke, sobre el vínculo de una niña de 9 años con una oveja que le sirve de com­pa­ñía permanente.

Syrus Shahidi en UNE HISTOIRE DE FOU

Syrus Shahidi en UNE HIS­TO­IRE DE FOU

El film que se adi­ciona a los títu­los de Pro­yec­cio­nes Espe­cia­les es Une his­to­ire de fou (Fran­cia) de Robert Gue­di­gian con Syrus Shahidi inter­pre­tando a un mucha­cho franco arme­nio que se vuelca al terro­rismo. En la sec­ción Pro­yec­cio­nes de Media­no­che la lista ori­gi­nal se com­pleta con el melo­drama sexual Love (Fran­cia) del rea­li­za­dor argen­tino Gas­par Noé.

LA GLACE ET LE CIEL

LA GLACE ET LE CIEL

La Glace et le ciel (Fran­cia) es el film fuera de com­pe­ten­cia que clau­su­rará el Fes­ti­val en la velada del 24 de mayo. Se trata de un docu­men­tal escrito y diri­gido por Luc Jac­quet, el osca­ri­zado rea­li­za­dor de March of the Pen­guins (2005) que siem­pre mani­festó espe­cial preo­cu­pa­ción por los pro­ble­mas que con­cier­nen al medio ambiente y la natu­ra­leza. En esta opor­tu­ni­dad Jac­quet evoca los des­cu­bri­mien­tos rea­li­za­dos por el emi­nente gla­ció­logo y cli­ma­tó­logo Claude Lorius, quien en 1957 viajó a la Antár­tida para estu­diar la com­po­si­ción de los gases inclu­si­vos del hielo polar y en 1965 fue el pri­mer cien­tí­fico que mani­festó su preo­cu­pa­ción por las con­se­cuen­cias del calen­ta­miento de nues­tro planeta.

Un jurado pre­si­dido por el rea­li­za­dor Abde­rrah­mane Sis­sako pre­miará al mejor de los 9 cor­to­me­tra­jes selec­cio­na­dos. La lista es la siguiente: Ave María (Palestina-Francia-Alemania) de Basil Kha­lil; Copain (Bél­gica) de Jan Roo­sens y Raf Roo­sens); Le Repas Domi­ni­cal (Fran­cia) de Céline Devaux; Love is Blind (Gran Bre­taña) de Dan Hodg­son; Patriot (Gran Bre­taña) de Eva Riley; Pre­sente Imper­fecto (Argen­tina) de Iair Said; Sali (Turquía-Francia) de Ziya­De­mi­rel; The Guests (Aus­tra­lia) de Shane Daniel­sen; y Waves’ 98 de Ely Dagher.

Fes­ti­val de Jazz de Mon­treal 2015


Cró­nica de Jorge Gutman

ESPEC­TACU­LOS EN SALA

Como un ape­ri­tivo de lo que ven­drá en la gran fiesta popu­lar que tiene lugar todos los años con el Fes­ti­val de Jazz de Mon­treal, sus orga­ni­za­do­res die­ron a cono­cer los espec­tácu­los que ten­drán lugar en varias salas de esta ciu­dad en oca­sión de la 36° edi­ción que comienza el 26 de junio y se pro­longa hasta el 5 de junio.

En su con­cierto inau­gu­ral (26 de junio, 19h, Mai­son Symp­ho­ni­que) se pre­sen­tará el trom­pe­tista Paolo Fresu, el ban­do­neo­nista Daniele Di Bona­ven­tura y las voces del con­junto A Filetta, ofre­ciendo música pro­ve­niente de la tra­di­ción de can­tos poli­fó­ni­cos de Córcega.

Como en edi­cio­nes ante­rio­res el fla­menco vuelve a pres­ti­giar este evento con el espec­táculo Lo Esen­cial. Este incom­pa­ra­ble género musi­cal nacido en Anda­lu­cía com­pla­cerá a todos los aman­tes de la música fla­menca teniendo en cuenta la pre­sen­cia de Luis de la Carrasca. El extra­or­di­na­rio can­taor estará rodeado por José Luis Domín­guez en la gui­ta­rra, Kadú Gómez como per­cu­sio­nista y las bai­la­ri­nas Ana Pérez y Kuky San­tiago (25 al 28 de junio, 19h, Cin­quième Salle).

