Romeo y Julieta

BRA­NAGH THEA­TRE LIVE

La com­pa­ñía tea­tral de Ken­neth Bra­nagh está actual­mente repre­sen­tando en el tea­tro Garrick del West End de Lon­dres la pieza Romeo and Juliet. Este trá­gico drama román­tico de William Sha­kes­peare escrito en 1597 es junto a Ham­let y Mac­beth una de las obras más popu­la­res repre­sen­ta­das mundialmente. .

(Lily James. (Foto de Johan Persson)

(Lily James. (Foto de Johan Persson)

La his­to­ria de amor prohi­bido de los jóve­nes aman­tes per­te­ne­cien­tes a fami­lias enemi­gas y su devas­ta­dora con­se­cuen­cia está inter­pre­tada en los roles cen­tra­les por Richard Mad­den y Lily James con la direc­ción escé­nica de Ken­neth Bra­nagh y Rob Ashfor.

La pre­sente pro­duc­ción está ambien­tada en la década del 50 en la Ita­lia de pos­gue­rra y en la adap­ta­ción del relato rea­li­zada para la pre­sente oca­sión hay un aspecto intere­sante para resal­tar con res­pecto al per­so­naje de Mer­cu­tio –el gran amigo y con­fi­dente de Romeo-; aquí está inter­pre­tado por el vete­rano actor Derek Jacobi de 77 años de edad, lo que pone en evi­den­cia la exis­ten­cia de un gap gene­ra­cio­nal que no existe en la ver­sión ori­gi­nal de la pieza.

Lily James. (Foto de Johan Persson)

Lily James. (Foto de Johan Persson)

El elenco com­pleto incluye en orden alfa­bé­tico a Marisa Beren­son, Jack Col­grave Hirst, Tom Han­son, Matt­hew Hawks­ley, Derek Jacobi, Lily James„ Tay­lor James, Ansu Kabia, Richard Mad­den, Racheal Ofor, Nikki Patel, Chris Por­ter, Zoë Rai­ney, Michael Rouse, Meera Syal, Sam Valen­tine y Kathryn Wilde.

Los dise­ños de pro­duc­ción están a cargo de Chris­top­her Oram, la ilu­mi­na­ción per­te­nece a Howard Hud­son y el sonido a Chris­top­her Schutt.

Esta pro­duc­ción será difun­dida en alta defi­ni­ción el 7 de julio en las salas cana­dien­ses per­te­ne­cien­tes al cir­cuito de exhi­bi­ción CINE­PLEX. Cabe seña­lar que la trans­mi­sión a los cines de esta pieza es diri­gida por Ben­ja­min Caron, quien recien­te­mente tam­bién diri­gió la difu­sión de The Winter’s Tale.

Para infor­ma­ción sobre los tea­tros que trans­mi­ti­rán esta obra y los hora­rios loca­les per­ti­nen­tes pre­sione aquí

Ambi­cio­nes Que Matan

A PLACE IN THE SUN

Den­tro del marco de la serie de Films Clá­si­cos que pre­senta CINE­PLEX, la pró­xima pelí­cula que será exhi­bida es A Place In The Sun del direc­tor George Ste­vens. El film que se cono­ció en 1951, con­si­de­rado como uno de los más impor­tan­tes títu­los de la his­to­ria del cine del pasado siglo, está basado en el libro de Theo­dore Drei­ser An Ame­ri­can Tra­gedy donde su autor se ins­piró en un hecho verí­dico acon­te­cido en 1906 en el estado de Nueva York.

Shelley Winters y Montgomery Clift

She­lley Win­ters y Mont­go­mery Clift

Ade­más de haber con­tado con un elenco de impor­tan­tes y popu­la­res acto­res de la época, el film que en espa­ñol se deno­mina Ambi­cio­nes que Matan se carac­te­riza por su meticu­losa rea­li­za­ción en donde cada deta­lle fue rigu­ro­sa­mente con­tro­lado por Ste­vens, las exce­len­tes actua­cio­nes de Eli­za­beth Tay­lor, Mont­go­mery Clift y She­lley Win­ters en los pape­les cen­tra­les y, sobre todo, por la natu­ra­leza dra­má­tica del relato espe­cial­mente por su tema que con­cen­tra la per­ma­nente aten­ción desde la pri­mera hasta la última escena.

