El Amor Sacu­dido por la Guerra

SOLEIL DE PLOMB / THE HIGH SUN (Zviz­dan). Croacia-Eslovenia-Serbia, 2015. Un film escrito y diri­gido por Dali­bor Matanic.

Teniendo como esce­na­rio la región de los Bal­ca­nes que fue aso­lada por una triste gue­rra étnica en la década del 90, el rea­li­za­dor y guio­nista croata Dali­bor Mata­nic ofrece tres emo­ti­vos rela­tos román­ti­cos entre una ser­bia y un croata que se desa­rro­lla a tra­vés de dos déca­das. Aun­que cada his­to­ria es dife­rente, sus per­so­na­jes pro­ta­gó­ni­cos son inter­pre­ta­dos por los mis­mos acto­res per­mi­tiendo apre­ciar cómo los mis­mos ros­tros van cam­biando de expre­sión y sen­ti­miento en los dife­ren­tes momen­tos de tiempo en que se desa­rro­lla la acción.

Goran Markovic y Tihana Lazovic

Goran Mar­ko­vic y Tihana Lazovic

El pri­mer epi­so­dio trans­cu­rre en 1991, poco antes de la desin­te­gra­ción de Yugos­la­via, donde son bien evi­den­tes las ani­mo­si­da­des exis­ten­tes que aflo­ran entre aldeas veci­nas de dife­rente ori­gen étnico. En ese marco nos encon­tra­mos con Jelena (Tihana Lazo­vic) e Iván (Goran Mar­ko­vic) dos jóve­nes adul­tos que se aman inten­sa­mente y se dis­po­nen a dejar sus res­pec­ti­vas aldeas para par­tir con des­tino a un lugar más tran­quilo y menos sujeto a las res­pec­ti­vas pre­sio­nes fami­lia­res. Sin embargo el her­mano de Jelena (Dado Cosic) que recién se incor­poró al ejér­cito trata de evi­tar que eso ocu­rra. Con un dra­má­tico desen­lace, el direc­tor demues­tra de qué manera el viru­lento odio impe­rante entre ser­bios y croa­tas des­truye las ilu­sio­nes de Jelena e Ivan.

El segundo seg­mento acon­tece en 2001 cuando la gue­rra ya ha con­cluido aun­que las rui­nas de las pobla­cio­nes afec­ta­das por las bom­bas cons­ti­tu­yen un dolo­roso tes­ti­mo­nio de lo acon­te­cido. Cuando Natasha (Lazo­vic) y su madre (Nives Ivan­ko­vic) retor­nan a su aldea en que vivían encon­trando que su casa quedó seria­mente afec­tada, con­tra­tan a Ante (Mar­ko­vic), un joven para que la repare; sin embargo, Natasha resiente la pre­sen­cia de Ante por­que no puede olvi­dar que su gente ase­sinó a su her­mano durante la gue­rra. Con todo, y a pesar de que un apa­sio­nado encuen­tro íntimo se pro­duce entre ambos, resulta impo­si­ble que el poten­cial romance pueda con­cre­tarse. Este epi­so­dio es el más tenso y logrado poniendo cla­ra­mente de relieve cómo las cica­tri­ces de la vio­lenta gue­rra y los amar­gos ren­co­res que aún per­sis­ten impi­den la recon­ci­lia­ción de los pueblos.

El ter­cer capí­tulo se desa­rro­lla en 2011 cuando comienza a notarse una recu­pe­ra­ción física y eco­nó­mica de la región. El relato trans­cu­rre en el pue­blo de Tro­gir, ubi­cado en Croa­cia, donde Luka (Mar­ko­vic), des­pués de cierto tiempo ausente, regresa tem­po­ral­mente para visi­tar a sus padres; Al pro­pio tiempo y remor­dido de culpa decide salir al encuen­tro de Marija (Lazo­vic), la ex novia ser­bia a quien había aban­do­nado en estado de emba­razo y trata de vol­ver a ella y a su hijito en pro­cura de redención.

