La Eva­cua­ción del Gueto de Varsovia

THE ZOOKEEPER’S WIFE. Esta­dos Uni­dos, 2016. Un film de Niki Caro

Son incon­ta­bles las his­to­rias que se des­pren­den de la Segunda Gue­rra Mun­dial donde se van cono­ciendo nue­vos epi­so­dios que real­mente ocu­rrie­ron y que sin embargo no lle­ga­ron a ser difun­di­dos. Es por ello que resulta de gran inte­rés el drama que relata la direc­tora neo­ze­lan­desa Niki Caro sobre lo acon­te­cido en Polo­nia desde los meses pre­vios al inicio del con­flicto hasta un año des­pués de haber fina­li­zado el mismo.

Basán­dose en el libro homó­nimo de Dane Acker­man publi­cado en 2007 y con la adap­ta­ción rea­li­zada por la guio­nista Angela Work­man, Caro narra en The Zookeeper’s Wife la altruista labor de un admi­ra­ble matri­mo­nio que durante el Holo­causto adopta la misma con­ducta de Oskar Schind­ler; en este caso se trató de pro­te­ger la vida de 300 judíos que podían haber sido exter­mi­na­dos en el gueto de Varsovia.

Jessica Chastain

Jes­sica Chastain

La acción trans­cu­rre en la capi­tal de Polo­nia donde Anto­nina (Jes­sica Chas­tain) junto con su marido Jan Zabinska (Johan Hel­den­be­rrgh) son los encar­ga­dos de ope­rar un zoo­ló­gico de la ciu­dad. La tarea es pro­te­ger a los ani­ma­les como así tam­bién cui­dar que todo mar­che ade­cua­da­mente con la visita que la gente efec­túa al lugar. El comienzo irra­dia fres­cura con­tem­plando el gran amor y ter­nura que Anto­nina pro­diga a las bes­tias que lle­gan a reco­no­cerla muy bien y saben que cuen­tan en ella a una gran amiga; eso se pone de mani­fiesto cuando una noche, en una reunión social en que se hallaba aban­dona la misma para sal­var a un pequeño ele­fan­tito de morir sofo­cado, res­pon­diendo de este modo al deses­pe­rado pedido de auxi­lio de la mamá elefante.

Des­pués de la calma sobre­viene la tem­pes­tad cuando el 1 de sep­tiem­bre de 1939 Ale­ma­nia invade Polo­nia; al ser arra­sada Var­so­via, el vio­lento impacto reper­cute en el zoo con el espanto que expe­ri­men­tan los ani­ma­les donde sus vidas al igual que la de los seres huma­nos alta­mente peli­gran. Frente a dicha situa­ción, Anto­nina y su esposo logran alber­gar en el hogar que se encuen­tra den­tro del zoo­ló­gico a nume­ro­sos judíos pola­cos que habi­tando en el gueto son con­tra­ban­dea­dos por Jan recu­rriendo a una inge­niosa estra­te­gia. Ese acto de gene­ro­si­dad y coraje es rea­li­zado man­te­niendo el cui­dado nece­sa­rio a fin de no des­per­tar las sos­pe­chas de Lutz Heck (Daniel Brühl), un zoó­logo ofi­cial nazi que apre­cia a la pareja y que ade­más se siente atraído hacia Antonina.

Lo que sigue a tra­vés de los años no es más que vol­ver a refle­jar las atro­ci­da­des de los nazis al pro­pio tiempo que mos­trar cómo Anto­nina junto a Jan y los judíos pro­te­gi­dos viven en con­ti­núa ten­sión frente al peli­gro de ser des­cu­bier­tos por los mili­ta­res ale­ma­nes esta­cio­na­dos en el zoo­ló­gico y sobre todo por la peli­grosa pre­sen­cia de Heck.

Una de las esce­nas más emo­ti­vas del film se pro­duce cuando el 19 de abril de 1943 las fuer­zas nazis demue­len el gueto y al pro­pio tiempo se con­tem­pla cómo los judíos cele­bran el séder de la pas­cua judía en el hogar de la fami­lia Zabinska.

