Un Ase­sino Serial

LA PRO­CHAINE FOIS JE VISE­RAI LE COEUR. Fran­cia, 2014. Un film escrito y diri­gido por Cédric Anger

Este film se basa en un caso real sobre acon­te­ci­mien­tos que estre­me­cie­ron a Fran­cia entre mayo de 1978 y abril de 1979 y que tuvo como pro­ta­go­nista al ase­sino serial Alain Lamare.

El guión del rea­li­za­dor, basado en el libro “Un assas­sin au-dessus de tout sou­pçon” (Un ase­sino por encima de toda sos­pe­cha), uti­liza cier­tas licen­cias para aco­mo­dar el relato a una his­to­ria de fic­ción donde Lamare es aquí rem­pla­zado por el per­so­naje de Frank Neuhart.

Guillaume Canet

Gui­llaume Canet

Desde las pri­me­ras esce­nas en donde se observa al con­duc­tor de un auto­mó­vil per­si­guiendo en horas noc­tur­nas y en una ruta cam­pes­tre a una joven en bici­cleta para vol­tearla con vio­len­cia, queda detec­tado que ese acto se debe a Franck (Gui­llaume Canet); un extraño sujeto que de día se desem­peña como gen­darme poli­cial y de noche actúa como un impla­ca­ble criminal.

El relato no man­tiene la intriga de otros fil­mes del género por­que para el público queda escla­re­cido desde un prin­ci­pio quién es el ase­sino. En cam­bio lo que trata de des­ta­car es la per­so­na­li­dad tor­tuosa de un indi­vi­duo que cuando no está en fun­cio­nes mues­tra un sen­ti­miento de intenso sufri­miento que en muchos casos se tra­duce en una auto­fla­ge­la­ción. Pero del mismo modo que en forma maso­quista llega a dis­fru­tar de su dolor, no tiene repa­ros en reco­ger a jóve­nes muje­res haciendo autos­top para luego eje­cu­tar­las sin piedad.

Lo que resulta intere­sante es el com­por­ta­miento que adopta Frank en el lugar de tra­bajo donde nadie sos­pe­cha de su per­sona y ade­más par­ti­cipa con sus cole­gas en la inves­ti­ga­ción de sus pro­pios crí­me­nes. Por aña­di­dura y jugando al gato y el ratón, en sus momen­tos de sole­dad se deleita enviando car­tas anó­ni­mas a sus supe­rio­res mani­fes­tando que seguirá matando a otras muje­res hasta el momento en que él sea asesinado.

Si bien su com­pleja per­so­na­li­dad queda bien des­cripta mos­trando su timi­dez, su mal­hu­mor en la mayor parte de su dia­ria rutina, así como su difi­cul­tad para rela­cio­narse con el sexo feme­nino, el film nunca explica cuá­les son las cau­sas que moti­van a este angus­tiado psi­có­pata para actuar de tal manera ni tam­poco ofrece ele­men­tos de su pasado para com­pren­der mejor su con­ducta ni menos aún su doble personalidad.

El rea­li­za­dor relata los hechos tal como han ocu­rrido sin expli­ca­ción de otra índole, cui­dando de man­te­ner la sobrie­dad en la expo­si­ción de los crí­me­nes. Si bien la pri­mera parte es la que ofrece un sus­penso satis­fac­to­rio, lo que con­ti­núa se vuelve un tanto repe­ti­tivo con­du­ciendo a la cap­tura del ase­sino en un final rela­tado precipitadamente.

Según los cré­di­tos fina­les, des­pués de eva­lua­cio­nes psi­quiá­tri­cas rea­li­za­das el cri­mi­nal fue con­si­de­rado irres­pon­sa­ble de sus actos por haber estado afec­tado de una rara enfer­me­dad men­tal; de este modo no llegó a ser juzgado.

Con­clu­sión: Sin ser un film excep­cio­nal, satis­face por la muy buena com­po­si­ción que Canet logra del cri­mi­nal, así como por la lograda recons­truc­ción de épocaJorge Gut­man

Misión Cum­plida

MIS­SION: IMPOS­SI­BLE – ROGUE NATION. Esta­dos Uni­dos, 2015. Un film escrito y diri­gido por Chris­top­her McQuarrie.