Con una narra­tiva que no decae a lo largo del metraje el direc­tor ha logrado un sólido relato donde sus tres his­to­rias guar­dan ade­cuada cohe­sión y per­mi­ten asis­tir a la evo­lu­ción y reac­ción de los per­so­na­jes a tra­vés del pasaje del tiempo. Entre otro de los ele­men­tos que valo­riza al film es la muy buena y variada com­po­si­ción que Lazo­vic y Mar­ko­vic logran de sus tres res­pec­ti­vos per­so­na­jes. Igual­mente Impor­tante es la buena foto­gra­fía de Marko Brdar cap­tando la lumi­no­si­dad del verano en que trans­cu­rren las tres his­to­rias como mani­fiesto con­traste del con­texto en que se desa­rro­llan. Así tam­bién se dis­tin­gue el aporte musi­cal de Alen y Nenad Sin­kauz que actúa como ele­mento de tran­si­ción entre los dis­tin­tos perío­dos y alcanza espe­cial rele­van­cia en una mag­ní­fica secuen­cia de fiesta tecno del último capítulo.

El film de Mata­nic es impor­tante por­que al mos­trar los con­flic­tos y secue­las de la gue­rra que se gestó en una espe­cí­fica región euro­pea, su con­te­nido tiene vali­dez uni­ver­sal; bas­ta­ría obser­var de qué manera la com­bi­na­ción de fac­to­res polí­ti­cos, reli­gio­sos y nacio­na­lis­tas que afec­tan a la hora actual a dife­ren­tes luga­res del mundo genera sen­ti­mien­tos nega­ti­vos de con­fron­ta­ción e into­le­ran­cia que deni­gran la con­di­ción del género humano. De todos modos, el direc­tor trata de ser opti­mista dejando la puerta abierta con una luz de espe­ranza para la recon­ci­lia­ción y el amor; prueba de ello es que tres de los paí­ses afec­ta­dos por el con­flicto –Croa­cia, Eslo­ve­nia y Ser­bia– han aunado sus esfuer­zos para copro­du­cir este emo­tivo film. Jorge Gut­man

La Jus­ti­cia Evasiva

ONE FLOOR BELOW. Rumania-Francia-Alemania, Sue­cia, 2015. Un film de Radu Muntean

Nue­va­mente el cine rumano ofrece otra grata sor­presa con One Floor Below del direc­tor rumano Radu Mun­tean. La ori­gi­nal his­to­ria pone a prueba el modo en que la jus­ti­cia puede resul­tar eva­siva con res­pecto a la vera­ci­dad de los hechos pro­du­ci­dos, tal como aquí se refleja.

Teodor Corban

Teo­dor Corban

Teo­dor Cor­ban da vida a Sandu Patrascu, un indi­vi­duo de mediana edad viviendo en Buca­rest y sin ras­gos espe­cia­les para defi­nirlo, salvo el seña­lar que tiene una fami­lia inte­grada por su esposa Olga (Oxana Mora­vec) y su hijo ado­les­cente Matei (Ionut Bora). Cuando un día, des­pués de haber paseado a su perro, regresa a su hogar subiendo las esca­le­ras del edi­fi­cio en que habita para lle­gar al ter­cer piso, oye que en el depar­ta­mento del segundo piso se pro­duce una vio­lenta dis­cu­sión entre un hom­bre y una mujer. Sin dar mayor impor­tan­cia a esa refriega, todo pro­si­gue nor­mal­mente para Patrascu hasta que al día siguiente se entera que la mujer del piso de abajo ha sido ase­si­nada. A pesar de que tiene la con­vic­ción de que Vali (Iulian Postel­nicu), el hom­bre con el que la difunta com­par­tía el depar­ta­mento ha sido el cri­mi­nal, cuando la poli­cía inte­rroga a Patrascu éste mani­fiesta no haber oído nada. De ahí en más, comen­zará a tra­ba­jar la con­cien­cia de este hom­bre cuando piensa que de haber inter­ve­nido en su momento se hubiese podido evi­tar el crimen.

Debido a que Vali es cons­ciente de que Patrascu conoce la ver­dad aun­que no la reveló a las auto­ri­da­des, el relato adquiere pro­gre­siva ten­sión cuando el ase­sino comienza a entro­me­terse en su vida fami­liar, con­vir­tién­dose de ese modo en una latente ame­naza. Sin ade­lan­tar más sobre el deve­nir de los acon­te­ci­mien­tos, la his­to­ria demues­tra cómo la cobar­día de un hom­bre hacién­dose invo­lun­ta­ria­mente cóm­plice del ase­sino, per­mite que un cri­men quede impune donde de esta manera los con­cep­tos de ver­dad, moral y culpa aflo­ran con máxima intensidad.