La buena rea­li­za­ción de Caro unida a la enco­mia­ble inter­pre­ta­ción de Chas­tain y del buen elenco que la rodea per­mi­ten que esta his­to­ria de abne­gado heroísmo, sin lle­gar a nive­les de excep­ción, logre emo­cio­nar. Jorge Gut­man

Film Pós­tumo de Andr­zej Wajda

AFTE­RI­MAGE. Polo­nia, 2016. Un film de Andr­zej Wajda

En su pós­tumo tra­bajo el gran rea­li­za­dor polaco Andr­zej Wajda, falle­cido en octu­bre de 2016 a los 90 años, rinde home­naje a Wla­diys­law Str­ze­minski, uno de los más impor­tan­tes pin­to­res van­guar­dis­tas euro­peos del siglo pasado. Al hacerlo, este cineasta que dedicó con­si­de­ra­ble parte de su valiosa fil­mo­gra­fía a denun­ciar las abe­rra­cio­nes que sufrió su país durante el comu­nismo, nue­va­mente efec­túa una severa crí­tica a un régi­men que socavó las liber­ta­des indi­vi­dua­les en el este de Europa.

Bronislawa Zamachowska y Boguslaw Linda

Bro­nis­lawa Zama­chowska y Bogus­law Linda

Bogus­law Linda anima a Str­ze­minski quien nacido en 1893 en Minsk y edu­cado en San Peters­burgo, durante la Pri­mera Gue­rra quedó seve­ra­mente herido sufriendo la pér­dida de un brazo y una pierna. Habién­dose des­pla­zado en 1923 a Polo­nia donde fijó su resi­den­cia, su limi­ta­ción física no le impi­dió con­ver­tirse en un vir­tuoso pin­tor abs­tracto; él ha sido uno de los pre­cur­so­res del grupo de artis­tas del cons­truc­ti­vismo ade­más de haberse des­ta­cado como cate­drá­tico y con­fe­ren­cista en la renom­brada escuela de artes plás­ti­cas de Lodz que con­tri­buyó a fundar.

Wajda, valién­dose del guión de Andr­zej Mular­czyk se cen­tra en los últi­mos años de vida de Str­ze­minski, ilus­trando cómo el arte abs­tracto se enfrenta con la orto­do­xia de Sta­lin cuando el artista es seve­ra­mente cri­ti­cado por las auto­ri­da­des ofi­cia­les por­que sus crea­cio­nes artís­ti­cas con­tra­di­cen los prin­ci­pios del rea­lismo sovié­tico. En el con­texto de ese clima hos­til Str­ze­minski abier­ta­mente desa­fía al esta­ni­lismo al no ceder a las deman­das del par­tido comu­nista y en con­se­cuen­cia comienza a ser mar­gi­nado. La pri­mera medida adop­tada por el gobierno es des­pe­dirlo de su puesto de pro­fe­sor en la escuela de Lodz donde es muy que­rido por sus alum­nos y de allí en más se con­tem­pla cómo gra­dual­mente el artista queda sumido en la pobreza, ham­bre y deca­den­cia física debido a su frá­gil salud, muriendo en 1952.

Al mar­gen del foco cen­tral, el relato epi­dér­mi­ca­mente se refiere al dis­tan­cia­miento que el pin­tor man­tuvo con su ex esposa –la escul­tora Katarzyna Kobro que nunca apa­rece en pantalla-, así como a la rela­ción man­te­nida con Nika (Bro­nis­lawa Zama­chowska), su pre­coz hija adolescente.

Aun­que Afte­ri­mage no pueda igua­larse a las gran­des obras maes­tras de Wajda, de todos modos el film es impor­tante al retra­tar acer­ta­da­mente el drama de los artis­tas de esa época den­tro del con­texto de un relato que nunca llega a des­bor­dar sen­ti­men­tal­mente. De este modo, el gran maes­tro se des­pide con este noble film que se des­taca por su buen manejo de cámara, mag­ní­fica foto­gra­fía y por la exce­lente par­ti­ci­pa­ción de Bogus­law Linda trans­mi­tiendo con gran inten­si­dad al emble­má­tico pin­tor que jamás cedió su liber­tad de expre­sión. Jorge Gut­man

His­to­ria de Fantasmas

PER­SO­NAL SHOP­PER. Fran­cia, 2016. Un film escrito y diri­gido por Oli­vier Assayas

Oli­vier Assa­yas, uno de los más impor­tan­tes direc­to­res del cine euro­peo, llega a des­con­cer­tar con Per­so­nal Shop­per. A pesar de la muy buena actua­ción pro­ta­gó­nica de Kris­ten Ste­wart, su desem­peño no puede com­pen­sar las debi­li­da­des de una trama carente de la vita­li­dad nece­sa­ria para que la misma trascienda.

Kristen Stewart

Kris­ten Stewart

El argu­mento gira en torno de Mau­reen (Ste­wart) una ame­ri­cana de 27 años viviendo en Fran­cia donde se desem­peña como la com­pra­dora per­so­nal de ropas y joyas para Kyra (Nora von Walds­tät­ten), una cele­bri­dad en el campo de la moda y dueña de una per­so­na­li­dad nar­ci­sista y caprichosa.