La famosa ley de los ren­di­mien­tos decre­cien­tes parece encon­trar una excep­ción en la fran­qui­cia de Misión Impo­si­ble. Des­pués de apre­ciar este quinto film de la serie, no hay hasta el momento nin­gún indi­cio de que la misma padezca de can­san­cio o decai­miento; por el con­tra­rio, su magia sigue per­du­rando debido a dos razo­nes importantes.

. Tom Cruise

Tom Cruise

En pri­mer lugar es nece­sa­rio pun­tua­li­zar que el direc­tor y escri­tor Chris­top­her McQua­rrie ha logrado dotar al relato con la sal y pimienta nece­sa­ria para que este capí­tulo supere al de las entre­gas ante­rio­res; en segundo tér­mino, el logro del film se debe a que Ethan Hunt con­ti­núa siendo carac­te­ri­zado por Tom Cruise, donde el popu­lar actor en lugar de actuar se des­per­so­na­liza de tal manera olvi­dando quién es en la vida real para asu­mir por com­pleto la deter­mi­na­ción, tena­ci­dad y valen­tía que anima a su personaje.

En lo que con­cierne al relato en sí mismo, el guión de McQua­rrie, enfoca a la IMF (Impos­si­ble Mis­sion Force) en un momento crí­tico de su exis­ten­cia cuando Alan Hun­ley, el direc­tor de la CIA (Alec Bald­win), decide des­man­te­larla dado que su actua­ción puede afec­tar la segu­ri­dad nacio­nal. Es ahí cuando Hunt acom­pa­ñado por Benji Dunn (Simon Pegg), el gran experto tec­no­ló­gico, y el ana­lista William Brandt (Jeremy Ren­ner), decide actuar en forma encu­bierta para tra­tar de per­se­guir al Sin­di­cato, una sinies­tra orga­ni­za­ción terro­rista inter­na­cio­nal lide­rada por Solo­mon Lane (Sean Harris) que tiene como obje­tivo sem­brar el caos mundial.

En este capí­tulo se pre­senta al per­so­naje de Ilsa Faust (Rebecca Fer­gu­son); se trata de una sen­sual dama mis­te­riosa que ha sido des­ca­li­fi­cada como agente del Ser­vi­cio de Inte­li­gen­cia Secreto de Gran Bre­taña y que ahora está infil­trada en el Sin­di­cato. Si bien Hunt llega a cono­cerla cuando ella logra sal­varlo de morir a manos de sus enemi­gos, su acti­tud ambi­gua crea la duda sobre si está dis­puesta a cola­bo­rar con él o si por el con­tra­rio sus leal­ta­des se vuel­can hacia la malé­fica orga­ni­za­ción; todo ello crea una efi­ciente intriga que se man­tiene en gran parte de este efi­ciente relato de espionaje.

El film ofrece momen­tos de gran emo­ción en donde se con­firma la com­pleta iden­ti­fi­ca­ción de Cruise con su per­so­naje. Así, entre las auda­ces esce­nas –en donde no se requi­rió la pre­sen­cia de un doble– figura una en que se lo ve a Hunt col­gado de la parte exte­rior de un avión en el momento en que el apa­rato des­pega y en donde se man­tiene sus­pen­dido durante varios minu­tos de vuelo en esa arries­gada posi­ción; otra exci­tante situa­ción tiene lugar cuando Hunt, en pro­cura de estra­té­gi­cos mate­ria­les, está obli­gado a sumer­girse bajo el agua sin poder res­pi­rar durante pro­lon­ga­dos minu­tos; a todo ello, cabe regis­trar la gran ten­sión creada en el aten­tado al Can­ci­ller de Aus­tria que tiene lugar en la Opera Esta­tal de Viena durante la repre­sen­ta­ción de “Turan­dot” de Puc­cini. Ade­más se puede apre­ciar secuen­cias espec­ta­cu­la­res durante las per­se­cu­cio­nes auto­mo­vi­lís­ti­cas y de moto­ci­cleta a cargo de nues­tro héroe y su equipo de cola­bo­ra­do­res en las calles y auto­pis­tas de Marruecos.

Cruise mere­ci­da­mente se gana la sim­pa­tía del público demos­trando que a pesar de haber supe­rado los 50 años toda­vía con­serva la sufi­ciente des­treza física, impulso, dina­mismo y exal­tante ener­gía como lo demues­tra con su diná­mica y absor­bente actua­ción. El resto del elenco cola­bora mag­ní­fi­ca­mente con el actor, mere­ciendo dis­tin­ción espe­cial la acer­tada par­ti­ci­pa­ción de Fer­gu­son, quien ade­más de man­te­ner una muy buena quí­mica con Cruise cons­ti­tuye una grata reve­la­ción como actriz exhi­biendo sus inme­jo­ra­bles con­di­cio­nes atléticas.