La exce­lente puesta en escena se apre­cia a lo largo del metraje, donde a tra­vés de un enfo­que mini­ma­lista y acu­diendo a pla­nos lar­gos Mun­tean va escu­dri­ñando el com­por­ta­miento y la diná­mica que se esta­blece entre sus per­so­na­jes. Con un com­pe­tente elenco que otorga rea­lismo a lo que se está pre­sen­ciando y den­tro de un clima de mode­rado pero efec­tivo sus­penso, el relato resulta posi­ti­va­mente absorbente.

A pesar de no exis­tir un fuerte impacto dra­má­tico o un final con­clu­yente, el film es de todos modos meri­to­rio por haber des­cripto acer­ta­da­mente los dis­cu­ti­bles valo­res éticos de su prin­ci­pal per­so­naje que –según la visión del rea­li­za­dor– repre­senta a la socie­dad en su con­junto que aún se encuen­tra arrai­gada a cier­tos vicios de su reciente pasado his­tó­rico. Jorge Gut­man

Cinco Her­ma­nas en Prisión

MUS­TANG. Francia-Turquía-Alemania, 2015. Un film de Deniz Gamze Erguven

Un relato hon­da­mente femi­nista expo­niendo la situa­ción que atra­viesa la mujer en el marco de un sis­tema patriar­cal insen­si­ble es lo que se apre­cia en Mus­tang a tra­vés de la sen­si­ble visión de la direc­tora Deniz Gamze Erguven.

La his­to­ria de la rea­li­za­dora con la cola­bo­ra­ción de la co-guionista Alice Wino­cur trans­cu­rre en un remoto pue­blo ubi­cado a ori­llas del Mar Negro donde viven cinco her­ma­nas huér­fa­nas de variada edad –entre la puber­tad y la adolescencia-; la mayor de ellas es Sonay (Ilayda Akdo­gan), y en suce­sivo orden des­cen­dente le siguen Selma (Tugba Sun­gu­ro­glu), Ece (Elit Iscan), Nur (Doga Zey­nep Dogus) y Lale (Gunes Nezihe Sen­soy) que es la menor y la que se ocupa de narrar el film.

Las cinco hermanas

Las cinco hermanas

Des­pués del último día del ciclo esco­lar, las her­ma­nas se apres­tan a dis­fru­tar ple­na­mente el verano que se apro­xima; así, un buen día dis­traen su tiempo paseando por la playa y cha­pu­ceando en el agua con algu­nos com­pa­ñe­ros de la escuela. Esa inocente acti­tud de haber tenido con­tacto con jóve­nes del sexo opuesto es objeto de seve­ras crí­ti­cas por parte de la abuela (Nihal Kol­das) res­pon­sa­ble de su cui­dado y más aún por el severo tío (Ayberk Pek­can) quien imbuido de rígi­das ideas con­ser­va­do­ras juzga la acti­tud de las jóve­nes como un acto inmo­ral pro­pio de pros­ti­tu­tas. La pri­mera medida adop­tada por el tío es some­ter a las niñas a un exa­men médico para estar con­ven­cido de que man­tie­nen intacta su vir­gi­ni­dad. El segundo y más drás­tico paso es ence­rrar­las en la casa, supri­mir­les cual­quier forma de comu­ni­ca­ción con el mundo exte­rior ya sea a tra­vés de compu­tado­res o telé­fo­nos y ade­más reem­pla­zar la acti­vi­dad esco­lar con lec­cio­nes de cocina para que estando bien pre­pa­ra­das para las tareas domés­ti­cas pue­dan fácil­mente encon­trar futu­ros maridos.

A pesar de la serie­dad del tema, en donde no fal­tará una nota trá­gica, la rea­li­za­dora ha tra­tado de con­tar esta his­to­ria con livian­dad evi­tando que el film des­borde en un dra­món lacri­mó­geno. Si bien es cierto que la pri­sión a la que las jóve­nes están con­fi­na­das no deja de ser dra­má­tica, sus per­so­na­li­da­des vita­les, des­bor­dan­tes y con un tem­pe­ra­mento lo sufi­cien­te­mente incen­dia­rio como para resis­tir el cas­tigo impuesto, motiva que de uno u otro modo pue­dan sos­la­yar el encie­rro donde en una de las oca­sio­nes asis­ten con un grupo feme­nino a un par­tido de fútbol.