En su vida per­so­nal la joven vive el trauma de haber per­dido recien­te­mente a Lewis, su her­mano gemelo muerto de un ata­que car­díaco; como ella tam­bién sufre del cora­zón, antes que él falle­ciera y teniendo en cuenta que ambos eran médiums, ambos habían acor­dado de que quien muriese pri­mero envia­ría al que sobre­vi­viera una señal desde el más allá. Es así que cuando Mau­reen repen­ti­na­mente comienza a reci­bir extra­ños men­sa­jes en su celu­lar sin saber exac­ta­mente quién es la per­sona que llama, ella piensa que el espí­ritu de su her­mano desea con­tac­tarla. Gran parte del metraje ilus­tra los esfuer­zos que ella rea­liza para comu­ni­carse tele­fó­ni­ca­mente con el espí­ritu de Lewis y seguir las ins­truc­cio­nes que él le imparta.

Al abor­dar el deli­cado tema del espi­ri­tismo el film se refiere inci­den­tal­mente al céle­bre escri­tor Vic­tor Hugo (Ben­ja­min Bio­lay) que fue uno de sus prac­ti­can­tes. Sin embargo, en su intento de repro­du­cir fenó­me­nos para­nor­ma­les Assa­yas crea una serie de intri­gas con­fu­sas e infruc­tí­fe­ras. así, las irrup­cio­nes sobre­na­tu­ra­les de este relato no lle­gan a inquie­tar ni a crear el sus­penso nece­sa­rio debido a un tra­ta­miento deci­di­da­mente irrea­lista y efectista.

Con serios alti­ba­jos del guión esta his­to­ria de fan­tas­mas se torna monó­tona impi­diendo a que se pueda empa­ti­zar con la misma. Final­mente, un desen­lace absur­da­mente ridículo motiva a que este film decep­cione. Jorge Gut­man

Un Héroe de Nues­tro Tiempo

A HERO OF OUR TIME

La tem­po­rada 2016 – 2017 de trans­mi­sio­nes direc­tas desde Moscú del pres­ti­gioso Ballet Bols­hoi, la céle­bre com­pa­ñía de danza pre­sen­tará A Hero of Our Time.

A HERO OF OUR TIME (Poster)El direc­tor artís­tico del Bols­hoi Ser­gei Filin sugi­rió al direc­tor tea­tral Kirill Sere­bren­ni­kov que jun­ta­mente con la cola­bo­ra­ción del exce­lente coreó­grafo Yuri Pos­sokhov tra­ba­ja­ran en un inno­va­dor ballet basado en la cele­brada novela homó­nima de Mikhail Ler­mon­tov. Sere­bren­ni­kov tuvo a su cargo la con­cre­ción del libreto adap­tando tres de los cinco cuen­tos (Bela, Taman y Prin­cesa Mary) que inte­gran el libro.

A HERO OF OUR TIME (1.BALLET BOLSHOI)La his­to­ria gira en torno de las aven­tu­ras del ofi­cial mili­tar Gri­gory Ale­xan­dro­vich Pecho­rin en un viaje rea­li­zado a tra­vés de las majes­tuo­sas mon­ta­ñas del Cáu­caso. Su per­so­na­li­dad plena de con­tra­dic­cio­nes, com­bina una sen­si­bi­li­dad melan­có­lica con cinismo y abu­rri­miento; desilu­sio­nado y total­mente des­preo­cu­pado, su acti­tud hacia las muje­res es deci­di­da­mente irres­pe­tuosa lo que lo invo­lu­crará en una serie de con­quis­tas román­ti­cas que le cau­sa­rán pro­ble­mas y que a la pos­tre lo con­du­ci­rán hacia un dra­má­tico final.

A HERO OF OUR TIME (2. BALLET BOLSHOI)De lo que ante­cede resul­tará intere­sante apre­ciar cómo la his­to­ria des­cripta puede ser tras­la­dada a la danza cap­tando la com­pleja psi­co­lo­gía de los per­so­na­jes que la inte­gran y en espe­cial del de Pecho­rin donde queda sin saber si real­mente es un héroe o antihéroe.

La coreo­gra­fía es de Yuri Pos­sokhov y la música ha sido creada por el joven com­po­si­tor ruso Ilya Demutsky, La Orquesta del Bols­hoi será diri­gida por el maes­tro Anton Gris­ha­nin, la direc­ción escé­nica es de Kirill Sere­bren­ni­kov y el diseño de ilu­mi­na­ción y video está a cargo de Simon Don­ger.