Elizabeth Taylor y Montgomery Clift

Eli­za­beth Tay­lor y Mont­go­mery Clift

La his­to­ria gira en torno de George East­man (Clift), un joven de humilde ori­gen que logra ser empleado en la fábrica tex­til de su tío Char­les (Her­bert Heyes). Aun­que las nor­mas de la usina esta­ble­cen estric­tas reglas que impi­den la rela­ción sen­ti­men­tal entre sus emplea­dos, Char­les se vin­cula con Alice Tripp (Win­ters) que per­te­nece a su misma con­di­ción social.

El con­flicto que impulsa el desa­rro­llo de la his­to­ria se pro­duce cuando en una fiesta ofre­cida por su tío conoce a Angela Vickers (Tay­lor), una her­mosa y mimada joven de la alta socie­dad. La dife­ren­cia de clase no es esco­llo para que surja un apa­sio­nado romance entre ellos. Sin embargo, el obs­táculo se pro­duce cuando Alice le hace saber a George que está emba­ra­zada y lo apre­mia para que se case con ella. En la medida que él no ha sen­tido más que una atrac­ción sexual hacia su com­pa­ñera de tra­bajo, unido al hecho de que su amor hacia Angela le per­mite asu­mir que podrá mejo­rar su con­di­ción social y lograr que el sueño ame­ri­cano se con­vierta en reali­dad, el joven urde un plan para des­li­garse de Alice que final­mente lo con­du­cirá a un camino de autodestrucción.

Esta remar­ca­ble pelí­cula podrá verse en los cines de CINE­PLEX el 10, 20 y 25 de Julio. Para infor­ma­ción adi­cio­nal pre­sione aqui

Encuen­tro de Dos Desconocidos

2 NIGHTS TILL MOR­NING. Finlandia-Lituania, 2015. Un film escrito y diri­gido por Mikko Kuparinen

Una pelí­cula muy bien fil­mada y eje­cu­tada por el rea­li­za­dor y guio­nista fin­lan­dés Mikko Nou­siai­nen es lo que se apre­cia en 2 Nights Till Mor­ning. Con una his­to­ria sen­ci­lla y sin nece­si­dad de acu­dir a sofis­ti­ca­dos efec­tos espe­cia­les es posi­ble cons­ta­tar cómo se puede lograr un buen relato sobre una aven­tura román­tica de escasa duración.

En el bar de un hotel de Vil­nius donde ambos se hos­pe­dan se pro­duce el encuen­tro oca­sio­nal de dos des­co­no­ci­dos. Ella es Caro­line (Marie-Josée Croze), una arqui­tecta de 40 años de edad que vive en París y que se encuen­tra en la ciu­dad por razo­nes de tra­bajo donde pro­longó su esta­día por un día y al siguiente debe par­tir de regreso; él es Jaakko (Mikko Nou­sia­ni­nen), un DJ fin­lan­dés que debe efec­tuar una pre­sen­ta­ción al día siguiente. La con­ver­sa­ción entre ellos no puede ser muy fluida por­que Caro­line mani­fiesta igno­rar el inglés, que podría ser la len­gua común de comu­ni­ca­ción; en todo caso la barrera del idioma no cons­ti­tuye un obs­táculo para que ambos pue­dan enten­derse y así ella acep­tar pasar la noche en la habi­ta­ción de Jaakko.

Marie-Josée Croze y Mikko Nousianinen

Marie-Josée Croze y Mikko Nousianinen

La acción se tras­lada a la mañana siguiente donde una erup­ción vol­cá­nica sur­gida en Islan­dia pro­duce una nube de ceni­zas que llega a los paí­ses bál­ti­cos moti­vando a que el espa­cio aéreo per­ma­nezca cerrado; con los vue­los can­ce­la­dos, el encuen­tro de Caro­line y Jaakko se pro­longa más allá de lo espe­rado; al mismo tiempo ella demues­tra que domina el inglés, cau­sando natu­ral sor­presa en su oca­sio­nal compañero.

En el affaire sur­gido ambos son cons­cien­tes de que se trata de un vínculo efí­mero; sin embargo eso no impide que huma­na­mente pue­dan conec­tarse ínti­ma­mente donde cada uno brinda a la otra parte deta­lles de su vida per­so­nal; de ese modo se llega a saber que él es padre de un niño en Fin­lan­dia en tanto que Caro­line le revela que en Fran­cia vive en pareja con Céline (Arly Jover) quien aguarda su regreso.