Sin adop­tar una acti­tud bur­lona, la direc­tora expone el modo en que las fami­lias de la aldea con hijos sol­te­ros son invi­ta­das a la casa de las chi­cas para que la abuela y el tío pue­dan ubi­car al can­di­dato ideal para casar­las, comen­zando por Sonay por ser la mayor. Con un inusi­tado rea­lismo vemos que en estas “serias reunio­nes” cada her­mana es ofre­cida resal­tando sus valo­res de buena ama de casa, lista para asu­mir el rol de buena esposa y dis­puesta a obe­de­cer incon­di­cio­nal­mente a su cón­yuge. A tra­vés de este cua­dro surrea­lista, uno pare­ce­ría estar asis­tiendo a un mer­cado donde los ven­de­do­res tra­tan de ven­der sus mer­can­cías a los poten­cia­les com­pra­do­res enfa­ti­zando el buen nivel de cali­dad del pro­ducto ofrecido.

Intere­sante es la cir­cuns­tan­cia de que el film trans­cu­rra en Tur­quía, un país que con una gran diver­si­fi­ca­ción regio­nal, man­tiene zonas en donde pre­do­mina un mar­cado con­ser­va­do­rismo que se opone al secu­la­rismo exis­tente en los prin­ci­pa­les núcleos urba­nos, inclu­yendo a Estam­bul, la impor­tante capi­tal que gra­vita como cen­tro cul­tu­ral y fron­te­rizo entre las cos­tum­bres occi­den­ta­les y orientales.

Lo que se observa en esta his­to­ria es des­afor­tu­na­da­mente triste y real, donde Gamze Ergu­ven sutil­mente evitó con­si­de­ra­cio­nes de natu­ra­leza reli­giosa; aun­que es bien sabido, que muchas de las nor­mas pre­va­le­cien­tes pue­den ser atri­bui­das a la reli­gión musul­mana, el pro­blema aquí plan­teado acon­tece en el marco de otras creen­cias donde la mujer queda rele­gada a un segundo plano, sujeta a la volun­tad de un patriar­cado hipó­crita y cruel. A pesar de todo, la inten­ción de la rea­li­za­dora es demos­trar –ejem­pli­fi­cando el com­por­ta­miento de las pro­ta­go­nis­tas de este relato– que hoy día existe por parte de las nue­vas gene­ra­cio­nes feme­ni­nas una firme acti­tud en no dejarse domi­nar, humi­llar y man­te­ner a toda prueba una posi­ción valiente y fun­da­men­tal­mente eman­ci­pa­dora de la cul­tura arcaica domi­nante. Es por esa razón que la direc­tora deno­minó “Mus­tang” a esta pelí­cula al alu­dir meta­fó­ri­ca­mente a los caba­llos cima­rro­nes que dota­dos de gran resis­ten­cia y for­ta­leza cabal­gan sal­va­je­mente en el oeste ame­ri­cano en pro­cura de libertad.

Aparte de la esme­rada rea­li­za­ción, el film sor­prende gra­ta­mente por la fres­cura y natu­ra­li­dad impresa a sus per­so­na­jes cen­tra­les carac­te­ri­za­dos por actri­ces no pro­fe­sio­na­les con la única excep­ción de Elit Escane.

Vaya una nota al mar­gen para con­cluir esta reseña. Es alta­mente sig­ni­fi­ca­tivo que a pesar de tra­tarse de una copro­duc­ción, esta pelí­cula es en todo sen­tido emi­nen­te­mente turca; sin embargo el país se negó a some­terla para optar al Oscar de la mejor pelí­cula extran­jera; en su lugar Fran­cia –por ser uno de los paí­ses copro­duc­to­res– deci­dió pre­sen­tarla a la Aca­de­mia de Holly­wood. Así, Mus­tang es uno de los cinco títu­los nomi­na­dos, donde el 28 de febrero se deve­lará al gana­dor. Más allá que obtenga o no el codi­ciado tro­feo, éste es un valioso film de incon­di­cio­nal reco­men­da­ción que dig­ni­fica la con­di­ción feme­nina. Jorge Gut­man

Clá­si­cos Fil­mes en For­mato Digital

THE GREAT DIGI­TAL FILM FES­TI­VAL

Por sép­timo año con­se­cu­tivo Cine­plex ofre­cerá a tra­vés de selec­cio­na­dos cines de Canadá el deno­mi­nado Gran Fes­ti­val de Fil­mes Digi­ta­les.