A tra­vés de dife­ren­tes esce­na­rios que inclu­yen las ciu­da­des de París, Casa­blanca, Lon­dres y Viena, el film se bene­fi­cia con la buena foto­gra­fía de Robert Els­wit tal como lo logró en el capí­tulo ante­rior de la serie.

Con­clu­sión: La ágil direc­ción de McQua­rrie y la mag­ní­fica actua­ción de Cruise con­tri­bu­yen al éxito de este logrado film de entre­te­ni­miento.  Jorge Gut­man

Los Pri­me­ros Títu­los Anun­cia­dos del TIFF 2015

Cró­nica de Jorge Gut­man

En la pri­mera con­fe­ren­cia de prensa que tuvo lugar el 28 de julio, Piers Hand­ling, CEO y direc­tor del Toronto Inter­na­tio­nal Film Fes­ti­val, y Came­ron Bai­ley, direc­tor artís­tico del evento, anti­ci­pa­ron algu­nos de los títu­los que inte­gra­rán la pro­gra­ma­ción del mismo en la cua­dra­gé­sima edi­ción que se desa­rro­llará entre el 10 y 20 de sep­tiem­bre. Los 49 títu­los anun­cia­dos inclu­yen a direc­to­res con­sa­gra­dos inter­na­cio­nal­mente así como tam­bién a popu­la­res acto­res. Eso de nin­gún modo impide la pro­yec­ción de fil­mes per­te­ne­cien­tes a nue­vos rea­li­za­do­res de dife­ren­tes rin­co­nes del mundo.

Helen Mirren en EYE IN THE SKY

Helen Mirren en EYE IN THE SKY

Entre los pri­me­ros 15 fil­mes selec­cio­na­dos que par­ti­ci­pa­rán en la sec­ción Gala se encuen­tra Demo­li­tion (Esta­dos Uni­dos) del rea­li­za­dor cana­diense Jean-Marc Vallée que inau­gu­rará el Fes­ti­val en pre­miere mun­dial; su tema enfoca el drama de un exi­toso ban­quero (Jake Gyllen­haal) que al haber per­dido a su esposa en un acci­dente auto­mo­vi­lís­tico tra­tará de recons­truir su vida y demo­ler su pasado con la ayuda de una mujer (Naomi Watts) que llega a cono­cer y su hijo (Judah Lewis). En Eye In The Sky (Gran Bre­taña) de Gavin Hood, tam­bién en pre­miere mun­dial, se ten­drá opor­tu­ni­dad de juz­gar nue­va­mente a la extra­or­di­na­ria actriz Helen Mirren quien anima a una impor­tante ofi­cial del ser­vi­cio de inte­li­gen­cia bri­tá­nico que tiene como misión la cap­tura de un peli­groso grupo de terro­ris­tas en Nairobi.

Des­pués de haber ganado este año el Oscar a la mejor actriz, Julianne Moore retorna en el estreno mun­dial de Freeheld (Esta­dos Uni­dos) donde el rea­li­za­dor Peter Sollett narra la ver­da­dera his­to­ria de Lau­rel Hes­ter, una detec­tive poli­cial de New Jer­sey diag­nos­ti­cada con un cán­cer de pul­món incu­ra­ble, que lucha para con­se­guir que su pen­sión –dura­mente ganada– le sea con­ce­dida a Sta­cie Andree (Ellen Page) quien es su colega y la mujer que ama. En Legend (Gran Bre­taña) de Brian Hel­ge­land, el actor Tom Hardy anima por par­tida doble a los her­ma­nos melli­zos Reg­gie y Ron Kray, infa­mes mafio­sos que con sus andan­zas delic­ti­vas ate­rro­ri­za­ron la ciu­dad de Lon­dres en los años 60.

