Elu­ci­da­ción de un Crimen

WIND RIVER. Esta­dos Uni­dos, 2017. Un film escrito y diri­gido por Tay­lor Sheridan

Habiendo logrado uná­ni­mes elo­gios de la crí­tica como exce­lente guio­nista en Sica­rio (2015) y Hell or High Water (2016), Tay­lor She­ri­dan aborda por pri­mera vez la direc­ción cine­ma­to­grá­fica en Wind River donde tam­bién es el autor del libreto.

Aden­trán­dose en la elu­ci­da­ción de un cri­men, She­ri­dan demues­tra nota­ble madu­rez como direc­tor en este film que, aun­que no per­fecto, adquiere un vigo­roso dra­ma­tismo en su plan­teo y reso­lu­ción a la vez que ilus­tra algu­nos ras­gos cul­tu­ra­les no muy cono­ci­dos del cora­zón de Esta­dos Unidos.

Eli­za­beth Olsen y Jeremy Renner

El relato se desa­rro­lla durante un invierno gélido en la reserva india de Wind River ubi­cada en Wyo­ming. Reco­rriendo los sen­de­ros de esa región mon­ta­ñosa, Cory Lam­bert (Jeremy Ren­ner), un ofi­cial encar­gado de eli­mi­nar a los ani­ma­les depre­da­do­res de la zona, encuen­tra el cadá­ver cubierto de nieve de Nata­lie (Kel­sey Asbi­lle) una joven autóc­tona de 18 años de la reserva. Una vez que las auto­ri­da­des loca­les se impo­nen de la situa­ción, se rea­liza una autop­sia del cuerpo de la occisa por la cual se con­cluye que la chica había sido vio­lada y que su muerte se pro­dujo al haber que­dado aban­do­nada a la intem­pe­rie con una gla­cial tem­pe­ra­tura ambien­tal. Cuando se cree que ella pudo haber sido ase­si­nada, el FBI toma car­tas en el asunto; así llega a Wind River la agente Jane Ban­ner (Eli­za­beth Olsen), quien sin mucha expe­rien­cia en estas lides soli­cita la ayuda de Cory para la inves­ti­ga­ción del lamen­ta­ble suceso. Frente a estas cir­cuns­tan­cias, este hom­bre decide cola­bo­rar con Jane; en parte eso es debido a que tres años atrás, él per­dió a su que­rida hija ado­les­cente –que había sido amiga de Nathalie- en con­di­cio­nes simi­la­res, hecho por el que ha que­dado trau­ma­ti­zado y fue uno de los fac­to­res que con­dujo a la rup­tura de su vínculo conyugal.

Se obviará men­cio­nar los diver­sos pasos que adopta la inves­ti­ga­ción para loca­li­zar a la per­sona res­pon­sa­ble de la vio­la­ción. Ade­más de crear una buena intriga, el relato ofrece una satis­fac­to­ria des­crip­ción de la vida en esa reserva cuyos habi­tan­tes viven alie­na­dos sin reci­bir sufi­ciente apoyo de las auto­ri­da­des ofi­cia­les y en donde la gente joven sin nin­gún hori­zonte o pers­pec­tiva de un por­ve­nir alen­ta­dor se sumerge en el alcohol y las drogas.

Si bien éste es un film de cali­dad, no logra un nivel de exce­len­cia debido a que en su última parte incluye inne­ce­sa­rias esce­nas de vio­len­cia que se pro­du­cen en un enfren­ta­miento entre per­so­na­jes no muy cono­ci­dos. Con todo, queda como resul­tado un efi­ciente thri­ller que en última ins­tan­cia se con­vierte en una his­to­ria de ven­ganza muy bien cons­truida y narrada en forma fluida. La muy con­vin­cente inter­pre­ta­ción de Ren­ner y la buena foto­gra­fía de Ben Richard­son cap­tando el desolado pano­rama inver­nal con­tri­bu­yen a valo­ri­zar el tra­bajo del novel rea­li­za­dor. Jorge Gut­man

Seis Crí­ti­cos Días

6 DAYS. Nueva Zelandia-Gran Bre­taña, 2016. Un film de Toa Fraser

El rea­li­za­dor bri­tá­nico Toa Fra­ser recrea en 6 Días la toma de 26 rehe­nes rea­li­zada por un grupo terro­rista en la emba­jada iraní de Gran Bre­taña ubi­cada en Lon­dres desde el 30 de abril hasta el 5 de mayo de 1980.