THE GREAT DIGITAL FILM FESTIVALDesde el 5 hasta el 11 de febrero, el público ten­drá opor­tu­ni­dad de vol­ver a ver o bien de apre­ciar por pri­mera vez en la gran pan­ta­lla algu­nos fil­mes clá­si­cos per­te­ne­cien­tes mayor­mente a los géne­ros de cien­cia fic­ción, fan­ta­sía y del deno­mi­nado “cine de culto”, pre­sen­ta­dos por pri­mera vez en el for­mato digital.

El fes­ti­val de este año incluye títu­los muy recor­da­dos como Dirty Harry, Ghost­bus­ters, Incep­tion, True Romance y espe­cial­mente Mad Max: Fury Road que para muchos crí­ti­cos ha sido con­si­de­rado como uno de los mejo­res fil­mes de 2015.

He aquí la lista completa:

    • Beverly Hills Cop (1984)
    • Big Trou­ble in Little China (1986)
    • Dirty Harry (1971)
    • From Dusk Till Dawn (1996)
    • Ghost­bus­ters (1984)
    • Incep­tion (2010)
    • Laby­rinth (1986)
    • Loo­per (2012)
    • Mad Max: The Road Warrior (1981) y Mad Max: Fury Road (2015)
    • Runa­way Train (1985)
    • Sere­nity (2005)
    • Star Trek 2: Wrath of Khan (1982) y Star Trek: Into Dark­ness (2013)
    • The Dark Crys­tal (1982)
    • The Thing (1982)
    • True Romance (1993
Clint Eastwood en DIRTY HARRY

Clint East­wood en DIRTY HARRY

Tom Hardy en MAD MAX. FURY ROAD

Tom Hardy en MAD MAX. FURY ROAD

      Las salas par­ti­ci­pan­tes son las siguientes:

Bri­tish Columbia

        • Cine­plex Cine­mas Langley
        • Sco­tia­bank Thea­tre Vancouver
        • Sil­ver­City Vic­to­ria Cinemas

Alberta

        • Sco­tia­bank Thea­tre Chi­nook (Cal­gary, AB)
        • Sco­tia­bank Thea­tres Edmonton

Sas­kat­che­wan

        • Cine­plex Cine­mas Regina
        • Sco­tia­bank Thea­tre Sas­ka­toon and VIP

Mani­toba

        • Sil­ver­City Polo Park Cine­mas (Win­ni­peg, MB)

Onta­rio

        • Sil­ver­City Ancas­ter Cinemas
        • Sil­ver­City New­mar­ket Cinemas
        • Galaxy Cine­mas Guelph
        • Cine­plex Odeon Gar­di­ners Road Cine­mas (Kings­ton, ON)
        • Sil­ver­City Lon­don Cinemas
        • Cine­plex Cine­mas Court­ney Park (Mis­sis­sauga, ON)
        • Cine­plex Cine­mas Ottawa
        • Cine­plex Cine­mas Scarborough
        • Sil­ver­City Sud­bury Cinemas
        • Sil­ver­City Thun­der Bay Cinemas
        • Sco­tia­bank Thea­tre Toronto
        • Galaxy Cine­mas Waterloo
        • Cine­plex Odeon Devons­hire Mall Cine­mas (Wind­sor, ON)

Que­bec

        • Cinéma Ban­que Sco­tia Montreal

Pro­vin­cias Atlánticas

          • Sco­tia­bank Thea­tre St. John’s
          • Cine­plex Cine­mas Park Lane (Hali­fax, NS)