Julie Delpi y Karin Viard en LOLO

Julie Delpy y Karin Viard en LOLO

Julie Delpy vuelve al cine en su doble con­di­ción de rea­li­za­dora e intér­prete con Lolo (Fran­cia), una come­dia satí­rica ambien­tada en París donde ade­más de Delpi actúan Karin Viard y Dany Boon. El direc­tor Atom Ego­yan pre­sen­tará Remem­ber (Canadá), un drama que narra la his­to­ria de un hom­bre anciano que trata de hacer jus­ti­cia cuando des­cu­bre que el guar­dián nazi que ase­sinó a su fami­lia 70 años atrás aún vive; el impor­tante elenco está enca­be­zado por Chris­top­her Plum­mer y Mar­tin Lan­dau. Rid­ley Scott diri­gió The Mar­tian (Esta­dos Uni­dos), un estreno mun­dial que enfoca a un astro­nauta (Matt Damon) que habiendo que­dado a la deriva en el pla­neta Marte trata de sobre­vi­vir y ape­lar a su ima­gi­na­ción para poder retor­nar a la Tie­rra. En carác­ter de pri­mi­cia mun­dial se verá The Pro­gram (Gran Bre­taña) del direc­tor Step­hen Frears, cuya his­to­ria se cen­tra en el ascenso y la caída en des­gra­cia del famoso ciclista Lance Arms­trong; el elenco incluye los nom­bres de Ben Fos­ter, Dus­tin Hoff­man, Chris O’Dowd y Gui­llaume Canet.

Christopher Plummer en REMEMBER

Chris­top­her Plum­mer en REMEMBER

Los res­tan­tes títu­los de Gala son Beeba Boys (Canadá) de Deepa Mehta, The Dress­ma­ker (Aus­tra­lia) de Jocelyn Moort­house, For­sa­ken (Canadá) de Jon Cas­sar, Hyena Road (Canadá) de Paul Gross, The Man Who Knew Infi­nity (Gran Bre­taña) de Matt­hew Brown, Sep­tem­bers Of Shi­raz (Esta­dos Uni­dos) de Wayne Blair y Sto­ne­wall (Esta­dos Uni­dos) de Roland Emmerich.

Gael García Bernal en DESIERTO

Gael Gar­cía Ber­nal en DESIERTO

Entre las 34 pelí­cu­las anun­cia­das en la sec­ción Spe­cial Pre­sen­ta­tions se encuen­tran dos pro­ve­nien­tes de Amé­rica Latina. Una de ellas es el estreno mun­dial de Desierto (México) de Jonas Cua­rón; este drama enca­be­zado por el popu­lar actor Gael Gar­cía Ber­nal y Jef­frey Dean Mor­gan con­si­dera el tema de la migra­ción a tra­vés de un grupo de tra­ba­ja­do­res indo­cu­men­ta­dos que atra­viesa una desolada región de la fron­tera entre México y Esta­dos Uni­dos. El otro film lati­noa­me­ri­cano es El Club (Chile) de Pablo Larraín que obtuvo el Oso de Plata en el último fes­ti­val de Ber­lin; la acción se ubica en una casa de un remoto pue­blo donde habita un grupo de sacer­do­tes escon­di­dos por la igle­sia cató­lica como con­se­cuen­cia de abu­sos sexua­les come­ti­dos durante el régi­men militar.

Des­pués de 6 años de ausen­cia Michael Moore retorna con Where To Invade Next (Esta­dos Uni­dos), que se exhi­birá por pri­mera vez en este evento. Según se anti­cipa, este gran docu­men­ta­lista sigue uti­li­zando su carac­te­rís­tico tono pro­vo­ca­tivo y no exento de iró­nico humor para efec­tuar una crí­tica de su país que a fin de man­te­ner una maqui­na­ria indus­trial mili­tar y con­ser­var su hege­mo­nía mun­dial adopta una polí­tica bélica cues­tio­na­ble. Beasts Of No Nation (Esta­dos Unidos-Ghana) de Cary Fuku­naga es un drama que narra la vida de un niño sol­dado (Abraham Attah) en un país afri­cano no mencionado.

En Colo­nia (Alemania-Luxemburgo-Francia) el rea­li­za­dor Flo­rian Gallen­ber­ger relata la his­to­ria de Lena y Daniel (Emma Wat­son, Daniel Brühl), una joven pareja que se ve envuelta en el golpe mili­tar chi­leno de 1973. La his­to­ria de amor ins­pi­rada en la vida de los artis­tas Lili Elbe y Gerda Wege­ner es con­si­de­rada en The Danish Girl (Gran Bre­taña), film de Tom Hoo­per e inter­pre­tado por Ali­cia Vikan­der y Eddie Red­mayne quien obtuvo este año el Oscar al mejor actor.

