Un Héroe Reluctante

STRON­GER. Esta­dos Uni­dos, 2017.Un film de David Gor­don Green

La tra­ge­dia de la mara­tón de Bos­ton de abril de 2013 que pro­dujo la muerte de 5 per­so­nas y casi 3 cen­te­na­res de heri­dos ya ha sido tra­tado el año pasado en el film Patriots Day; aquí en cam­bio, la aten­ción se cen­tra en una de las per­so­nas que se encon­traba con­tem­plando la carrera y que como con­se­cuen­cia del dra­má­tico evento resultó gra­ve­mente herida.

Jake Gyllen­haal

Jake Gyllen­haal carac­te­riza al per­so­naje real de Jeff Bau­man, quien en el fatí­dico día al estar ubi­cado en el lugar donde explotó la bomba, per­dió ambas pier­nas. Poco antes del lamen­ta­ble suceso, vemos a Jeff como un joven empleado de Costco, un tanto inma­duro y sin ras­gos espe­cia­les que lo des­ta­quen. Man­te­niendo una rela­ción sen­ti­men­tal inter­mi­tente con Erin (Tatiana Mas­lany), des­pués de la ter­cera rup­tura y a fin de con­gra­ciarse con su enamo­rada, le pro­mete pre­sen­ciar la mara­tón donde ella habrá de correr. Des­pués que la explo­sión se pro­duce, la acción se tras­lada al hos­pi­tal donde se ve al entu­bado Jeff aún en estado incons­ciente; a pesar de haber sal­vado su vida, los médi­cos no tie­nen otra opción que ampu­tarle sus dos pier­nas gan­gre­na­das. Al des­per­tar y reco­brar con­cien­cia, aún sin poder hablar, Jeff escribe en un papel haber visto a uno de los dos her­ma­nos Tsar­naev, auto­res del acto terro­rista; esa infor­ma­ción resul­tará de gran valor para la inves­ti­ga­ción que ten­drá a su cargo el FBI.

Lo que con­ti­núa es un recuento de la manera en que Jeff debe adap­tarse a su nueva con­di­ción de vida, sin­tién­dose pro­fun­da­mente afec­tado emo­cio­nal­mente y vul­ne­ra­ble al tener que valerse de sus pier­nas orto­pé­di­cas para desen­vol­verse, en donde no están ausen­tes las difi­cul­ta­des pro­pias que enfrenta por su dis­ca­pa­ci­ta­ción. La otra cara de esta tra­ge­dia es haberse con­ver­tido en un ines­pe­rado héroe para la pobla­ción de Bos­ton que lo aclama por su valor de resis­ten­cia evi­den­ciado frente al aten­tado sufrido; sin embargo, él rehúsa asu­mir el papel heroico a pesar de que su domi­nante y vul­gar madre alcohó­lica (Miranda Richard­son) desea­ría que no recha­zara la fama de la que es objeto e incluso que acep­tara que Oprah Win­frey viniera a la casa para ser reporteado.

El direc­tor David Gor­don Green en cola­bo­ra­ción con el guio­nista John Pollono que a su vez se basó en el libro de Bau­mann y Bret Wit­ter, efec­túa una narra­ción clá­sica de lo acon­te­cido con Jeff donde lo más rele­vante es la natu­ra­leza que adquiere su vínculo sen­ti­men­tal con Erin. Dado que él asis­tió a la mara­tón con el pro­pó­sito de con­tem­plar la par­ti­ci­pa­ción de su pareja en la mara­tón, la joven expe­ri­menta una mez­cla de afecto, culpa y con­fu­sión, tra­tando de bus­car su reden­ción; es así que se encuen­tra per­ma­nen­te­mente a su lado cui­dán­dolo y ayu­dán­dolo de la mejor manera posi­ble e incluso man­te­niendo con él rela­cio­nes ínti­mas. Pre­ci­sa­mente una de las esce­nas más fuer­tes del relato es cuando ella le anun­cia que está emba­ra­zada y Jeff por su gran inse­gu­ri­dad reac­ciona nega­ti­va­mente frente a la pers­pec­tiva de ser padre.

La pelí­cula, a pesar de que no puede dejar de caer en luga­res comu­nes, evita en todo momento el des­borde melo­dra­má­tico. Siendo un poco exi­gente uno habría deseado que algu­nos per­so­na­jes estu­vie­sen más desa­rro­lla­dos, como por ejem­plo el de Car­los Arre­dondo (Car­los Sanz) quien fue el hom­bre que pron­ta­mente soco­rrió a Jeff cuando se pro­dujo la explo­sión y en donde en un encuen­tro pos­te­rior con él ori­gina una escena con­mo­ve­dora. En líneas gene­ra­les el film arroja un saldo posi­tivo, sobre todo por la exce­lente com­po­si­ción que Gyllen­haal logra de su per­so­naje que para­dó­ji­ca­mente adquiere gran­deza a causa de su des­gra­cia. Jorge Gut­man