Este fes­ti­val asume un carác­ter popu­lar dado el pre­cio módico de $ 6.99 por cada film inclu­yendo un des­cuento adi­cio­nal de 10% si se com­pran 2 a 4 entra­das y de 15% cuando se adquie­ren entra­das para 5 o más fil­mes. Para obte­ner infor­ma­ción adi­cio­nal sobre los fil­mes exhi­bi­dos, los res­pec­ti­vos hora­rios para cada uno de los cines y/o bien para la com­pra de entra­das, pre­sione aquí

Una Mor­daz Sátira Teatral

LES LIA­SONS DAN­GE­REU­SES

En otra de las pro­duc­cio­nes del Natio­nal Thea­tre trans­mi­ti­das desde el tea­tro Don­mar Warehouse de Lon­dres, el público ten­drá opor­tu­ni­dad de juz­gar Les Lia­sons Dan­ge­reu­ses. Ësta es una pieza de tea­tro deci­di­da­mente fresca y agra­da­ble de con­tem­plar a pesar de su con­te­nido amo­ral. La misma tiene su ori­gen en la novela epis­to­lar de Cho­der­los de Laclos publi­cada hacia fina­les del siglo 18 en donde que­dan expues­tas las andan­zas de un per­verso dúo de la nobleza fran­cesa de ese enton­ces. Sin embargo es en 1985 cuando Chris­top­her Ham­pton resuelve adap­tarla dán­dole un bri­llo inigua­lado al punto tal que hoy día se le atri­buye la auto­ria de la misma.

Janet McTeer y Dominique West (Foto de Johan-Persson)

Janet McTeer y Domi­ni­que West (Foto de Johan-Persson)

¿A qué se debe la popu­la­ri­dad de esta obra? Sin duda a la auda­cia que Ham­pton imprime a la novela a tra­vés de dife­ren­tes situa­cio­nes escé­ni­cas donde a tra­vés de diá­lo­gos mor­da­ces que­dan expues­tos los ingre­dien­tes libi­di­no­sos de dos seres que uti­li­zan el sexo como un cruel meca­nismo de venganza.

En una breve sinop­sis, la obra gira en torno a la intriga for­jada por la mar­quesa de Mer­teuil quien resuelve ven­garse de su ex amante al saber que habrá de des­po­sar a Cécile Volan­ges, una joven inocente recién salida del con­vento: al sen­tirse des­pe­chada, ella le pro­pon­drá al liber­tino viz­conde de Val­mont –quien tiempo atrás fue otro de sus aman­tes– para que seduzca a Cécile des­po­ján­dola de su vir­gi­ni­dad antes de su enlace.

Morfydd Clark y Janet-McTeer (Foto de Johan-Persson)

Morfydd Clark y Janet-McTeer (Foto de Johan-Persson)

Sin embargo, Val­mont tiene otros pla­nes como el de con­quis­tar a Madame de Tour­vel, una mujer casada de inta­cha­ble moral, sin sos­pe­char que en el plan dia­bó­lico con­ce­bido come­te­ría el gran error de lle­gar a enamorarse.

Como una mor­daz sátira donde el juego falso del amor se entre­mez­cla con la mani­pu­la­ción, el deseo, la trai­ción y el pode­roso imán de la sexua­li­dad, esta pieza –no exenta de un ácido humor– está muy lejos de ase­me­jarse a las obras de vode­vil del tea­tro fran­cés; por el con­tra­rio, den­tro un tono de apa­rente come­dia demues­tra hasta qué punto la mani­pu­la­ción y un cruel maquia­ve­lismo son capa­ces de infli­gir serios daños a terceros.

Elaine Cassidy (Foto de Johan-Persson)

Elaine Cas­sidy (Foto de Johan-Persson)

La pieza está diri­gida por Josie Rourke y el elenco está inte­grado por Domi­ni­que West en el rol del muje­riego Val­mont, Janet McTeer en el papel de la intri­gante y cínica mar­quesa Mer­teuil, Elaine Cas­sidy anima a Madame de Tour­vel en tanto que Morfydd Clark inter­preta a la inocente Cécile.

La trans­mi­sión en directo se efec­tuará en cines selec­cio­na­dos del cir­cuito Cine­plex el 28 de enero y se vol­verá a difun­dir el 27 de febrero. Para infor­ma­ción adi­cio­nal sobre hora­rios y salas per­ti­nen­tes pre­sione aquí.