La inva­sión per­pe­trada por 6 faná­ti­cos indI­vi­duos per­te­ne­cien­tes a un movi­miento iraní sepa­ra­tista –“Frente Revo­lu­cio­na­rio Demo­crá­tico para la Libe­ra­ción de Ara­bis­tan”- lide­ra­dos por Salim (Ben Tur­ner), tenía como pro­pó­sito con­se­guir que el gobierno de Irán libe­rase a 91 pri­sio­ne­ros polí­ti­cos árabes. El direc­tor valién­dose del guión de Glenn Stan­dring des­cribe desde el pri­mero hasta el sexto día el desa­rro­llo de los acon­te­ci­mien­tos que se venían suce­diendo donde los terro­ris­tas ame­na­za­ron con ir eje­cu­tando a los rehe­nes si no se satis­fa­cía lo que ellos demandaban.

Mark Strong

En la narra­ción de las suce­si­vas jor­na­das de este cau­ti­ve­rio el relato se cen­tra en tres pro­ta­go­nis­tas. El más impor­tante es Max Ver­non (Mark Strong), un comi­sa­rio ins­pec­tor de la poli­cía metro­po­li­tana de Lon­dres que se des­vela tra­tando de nego­ciar tele­fó­ni­ca­mente con Salim una salida no vio­lenta al con­flicto; lamen­ta­ble­mente él no lle­gará a con­cre­tar su pro­pó­sito. El otro per­so­naje des­ta­ca­ble es Kate Addie (Abbie Cor­nish), una perio­dista de la BBC que informa a la pobla­ción sobre lo que está ocu­rriendo. Final­mente se encuen­tra Rusty Fir­min (Jamie Bell), quien como res­pon­sa­ble de lide­rar el Spe­cial Air Ser­vi­ces (Ser­vi­cio Aéreo Espe­cial) de Gran Bre­taña, aguarda ins­truc­cio­nes para tomar por asalto el edi­fi­cio de la emba­jada en el caso que no se lle­gara a un acuerdo pací­fico con los secues­tra­do­res, como fina­mente así ocurrió.

Tal como está pre­sen­tado el film es mera­mente infor­ma­tivo y en ese aspecto reside su debi­li­dad al no ofre­cer ele­men­tos adi­cio­na­les que pudie­ran dis­tin­guirlo. Así, el relato no brinda los ante­ce­den­tes jus­ti­fi­ca­ti­vos sobre el des­con­tento de los terro­ris­tas que motivó su con­ducta vio­lenta. Tam­poco queda claro vis­lum­brar de qué manera Gran Bre­taña podría haber per­sua­dido a las auto­ri­da­des ira­níes para satis­fa­cer la volun­tad del grupo armado. Otro aspecto impor­tante es que la mayor parte del relato se con­cen­tra en la nego­cia­ción rea­li­zada por Ver­non sin que se apre­cie lo que en esos momen­tos acon­te­cía en las altas esfe­ras del gobierno bri­tá­nico; en tal sen­tido sola­mente en las últi­mas esce­nas se oye la voz de la Pri­mer Minis­tro Mar­ga­ret That­cher quien no está dis­puesta a ceder a los reque­ri­mien­tos del grupo armado.

Por lo que ante­cede, este docu­drama sólo se limita a rela­tar epi­dér­mi­ca­mente los dra­má­ti­cos acon­te­ci­mien­tos sin explo­rar con cierto nivel de pro­fun­di­dad el con­texto geo­po­lí­tico de la época; eso es muy impor­tante si se tiene en cuenta que en esos acia­gos días con­ti­nuaba el grave con­flicto de los 46 diplo­má­ti­cos y ciu­da­da­nos ame­ri­ca­nos toma­dos como rehe­nes en la emba­jada esta­dou­ni­dense de Teherán.

