La Tra­ge­dia de Guernica

GUER­NICA. España, 2016. Direc­ción de Koldo Serra. Dis­tri­bu­ción: Sony Pic­tu­res Home Entertainment

Pre­sen­tado en el último fes­ti­val de Málaga, el público cana­diense tiene la opor­tu­ni­dad de juz­gar el film Guer­nica a tra­vés del DVD que apa­re­ció en el mer­cado esta semana edi­tado por Sony. Sin tra­tarse de una pelí­cula magis­tral, la misma tiene el mérito de rese­ñar algu­nos deta­lles acon­te­ci­dos durante la Gue­rra Civil Espa­ñola (1936 – 1939).

El nom­bre “Guer­nica” gene­ral­mente está aso­ciado a la obra magis­tral de Pablo Picasso; pero no se debe olvi­dar que ese tra­bajo estuvo ins­pi­rado en la tra­ge­dia que sufrió la pequeña ciu­dad nor­teña de España el fatí­dico 26 de abril de 1937 donde más de 1500 civi­les per­die­ron la vida. En tal sen­tido, el rea­li­za­dor viz­caíno Koldo Serra no refleja aquí otro nuevo relato de la gue­rra entre her­ma­nos que sacu­dió al país, sino que ilus­tra algu­nos aspec­tos que pre­ce­die­ron al bom­bar­deo de la ciu­dad a tra­vés de una narra­ción que invo­lu­cra al perio­dista bri­tá­nico George Lowt­her Steer; él fue el pri­mer pro­fe­sio­nal en la mate­ria que cubrió la masa­cre de la que fue tes­tigo y gra­cias a la publi­ca­ción de su informe en el Times de Gran Bre­taña y el New York Times de Esta­dos Uni­dos, el mundo entero llegó a impo­nerse de la catás­trofe. En la fic­ción, su nom­bre está cam­biado como así tam­bién su nacionalidad.

María Valverde y James D'Arcy

María Val­verde y James D’Arcy

En el guión de Bar­ney Cohen y Car­los Cla, la acción se desa­rro­lla pocos días antes del bru­tal evento pre­sen­tando a un repor­tero ame­ri­cano (James D’Arcy) desen­ga­ñado y escép­tico, que llega al País Vasco para cubrir la Gue­rra Civil. Allí conoce a una mili­tante repu­bli­cana (María Val­verde) encar­gada de cen­su­rar la infor­ma­ción que envían los corres­pon­sa­les y no pasará mucho para que exista un fuerte vínculo sen­ti­men­tal entre ambos; la situa­ción se com­plica con la pre­sen­cia de un ofi­cial ruso (Jack Daven­port) que tam­bién está enamo­rado de la joven. Más allá del trián­gulo román­tico, el relato va acre­cen­tando la ten­sión que se pro­duce en la ciu­dad frente al peli­gro inmi­nente de un bom­bar­deo. Es así que la última parte del film refleja el clima de horror, caos y des­truc­ción con el bom­bar­deo que la avia­ción ale­mana –con el acuerdo exis­tente del régi­men fran­quista y Hitler– lanzó en Guernica.

Si bien el melo­drama román­tico puede ser jus­ti­fi­cado para demos­trar la vul­ne­ra­bi­li­dad de una rela­ción sen­ti­men­tal en tiem­pos de gue­rra, la narra­ción resulta un tanto desigual sin que el romance lle­gue a impac­tar como debiera. Pero en todo caso lo impor­tante es cómo el film expone los obs­tácu­los que los perio­dis­tas extran­je­ros debían enfren­tar para infor­mar acerca de una reali­dad que azo­taba la región; en tal sen­tido cabe la refle­xión sobre la forma en que una infor­ma­ción perio­dís­tica puede ser mani­pu­lada a causa de la censura.

El mayor mérito del rea­li­za­dor es haber obte­nido una excep­cio­nal riqueza esti­lís­tica al lograr una repro­duc­ción del bom­bar­deo que crea una sen­sa­ción de com­pleta vero­si­mi­li­tud; la visión del feroz ata­que sacude al espec­ta­dor quien cree estar con­tem­plando un docu­men­tal antes que un relato de ficción.

El DVD está edi­tado en su ver­sión ori­gi­nal inglesa, como así tam­bién doblado al fran­cés y japo­nés y cuenta con sub­tí­tu­los opta­ti­vos en varios idio­mas inclu­yendo, entre otros, el espa­ñol, fran­cés, inglés y por­tu­gués. Jorge Gut­man