Maggie Smith en THE LADY IN THE VAN

Mag­gie Smith en THE LADY IN THE VAN

La vete­rana gran actriz inglesa Mag­gie Smith regresa al cine en The Lady In The Van (Esta­dos Unidos-Gran Bre­taña) de Nicho­las Hyt­ner; se trata de la adap­ta­ción de la obra tea­tral de Alan Ben­nett, en la que Smith había par­ti­ci­pado; ella anima a Miss Shep­herd, una dama que esta­ciona su fur­go­neta en el camino de entrada del escri­tor y allí se queda para vivir durante 15 años. El muy buen actor, guio­nista y rea­li­za­dor Tom McCarthy retorna con Spotlight (Esta­dos Uni­dos) que cuenta la his­to­ria ver­da­dera de la inves­ti­ga­ción lle­vada a cabo por el dia­rio Bos­ton Globe cuyos perio­dis­tas reve­la­ron los abu­sos sexua­les de meno­res que tuvie­ron lugar en la igle­sia cató­lica de Bos­ton y que habían sido encu­bier­tos por las altas jerar­quías ecle­siás­ti­cas de la ciu­dad; par­ti­ci­pan en su elenco Mark Ruf­falo, Michael Kea­ton, Rachel McA­dams y Stan­ley Tucci, entre otros cono­ci­dos actores.

Elsa Zylberstein y Jean Dujardin en UN PLUS ONE

Elsa Zyl­bers­tein y Jean Dujar­din en UN PLUS ONE

Con­si­de­ra­ble expec­ta­tiva des­pierta el estreno mun­dial de Trumbo (Esta­dos Uni­dos) donde el direc­tor Jay Roach se cen­tra en la per­sona del renom­brado guio­nista y escri­tor Dal­ton Trumbo (Bryan Crans­ton) que fue colo­cado en la lista negra de Holly­wood por sus con­vic­cio­nes polí­ti­cas. Del popu­lar direc­tor Claude Lelouch se verá en pri­mi­cia mun­dial Un Plus Une que se anti­cipa como una come­dia ini­ciá­tica donde un com­po­si­tor de música de pelí­cu­las (Jean Dujar­din) que se encuen­tra en la India por razo­nes de tra­bajo llega a cono­cer a una mujer (Elsa Zyl­bers­tein) con quien vivirá una increí­ble aventura.

Den­tro de esta sec­ción habrán de exhi­birse varias pelí­cu­las estre­na­das en Can­nes, inclu­yendo las pre­mia­das Dhee­pan (Palma de Oro) de Jac­ques Audiard, Son Of Saul (Gran Pre­mio del Jurado) de László Nemes y The Lobs­ter (Pre­mio del Jurado) Tam­bién estre­na­das en Can­nes se verán Sica­rio de Denis Ville­neuve, Lau­der Than Bombs de Joa­chim Trier y Youth de Paolo Sorrentino.

En los pró­xi­mos días el TIFF dará a cono­cer nue­vos títu­los que par­ti­ci­pa­rán en las dife­ren­tes sec­cio­nes de la muestra.

Para una lista com­pleta de todos los fil­mes anun­cia­dos pre­sione aquí 

Con Máximo Realismo

SOUTH­PAW. Esta­dos Uni­dos, 2015. Un film de Antoine Fuqua

Aun­que South­paw reúne las carac­te­rís­ti­cas de un film depor­tivo, el rea­li­za­dor Antoine Fuqua relata un drama fami­liar enfo­cando a un hom­bre exi­toso que al ver repen­ti­na­mente su vida trun­cada trata en lo posi­ble de recons­truirla y reco­brar el amor de su hija.

Jake Gyllenhaal

Jake Gyllen­haal

La his­to­ria gira en torno de Billy Hope (Jake Gyllen­haal), un cam­peón de boxeo de peso liviano que al comen­zar el film derrota a su con­trin­cante en el ring del Madi­son Square Gar­den, agre­gando un nuevo triunfo a su bri­llante carrera. Su vida de fami­lia no podría ser más dichosa teniendo a su lado a Mau­reen (Rachel McA­dams), una esposa amante que se preo­cupa por él con máxima abne­ga­ción, ade­más de Leila (Oona Lau­rence) la hija de 11 años que siente un enorme cariño por ambos; viviendo en una sun­tuosa resi­den­cia, todo parece son­reírle a este depor­tista. Con todo, Mau­reen se man­tiene alerta hacién­dole ver a Billy que debiera recon­si­de­rar su futuro como boxea­dor teniendo en cuenta que tanto su téc­nica de ata­que empleada como la agre­si­vi­dad natu­ral del boxeo pue­den con el tiempo pro­du­cirle gra­ves daños en su cere­bro. Todo cam­bia para este triun­fa­dor cuando en una fiesta de cari­dad rea­li­zada en un hotel, recibe la pro­vo­ca­ción de Miguel Esco­bar (Miguel Gómez), un joven boxea­dor; el feroz alter­cado que se pro­duce entre ambos con­duce a que Mau­reen resulte mor­tal­mente herida como con­se­cuen­cia de una bala perdida.