Aun­que la his­to­ria rela­tada diste de ser ori­gi­nal, cier­tos giros ines­pe­ra­dos gene­ran sor­pre­sas que man­tie­nen la aten­ción del espec­ta­dor. Fun­da­men­tal­mente, lo que aquí tras­ciende es el modo en que el rea­li­za­dor des­cribe a sus com­ple­jos per­so­na­jes refle­jando su evo­lu­ción durante las pocas horas que trans­cu­rren en común y des­ta­cando sus vir­tu­des y defec­tos. Todo ello es logrado gra­cias a las sen­si­bles inter­pre­ta­cio­nes de Croze y Nou­sia­ni­nen quie­nes apro­ve­chan los mati­ces y suti­le­zas con­te­ni­dos en el melan­có­lico e intros­pec­tivo guión de Kupa­ri­nen para trans­mi­tir sus emo­cio­nes. Lejos de la acción que brin­dan los blo­ck­bus­ters de Holly­wood, el público selec­tivo tiene la opor­tu­ni­dad de juz­gar un film sólido y atra­yente. Jorge Gut­man

Dos Tram­po­sos Productores

Cró­nica de Jorge Gut­man

THE PRO­DU­CERS. Libro: Mel Brooks y Tho­mas Meehan. Música y Letra: Mel Brooks. Direc­ción Escé­nica: Anisa Came­ron. Direc­ción Musi­cal: Nick Bur­gess.Tra­duc­ción al Idish del libro: Mariam Hoff­man. Tra­duc­ción al Idish de la letra de las can­cio­nes: Rai­sel Can­dib y Aron Gons­hor. Coreó­grafo: Jonat­han Pat­ter­son. Esce­no­gra­fía: Jeremy Gor­da­neer. Diseño del Ves­tua­rio: Louise Bou­rret. Ilu­mi­na­ción: Luc Prai­rie. Diseño del Sonido: Peter Balov. Elenco por orden alfa­bé­tico: Step­hen Booth, Sam Bou­cher, Her­bert Browns­tein, Mit­chell Browns­tein, Arie­lle Buch-Frohlich, Danie­lle Buch, Toby Clark, Bai­ley Cohen-Krichevsky, Chloé Edwards, Paula Wolf­man Frank, Janet Gar­maise, Anna­bel Gut­herz, Helen Gwiazda, Nicola Han­chet, Renée Hod­gins, Amber Jonas, Kas­sie Kar­dos, Judy Kenigs­berg, Betty Kis Marer, Ryan Klig­man, Naomi Kraj­den, Elan Kunin, Emma Loe­rick, Gabriel Mahar­jan, Jeanne Motulsky, Jonat­han Pat­ter­son, Karyn Pellatt-Caron, Jonah Pres­ser, Robert Pres­ser, Step­hen Maclean Rogers, Alisha Ruiss, Mikey Samra, Bran­don Sch­wartz, Han­nah Shef­fren, Bever­ley Sil­ver­man, Kenny Stein, Sam Stein, Ari Ster­lin, Miranda Tuwaig y Corina Vin­ce­lli. Dura­ción: 2 horas 50 minu­tos (inclu­yendo un entre­acto de 20 minu­tos.) Repre­sen­ta­cio­nes: Hasta el 10 de julio de 2016 en la sala prin­ci­pal del Segal Cen­tre (www.segalcentre.org)

La com­pa­ñía del Cen­tro Segal con­cluye su tem­po­rada 2016 – 2017 con la pieza musi­cal de Mel Brooks The Pro­du­cers. En un esfuerzo con­junto con la par­ti­ci­pa­ción de la Dra­ma­tic Society de Cȏte Saint-Luc se ha logrado un espec­táculo que no tiene des­per­di­cio alguno.

Mikey Samra y Sam Stein (Foto de Andree Lanthier).

Elan Kunin, Mikey Samra y Sam Stein (Foto de Andrée Lanthier).

Esta come­dia musi­cal que habiendo sido estre­nada en Broad­way en 2001 logró el récord de 12 pre­mios Tony, es por pri­mera vez repre­sen­tada en idish. Es por eso que antes de juz­gar sus valo­res intrín­se­cos es nece­sa­rio elo­giar el extra­or­di­na­rio resul­tado obte­nido con la tra­duc­ción efec­tuada de los diá­lo­gos y la letra de los núme­ros musi­ca­les a dicho idioma; en tal sen­tido no sola­mente se ha man­te­nido el espí­ritu de la ver­sión ori­gi­nal sino que ade­más ha sido cap­tado el con­ta­gioso humor judío que carac­te­riza a las ope­re­tas musi­ca­les de dicha lengua.