La difu­sión en directo de este poé­tico ballet a tra­vés de Canadá ten­drá lugar el 9 de abril de 2017. Para infor­ma­ción sobre los cines par­ti­ci­pan­tes del cir­cuito Cine­plex que trans­mi­ti­rán el evento y los hora­rios loca­les pre­sione aquí 

Noche de Reyes

THE TWEL­FTH NIGHT

Una de las más chis­pean­tes crea­cio­nes de Sha­kes­peare llega a diver­sos rin­co­nes del mundo en la trans­mi­sión que será rea­li­zada desde el Natio­nal Thea­tre de Lon­dres. Se trata de The Twel­fth Night (en espa­ñol es cono­cida con el nom­bre de Noche de Reyes) que el inmor­tal dra­ma­turgo con­ci­bió en las pos­tri­me­rías del siglo 16 y cuyo título está refe­rido a la noche de reyes que es pre­ci­sa­mente la duo­dé­cima con­tada a par­tir de la Nochebuena.

Oliver Chris y Tamara Lawrance (Foto de Marc Brenner)

Oli­ver Chris y Tamara Lawrence (Foto de Marc Brenner)

Las iden­ti­da­des de sexo y orien­ta­cio­nes sexua­les están pre­sen­tes en esta bri­llante come­dia de equi­vo­ca­cio­nes. Una breve intro­duc­ción a la enma­ra­ñada his­to­ria per­mite anti­ci­par que la acción comienza con el nau­fra­gio de un barco en la costa de Ili­ria donde una de las per­so­nas que logra sal­varse es una joven lla­mada Viola quien cree que su her­mano gemelo Sebas­tián ha muerto en el acci­dente. Dis­fra­zada de mucha­cho y lla­mán­dose ahora Cesa­rio logra un tra­bajo en el pala­cio del conde Orsino; éste noble está enamo­rado de la con­desa Oli­via quien no acepta sus cortejos.

Phoebe Fox (Foto de Marc Brenner)

Phoebe Fox (Foto de Marc Brenner)

Por su parte Sebas­tián, quien cree que su her­mana falle­ció, es res­ca­tado por el capi­tán Anto­nio, per­te­ne­ciente a la tri­pu­la­ción y enemigo de Orsino, con quien ini­ciará una rela­ción amis­tosa. La his­to­ria se com­plica cuando Oli­via recha­zando a Orsino se enamora de Cesa­rio (Viola) quien a su vez se siente atraída (o) por Orsino; por si fuera poco en ese trián­gulo amo­roso, habrá que seña­lar que Mal­vo­lia, el ama de lla­ves de Oli­via, se enamora per­di­da­mente de ella. El enredo no ter­mina aquí en la medida que con la apa­ri­ción de otros per­so­na­jes el espec­ta­dor asiste a una come­dia de amo­res no corres­pon­di­dos (inclu­yendo homo­se­xua­li­dad y les­bia­nismo) e iden­ti­da­des cam­bia­das donde nada resulta ser lo que parece. Dado que no se trata de una tra­ge­dia, Sha­kes­peare logra aunar todas las tra­mas dis­per­sas arri­bando a un final feliz.

Tamsin Greig y Doon Mackichan.(Foto de Marc Brenner)

Tam­sin Greig y Doon Macki­chan. (Foto de Marc Brenner)

Simon God­win ha diri­gido esta diver­tida obra con un elenco enca­be­zado por la talen­tosa actriz Tam­sin Greig quien inter­preta a Mal­vo­lia, en lugar de la ver­sión ori­gi­nal en donde el per­so­naje es mas­cu­lino res­pon­diendo al nom­bre de Mal­vo­lio. El elenco incluye entre otros nom­bres a Daniel Rigby (Sir Andrew Ague­cheek), Tamara Lawrence (Viola), Doon Macki­chan (Feste), Oli­vier Cris (Orsino), Tim McMu­llan (Sir Toby Belch), Adam Best (Anto­nio) y Daniel Ezra (Sebastian).

Esta pieza, que pro­ba­ble­mente sea la más musi­cal de Sha­kes­peare, cuenta con la con­tri­bu­ción rea­li­zada por el com­po­si­tor Michael Bruce; por su parte los músi­cos ubi­ca­dos en escena logran inter­ac­tuar con los intér­pre­tes. La esce­no­gra­fía per­te­nece a Sou­tra Gilmour.

The Twel­fth Night será trans­mi­tido en directo en las salas de Cine­plex el 6 de Abril de 2017 y en dife­rido el 20 de mayo de 2017. Para Infor­ma­ción sobre los cines par­ti­ci­pan­tes y los hora­rios loca­les pre­sione aquí