De allí en más el des­tino de Billy se vuelve som­brío donde al que­dar devas­tado por la pér­dida de su esposa ya no tiene mayor inte­rés en su pro­fe­sión, aun­que siente que debe retor­nar al ring para hacer frente a sus nece­si­da­des finan­cie­ras; en un encuen­tro orga­ni­zado por su pro­mo­tor (Cur­tis Jack­son), durante el desa­rro­llo del mismo y como con­se­cuen­cia de su arre­bato, ataca al árbi­tro moti­vando que su licen­cia como pugi­lista sea revo­cada. Para peor, su des­con­tro­lada con­ducta y la tenen­cia de un arma hacen que pierda tem­po­ral­mente la cus­to­dia de su hijita quien es rele­gada a los ser­vi­cios sociales.

Fun­da­men­tal­mente la segunda parte del film está des­ti­nada a ilus­trar el modo en que este hom­bre aba­tido y caído en los abismo infer­na­les de la deses­pe­ra­ción trata de remon­tar la difí­cil cuesta y recu­pe­rar a su que­rida Leila que es lo más impor­tante de su vida; en su intento, logra una segunda opor­tu­ni­dad en su pro­fe­sión gra­cias a la buena volun­tad demos­trada por la nobleza de un entre­na­dor de boxeo (Forrest Whitaker).

Si bien el guión de Kurt Sut­ter puede ado­le­cer de cier­tos momen­tos bor­deando el melo­drama, el relato que está narrado en forma clá­sica llega a dis­tin­guirse por diver­sos fac­to­res, entre ellos el del rea­li­za­dor y el de su protagonista.

Fuqua, quien per­so­nal­mente es un dedi­cado boxea­dor, se ha preo­cu­pado por todos los deta­lles nece­sa­rios para que el film adqui­riese el mayor rea­lismo posi­ble en lo que hace a este deporte, habiendo con­tado para tales pro­pó­si­tos con la ase­so­ría del pres­ti­gioso entre­na­dor Terry Claybon.

Gyllen­haal brinda con su extra­or­di­na­ria y mag­né­tica carac­te­ri­za­ción, la mejor inter­pre­ta­ción de su carrera, asu­miendo física y emo­cio­nal­mente las viven­cias de un ver­da­dero boxea­dor; su pre­sen­cia eleva con­si­de­ra­ble­mente los valo­res de este film. El elenco que lo secunda es tam­bién enco­mia­ble; así, durante el breve tiempo que McA­dams está en pan­ta­lla ella ofrece total con­vic­ción de su per­so­naje como la per­fecta guía y con­se­jera de su marido. No menos impor­tante es la par­ti­ci­pa­ción de Whi­ta­ker como el sen­si­ble men­tor e ins­pi­ra­dor de Billy quien con su entre­na­miento llega a con­ver­tirlo en un boxea­dor más paciente y sose­gado; igual­mente digno de des­ta­car es la actua­ción de Lau­rence como la pre­coz e inte­li­gente hijita que motiva algu­nos de los momen­tos más emo­ti­vos del film, como los del reen­cuen­tro con su padre, cuando lo ve nue­va­mente boxear o bien visi­tando la tumba de su madre.

La direc­ción de Fuqua satis­face ple­na­mente, sobre todo en los últi­mos minu­tos del relato donde la con­tienda pugi­lís­tica de Billy y Esco­bar que tiene lugar en Las Vegas adquiere inusi­tada ten­sión frente a las exci­tan­tes carac­te­rís­ti­cas de una pelea en donde no puede deter­mi­narse cómo la misma habrá de culminar.