Sam Stein y Mikey Samra (Foto de Andree Lanthier)

Mikey Samra y Sam Stein (Foto de Andrée Lanthier)

Esta sátira musi­cal se basa en la pelí­cula de igual nom­bre que diri­gió Brooks en 1968; en la misma se siguen los pasos de dos pro­duc­to­res tea­tra­les: Max Bialys­tock (Sam Stein), un vete­rano empre­sa­rio de Broad­way, y su apo­ca­doo con­ta­dor Leo Bloom (Mikey Samra). Ambos con­ci­ben un plan para vol­verse millo­na­rios recau­dando 2 millo­nes de dóla­res de poten­cia­les inver­so­res para pro­du­cir el peor musi­cal que alguna vez haya sido mon­tado en Broad­way; la obra selec­cio­nada lleva como título “Spring­time for Hitler”” (Pri­ma­vera para Hitler) y dada su pésima cali­dad ellos están con­ven­ci­dos de que bajará de car­tel inme­dia­ta­mente y así ambos podrán que­darse con el dinero sobrante recau­dado anti­ci­pa­da­mente. Sin embargo nada resulta de acuerdo a lo pla­neado por­que la pieza logra un reso­nante éxito de crí­tica y público y como con­se­cuen­cia de ello los dos embau­ca­do­res deben vér­se­las con las auto­ri­da­des impo­si­ti­vas por el fraude que han urdido.

Sam Stein y Mikey Samra (Foto de Andree-Lanthier)

Sam Stein y Mikey Samra (Foto de Andrée Lanthier)

En esen­cia, el humor irre­ve­rente y pro­fano de The Pro­du­cers logró con­quis­tar al público de los dife­ren­tes luga­res donde ha sido repre­sen­tada; algo simi­lar ha ocu­rrido con los espec­ta­do­res de Mon­treal, a juz­gar por la gran ova­ción brin­dada en la velada de estreno que tuvo lugar esta semana; a decir ver­dad, los aplau­sos han sido amplia­mente merecidos.

Uno de los fac­to­res que con­tri­buye al éxito de la pre­sente pro­duc­ción es la ima­gi­na­tiva puesta escé­nica de Anisa Came­ron que supo superar el incon­ve­niente de dis­po­ner de un redu­cido esce­na­rio al haber con­se­guido que el espec­táculo luzca bri­llante, al mejor estilo de Broad­way. Lo cierto es que ella le impri­mió un ritmo fluido y tam­bién supo extraer lo mejor de su mul­ti­ta­len­toso elenco.

Sam Stein, Mikey Samra y Compañía (Foto de Andree Lanthier)

Sam Stein, Mikey Samra y Com­pa­ñía (Foto de Andrée Lanthier)

Como uno de los dos pro­ta­go­nis­tas Sam Stein vuelca una sor­pren­dente ener­gía logrando una his­trió­nica carac­te­ri­za­ción del vete­rano empre­sa­rio Bialys­tok que a toda costa quiere seguir siendo “El Rey de Broad­way” y lo expresa can­tando con brío Keneg Fun Broad­way. A su lado, Mikey Samra impre­siona favo­ra­ble­mente como el tímido Bloom que anhela con­ver­tirse en pro­duc­tor; tam­bién demues­tra agi­li­dad en la inter­pre­ta­ción de can­cio­nes y bai­les logrando man­te­ner una buena quí­mica con Stein. Risas a gra­nel des­pierta Elan Kunin como el neo­nazi e his­té­rico autor ger­mano de la obra que se mon­tará en Broad­way y está impa­ga­ble en el número músi­cal Haben Sie Gehoert Das Deut­che Band así como inter­pre­tando Der Guten Tag Hop-Clop junto a Max y Leo. Jonat­han Pat­ter­son se des­taca como el inepto direc­tor escé­nico gay Roger De Bris ofre­ciendo gra­cia y sim­pa­tía en el número musi­cal Keep It Gay; por su parte Ryan Klig­man se luce como su afe­mi­nado asis­tente Car­men Ghia. Final­mente, Alisha Ruiss atrae como la rubia y sen­sual Ulla que logra hacer batir el cora­zón de Bloom.

Ade­más de los ele­men­tos men­cio­na­dos, el espec­táculo es igual­mente resal­tado por la exce­lente labor del coreó­grafo Jonat­han Pat­ter­son en la coreo­gra­fía de los núme­ros musi­ca­les así como por el vis­toso ves­tua­rio dise­ñado por Louise Bou­rret y la ade­cuada esce­no­gra­fía de Jeremy Gor­dan­ner que per­mite que los cam­bios escé­ni­cos se reali­cen en con­ta­dos segundos.

