Reme­mo­rando a un Gigante del Jazz

CHA­SING TRANE: THE JOHN COL­TRANE DOCU­MEN­TARY. Esta­dos Uni­dos, 2016. Un film escrito y diri­gido por John Scheinfeld

Los aman­tes del jazz encon­tra­rán amplio mate­rial para sola­zarse con este docu­men­tal cen­trado en la figura de John Col­trane, el gran saxo­fo­nista, com­po­si­tor e inno­va­dor musi­cal del género.

John Coltrane

John Col­trane

Muerto en julio de 1967 de un cán­cer al hígado a la tem­prana edad de 40 años, Col­trane dejó un valioso legado que queda fiel­mente refle­jado en el tra­bajo rea­li­zado por el vete­rano docu­men­ta­lista John Schein­feld quien se aden­tra en su vida y obra des­ta­cando tanto sus momen­tos de glo­ria como aqué­llos más sombríos.

Nacido en Caro­lina del Norte, como un ser de raza negra su infan­cia trans­cu­rre en una época de plena segre­ga­ción racial. Cuando a los 12 años pierde a su padre, se des­plaza con su madre a Fila­del­fia donde deja su afi­ción por el cla­ri­nete para adop­tar al saxo­fón como su ins­tru­mento musi­cal. Des­pués de haber ser­vido en la Marina durante la Segunda Gue­rra, el film hace refe­ren­cia a los encuen­tros de Col­trane con el emble­má­tico Char­lie Par­ker, de quien recibe una impor­tante influen­cia. Su talento musi­cal motiva a que en 1949 Dizzy Gilles­pie lo invite a par­ti­ci­par en su con­junto; lamen­ta­ble­mente, el famoso trom­pe­tista de jazz lo aparta de su banda por­que man­te­nía una polí­tica muy estricta al no per­mi­tir que alguno de sus músi­cos tuviera adic­ción a las dro­gas. Pre­ci­sa­mente, la lucha interna de Col­trane para poder des­em­ba­ra­zarse de su toxi­co­ma­nía cons­ti­tuye uno de los aspec­tos que ape­sa­dum­bró parte de su existencia.

Des­pués de haber par­ti­ci­pado entre 1955 y 1957 como inte­grante del quin­teto de Miles Davies, vuelve a hacerlo en 1958 donde per­ma­nece hasta 1960, año en que forma su pro­pio cuar­teto musi­cal cuando ya se encuen­tra libe­rado de su dro­ga­dic­ción; es allí donde logra gran­des éxitos tanto en lo que a estric­ta­mente jazz se refiere como tam­bién efec­tuando arre­glos de algu­nos núme­ros de come­dias musi­ca­les como ocu­rrió con “My Favo­rite Things”, una de las can­cio­nes de The Sound of Music.

Entre los aspec­tos remar­ca­bles de Col­trane se des­taca el modo en que acon­te­ci­mien­tos vio­len­tos lo afec­ta­ron pro­fun­da­mente a nivel espi­ri­tual creando com­po­si­cio­nes ins­pi­ra­dos en los mis­mos. Un epi­so­dio acon­te­ció en 1963 cuando la igle­sia de Bir­mingham donde él realizó sus pri­me­ras expe­rien­cias como músico fue bom­bar­deada por terro­ris­tas racia­les; el otro momento tras­cen­dente es cuando en 1966 efec­túa un viaje a Naga­saki donde queda muy impre­sio­nado al visi­tar el lugar donde la terri­ble bomba ató­mica del 9 de agosto 1945 diezmó a la ciu­dad y a casi toda su población.

El rea­li­za­dor tuvo opor­tu­ni­dad de inter­ca­lar en el film las pala­bras de Col­trane vol­ca­das en entre­vis­tas y notas publi­ca­das a tra­vés de la lec­tura rea­li­zada por la cálida voz del actor Den­zel Washing­ton. Schein­feld pudo incor­po­rar impor­tante mate­rial de archivo pro­ve­niente del Cen­tro de Archivo del Museo de His­to­ria Natu­ral de Esta­dos Uni­dos como así tam­bién del Museo de His­to­ria de Osaka.

El docu­men­tal igual­mente se enri­quece con fil­mes fami­lia­res no cono­ci­dos hasta el pre­sente, extrac­tos de algu­nos de sus con­cier­tos y fun­da­men­tal­mente con el valioso aporte rea­li­zado por un con­si­de­ra­ble número de entre­vis­ta­dos que directa o indi­rec­ta­mente han estado vin­cu­la­dos con el artista. Entre quie­nes han ver­tido sus comen­ta­rios se encuen­tran miem­bros de su fami­lia inclu­yendo a su que­rida hijas­tra y sus tres hijos, des­ta­ca­das figu­ras legen­da­rias como Benny Gol­son, Jimmy Heath, Sonny Rollins, Reg­gie Work­man y el pia­nista McCoy Tiner que había for­mado parte de su cuar­teto, el gran inte­lec­tual y filó­sofo Cor­nel West, el renom­brado saxo­fo­nista Wayne Shor­ter, repre­sen­tan­tes emble­má­ti­cos del rock como John Dens­more, el popu­lar gui­ta­rrista mexi­cano Car­los San­tana, así como los res­pe­ta­dos crí­ti­cos de jazz Ben Ratliff y Ash­ley Kahn. Un gran apa­sio­nado del saxo­fo­nista es el ex Pre­si­dente Clin­ton quien en sus comen­ta­rios com­para su genia­li­dad con la de Picasso con la dife­ren­cia que lo logrado por el músico ha sido en un período de vida mucho más redu­cido que la del inmor­tal pin­tor malagueño.

Lo impor­tante de este nota­ble docu­men­tal, muy bien narrado y efi­caz­mente edi­tado, es que a tra­vés del mismo los jóve­nes de esta gene­ra­ción no muy fami­lia­ri­za­dos con Col­trane pue­dan tener acceso a su música y com­pren­der por­qué es con­si­de­rado un gigante del jazz. Jorge Gut­man