Más allá de un film depor­tivo, este entre­te­nido y emo­tivo relato enfa­tiza el derro­tero de un hom­bre que tra­tando de resu­ci­tar de sus ceni­zas encuen­tra en el amor por su hija y el recuerdo de su esposa el camino de su reden­ción. Jorge Gut­man

El Gran Impostor

UN HOMME IDÉAL. Fran­cia, 2014. Un film de Yann Gozlan.

La apro­pia­ción de una iden­ti­dad dife­rente resulta un tema bas­tante fami­liar tra­tado por el cine donde surge en la memo­ria el ejem­plo del mag­ní­fico film de René Cle­ment Plein Soleil (1960) con Alain Delon en base a la novela de Patri­cia Highs­mith. Al vol­ver sobre este tópico el direc­tor Yann Goz­lan ha cui­dado que Un Homme Idéal ofrezca ele­men­tos que lo dis­tin­gan o dife­ren­cien de los otros fil­mes ya vis­tos; en este caso su apuesta resultó ganadora.

Pierre Niney

Pie­rre Niney

El guión de Goz­lan, Gui­llaume Lemans y Gré­goire Vig­ne­ron enfoca a Mat­hieu (Pie­rre Niney), de 25 años de edad quien tra­baja en una com­pa­ñía de mudan­zas pero cuya aspi­ra­ción es ser escri­tor. Des­pués de que una novela que escri­bió ha sido recha­zada para su publi­ca­ción por parte de las prin­ci­pa­les empre­sas edi­to­ras de Fran­cia, se le pre­senta sor­pre­si­va­mente una gran opor­tu­ni­dad. Eso sucede cuando en su tra­bajo le corres­ponde mudar las cajas que se hallan en el depar­ta­mento de un hom­bre anciano que acaba de morir y encuen­tra un manus­crito escrito por el des­a­pa­re­cido en donde relata las peri­pe­cias de un sol­dado fran­cés que par­ti­cipó en la gue­rra de Arge­lia. Ni corto ni pere­zoso, Mat­hieu asume su auto­ría y cuál será su sor­presa cuando una impor­tante edi­to­rial, impre­sio­nada por su con­te­nido resuelve publicarlo.

Repen­ti­na­mente, Mat­hieu logra una gran popu­la­ri­dad al ser elo­giado por la crí­tica que cali­fica al libro como una obra lite­ra­ria de excep­cio­nal cali­dad; entre sus admi­ra­do­res se encuen­tra Alice (Ana Girar­dot), una joven experta en lite­ra­tura quien ade­más de apre­ciar su tra­bajo se con­vierte en su novia sin sos­pe­char de la impos­tura come­tida. Tres años des­pués y de visita en la her­mosa resi­den­cia que sus futu­ros sue­gros (Andre Mar­con, Vale­ria Cava­lli) poseen en la riviera fran­cesa, el joven comienza a sen­tir el acoso de la edi­to­rial que lo urge para que le entre­gue urgen­te­mente el borra­dor de su segundo libro, por el que se le había anti­ci­pado una impor­tante suma de dinero. El pro­blema está en que nues­tro héroe ni siquiera comenzó a redac­tar la nueva novela al sen­tirse blo­queado por la enorme expec­ta­tiva que generó su supuesto pri­mer trabajo.

Con una exce­lente inter­pre­ta­ción de Niney, este actor trans­mite con­vin­cen­te­mente la inmensa angus­tia y deses­pe­ra­ción del impos­tor. Con todo, el mérito mayor le corres­ponde a Goz­lan quien ha logrado man­te­ner un exce­lente sus­penso al rela­tar cómo los acon­te­ci­mien­tos se van pre­ci­pi­tando sobre el usur­pa­dor cuando llega el momento en que se encuen­tra arrin­co­nado por su men­tira. Con una ten­sión en cre­ciente aumento y ape­lando a un estilo refi­nado que demues­tra un gran domi­nio de la cámara, el rea­li­za­dor ha logrado un psi­co­ló­gico film negro que logra impac­tar dra­má­ti­ca­mente al pro­pio tiempo que cons­ti­tuye un entre­te­ni­miento de cali­dad supe­rior al pro­me­dio del género. Aun­que su última parte resiste un poco la cre­di­bi­li­dad, esta obje­ción no alcanza a des­me­re­cer la cali­dad del relato que con su paté­tico, triste e iró­nico desen­lace colma amplia­mente las expec­ta­ti­vas depo­si­ta­das en el mismo.

Con­clu­sión: Deci­di­da­mente, un film reco­men­da­ble.  Jorge Gut­man