Luis de la Carrasca

Luis de la Carrasca

En la Serie de Gran­des Con­cier­tos, el público ten­drá oca­sión de apre­ciar al famoso gui­ta­rrista Al Di Meola (26 de junio, 20h, Tea­tro Mai­son­neuve) quien se des­taca por su téc­nica impe­ca­ble; el artista se pre­sen­tará en un show deno­mi­nado Ele­gant Gypsy and More que forma parte de la gira que está empren­diendo este año. Entre otros con­cier­tos de la misma serie se incluye la Banda de Stan­ley Clarke (27 de junio, 20h, Tea­tro Mai­son­neuve); este céle­bre bajista y con­tra­ba­jista de Esta­dos Uni­dos cuya música está vin­cu­lada al jazz, abar­cando varia­dos esti­los como el funk, fusión y el post-bop, pre­sen­tará su nuevo álbum Up. No menos impor­tante será la pre­sen­cia del gran pia­nista Vic Vogel quien cele­brando su octo­gé­simo cum­plea­ños ven­drá acom­pa­ñado del Jazz Big Band; este con­cierto tiene un carác­ter nos­tál­gico por­que será el último que ofre­cerá el renom­brado músico y es por ello que estará rodeado de ami­gos e invi­ta­dos espe­cia­les (30 de junio, 20h, Tea­tro Maisonneuve).

Vic Vogel y EL JAZZ BIG BAND

Vic Vogel y EL JAZZ BIG BAND

El famoso trom­pe­tista ame­ri­cano Chris Botti es otra de las gran­des figu­ras del jazz que ven­drá al fes­ti­val para pre­sen­tar el reper­to­rio incluído en su último álbum Impres­sions, plena de melo­días román­ti­cas y que mere­ció el pre­mio Grammy en 2013 (27 de junio, 20h, Mai­son Symphonique).

Abdu­lahh Ibrahim, el más impor­tante pia­nista de Sudá­frica, se pre­sen­tará en tres con­cier­tos únicos. En el pri­mero de los mis­mos evi­den­ciará su talento actuando por sí solo (2 de julio, 19h). En la segunda pre­sen­ta­ción hará cono­cer su álbum Mukashi con temas musi­ca­les donde se entre­mez­clan melo­días sud­afri­ca­nas y japo­ne­sas y para orques­tar todo ello actuará con­jun­ta­mente con un flau­tista y un vio­lon­che­lista (3 de julio, 19h). En el último con­cierto de esta serie, Ibrahim inter­ven­drá con su pro­yecto Ekata creado en 1983: un sep­teto con ins­tru­men­tos de viento inter­pre­tando melo­días donde se fusiona la tra­di­ción musi­cal oral de Sudá­frica con la heren­cia vibrante de la de Duke Elling­ton y The­lo­nious Monk. (4 de julio, 19h). Las tres actua­cio­nes tie­nen lugar en la Sala Gesù.

El público ten­drá la oca­sión de asis­tir a un pro­grama tri­ple con la actua­ción de la pro­lí­fica can­tante y com­po­si­tora Lucinda Williams quien hará cono­cer su último álbum Down Where the Spi­rit Meets the Bone, plena de música soul. Su pre­sen­ta­ción será pre­ce­dida con la actua­ción del gui­ta­rrista ame­ri­cano Jus­tin Tow­nes Earle (3 de julio, 19h30, Wil­frid Pelle­tier). Mika, con­si­de­rado el rey de la música pop, pre­sen­tará su pró­ximo álbum No Place in Hea­ven en una velada que segu­ra­mente atraerá a un gran público (4 de julio, 19h30, Wil­frid Pelletier)

El renom­brado pia­nista y com­po­si­tor Oli­ver Jones ofre­cerá un con­cierto acom­pa­ñado del trío Pia­nos Came­leons inte­grado por Matt Hers­ko­witz, John Roney y Julie con un pro­grama de reper­to­rio clá­sico impreg­nado de los colo­res del jazz (5 de julio, 20h, Sala Duver­nay del Monu­ment National).

El espec­táculo de clau­sura cons­ti­tuye uno de los más aguar­da­dos dado que la pre­sen­cia del pres­ti­gioso con­junto Mon­treal Jubi­la­tion Gos­pel Choir es sinó­nimo de alta cali­dad artís­tica. Desde su fun­da­ción en 1982 el coro ha cose­chado gran­des elo­gios de público y crí­tica a nivel inter­na­cio­nal con su música espi­ri­tual que incluye moti­vos tra­di­cio­na­les como tam­bién con­tem­po­rá­neos donde se des­ta­can can­tos gre­go­ria­nos, cora­les de Bach, ora­to­rio, jazz moderno y música zulu (5 de julio, 19h, Mai­son Symphonique).

 Montreal Jubilation Gospel Choir

Mon­treal Jubi­la­tion Gos­pel Choir

Para obte­ner la lista com­pleta de todos los espec­tácu­los, así como los hora­rios y salas res­pec­ti­vas de repre­sen­ta­ción, el sitio a con­sul­tar es: www.montrealjazzfest.com o lla­mando al 514 – 871881