De lo que ante­cede, puede seña­larse que esta pro­duc­ción reúne todos los ele­men­tos nece­sa­rios para que se con­vierta en una expe­rien­cia tea­tral de nota­ble cali­dad artística.

Que­rida Madre

MIA MADRE. Italia-Francia, 2015. Un film de Nanni Moretti

Des­pués de algu­nos años de ausen­cia, el popu­lar direc­tor ita­liano Nanni Moretti regresa al cine ofre­ciendo un film donde el humor soca­rrón se entre­mez­cla con el tono dra­má­tico como es la inmi­nente desa­pa­ri­ción de un ser que­rido. Aun­que este último tra­bajo del rea­li­za­dor no alcance la gran­deza de sus obras mayo­res, como Caro Dia­rio (1993) o La Stanza del Figlio (2001) por la que obtuvo la Palma de Oro, de todos modos Mia Madre se des­taca por su gran cali­dez y riqueza emocional.

Si en el film lau­reado en Can­nes tra­taba magis­tral­mente el duelo de los padres enfren­tando la desa­pa­ri­ción pre­ma­tura de un hijo, aquí Moretti vuelca aspec­tos de su vida per­so­nal ins­pi­rán­dose en los tris­tes momen­tos vivi­dos durante la etapa de post pro­duc­ción de su pre­ce­dente pelí­cula Habe­mus Papam (2011) cuando per­dió a su madre.

Margherita Buy y John Turturro

Marghe­rita Buy y John Turturro

En un sen­ci­llo pero efec­tivo guión que le per­te­nece junto a Fran­cisco Pic­colo y Valia San­te­lla, el rea­li­za­dor uti­liza como su alter ego al per­so­naje de Marghe­rita, mag­ní­fi­ca­mente inter­pre­tado por Marghe­rita Buy. Ella anima a una direc­tora de cine tem­pe­ra­men­tal, con una buena dosis de neu­ro­sis y muy absorta en sí misma; en el momento en que se la ve debe lidiar con varios pro­ble­mas a la vez, entre ellos su cri­sis de pareja, algu­nas dife­ren­cias meno­res con su hija ado­les­cente (Bea­trice Man­cini) pero sobre todo el tener que afron­tar emo­cio­nal­mente la con­di­ción de su madre (gran tra­bajo de Giu­lia Laz­za­rini) quien seria­mente enferma y hos­pi­ta­li­zada, va dete­rio­rán­dose física y men­tal­mente. A todo eso, su her­mano mayor Gio­vanni (inter­pre­tado por Moretti), igual­mente cons­ter­nado por la enfer­me­dad de su pro­ge­ni­tora, opta por dejar su tra­bajo para poder estar a su lado.

Simul­tá­nea­mente, el guión intro­duce al film den­tro de otro dado que Marghe­rita está en plena fil­ma­ción de una nueva pelí­cula; com­pro­me­tida con un cine de con­te­nido social, la direc­tora aborda la resis­ten­cia impuesta por los tra­ba­ja­do­res de una fábrica por los des­pi­dos masi­vos ini­cia­dos. En la fic­ción del film en rodaje el nuevo dueño de la empresa es desem­pe­ñado por Barry Hug­gins (John Tur­tu­rro), un actor ame­ri­cano ego­cén­trico y capri­choso que es inca­paz de memo­ri­zar los diá­lo­gos del libreto; su excén­trico com­por­ta­miento genera algu­nos de los momen­tos más reide­ros de Mia Madre.

Moretti apela a una forma sen­ci­lla de narra­ción, sin un enfo­que aca­dé­mico o solemne que torne com­pli­cado ni tam­poco didác­tico a su relato; a pesar del drama que se desa­rro­lla como telón de fondo, él opta por la sobrie­dad evi­tando car­gar las tin­tas para no abru­mar al espec­ta­dor. Lo que más tras­ciende de este tierno y deli­cado film es la sen­si­bi­li­dad del cineasta para resal­tar sus valo­res huma­nos a tra­vés del amor que Marghe­rita y su her­mano sien­ten por la pro­ge­ni­tora que se les está yendo. Al pro­pio tiempo, el film cons­ti­tuye un con­mo­ve­dor tri­buto que el cineasta brinda a su que­rida madre des­a­pa­re­cida; por si eso fuese la única razón, sin duda alguna ame­rita su visión. 
Jorge Gut­man