Teniendo en cuenta las obje­cio­nes seña­la­das, a dife­ren­cia de lo que Ste­ven Spiel­berg brindó exce­len­te­mente en Munich (2005) y Ben Affleck en Argo (2012) sobre temas simi­la­res, este film se deja ver pero sin tras­cen­der al no agre­gar algo nuevo a lo ya cono­cido. Jorge Gut­man

Un Buen Film Autobiográfico

THE GLASS CASTLE. Esta­dos Uni­dos, 2017. Un film de Des­tin Daniel Cretton

Esta pelí­cula de Des­tin Daniel Cret­ton está basada en el libro homó­nimo de la escri­tora Jean­nette Walls, que desde su publi­ca­ción en 2005 logró gran popu­la­ri­dad y fue tra­du­cido a nume­ro­sos idio­mas. Adap­tado para el cine por el rea­li­za­dor y Andrew Lan­ham, The Glass Castle impre­siona por la fran­queza de una mujer que, sin res­que­mor alguno, a modo de catar­sis des­nuda sus demo­nios inte­rio­res reve­lando las viven­cias que atra­vesó durante su infan­cia y ado­les­cen­cia en el seno de una fami­lia disfuncional.

Brie Lar­son

El relato estruc­tu­rado entre el pre­sente y el pasado comienza en Nueva York en 1989 donde la colum­nista Jean­nette (Brie Lar­son) que tra­baja para el New York Maga­zine se encuen­tra con su novio (Max Green­field) com­par­tiendo una cena con ami­gos en un res­tau­rante de Man­hat­tan. De inme­diato, la acción retro­cede a la época en que la pequeña Jean­nette viviendo con su excén­trico padre Rex (Woody Harrel­son), su madre Rose Mary (Naomi Watts) que ama la pin­tura y sus dos her­ma­nas y her­mano, está hir­viendo unas sal­chi­chas; ines­pe­ra­da­mente, un atroz fuego surge de la hor­na­lla cubriendo su ropa y aun­que afor­tu­na­da­mente es res­ca­tada de inme­diato por Rose Mary, las que­ma­du­ras sufri­das en su cuerpo le dejan cica­tri­ces permanentes.

De allí en más la his­to­ria cubre el con­ti­nuo tras­lado de la fami­lia de un sitio a otro del país pasando por los esta­dos de Ari­zona, Cali­for­nia, Nevada y West Vir­gi­nia, debido a que Rex pierde su tra­bajo en forma con­ti­nuada y habién­dose endeu­dado trata de huir de sus acree­do­res; es así que su señora y los hijos deben adap­tarse a una exis­ten­cia de vida nómade e ines­ta­ble. Cuando final­mente fijan su resi­den­cia en una choza aban­do­nada sin elec­tri­ci­dad ni agua, fácil­mente se apre­cia que los niños ade­más de ser cria­dos en forma poco desea­ble, pade­cen de ham­bre por­que no hay sufi­ciente dinero para sufra­gar la comida.

Cobra espe­cial pre­pon­de­ran­cia la figura de Rex, un ex piloto de la Fuerza Aérea, que aun­que inte­li­gente es deci­di­da­mente inma­duro e irres­pon­sa­ble, cri­ti­cando los valo­res que sus­tenta la socie­dad con­tem­po­rá­nea. A pesar de que­rer a su fami­lia este hom­bre refleja su natu­ra­leza ambi­va­lente al demos­trar con fre­cuen­cia su carác­ter des­pó­tico y vio­lento que se hace más evi­dente cuando pierde la cor­dura por su mar­cada depen­den­cia alcohó­lica. Menos ape­te­ci­ble aún resulta la nefasta per­so­na­li­dad de la madre de Rex (Robin Bartlett), una abuela har­pía que no siente afecto alguno hacia sus nie­tos al punto tal de inten­tar moles­tar sexual­mente a uno de ellos.

En este relato bio­grá­fico, queda enfa­ti­zada la rela­ción afec­tiva que en sus pri­me­ros años Jean­nette man­tiene con su padre y a pesar del amor que siente por él en su etapa ado­les­cente comienza a resen­tirlo al ver el trato deci­di­da­mente deplo­ra­ble que dis­pensa a su madre quien no obs­tante lo tolera pacien­te­mente. Ya adul­tos, los cua­tro her­ma­nos entien­den que ha lle­gado el momento de tener que dejar el con­vul­sio­nado hogar, hecho que se con­creta con el tras­lado a Nueva York de la hija mayor Lori (Sarah Snook) a quien pos­te­rior­mente Jean­nette habrá de seguir sus pasos y con la inten­ción de lle­gar a ser escritora.

El film cuenta con muy bue­nas inter­pre­ta­cio­nes. Harrel­son es remar­ca­ble como el paté­tico patriarca fami­liar, Watts se des­taca como la esposa que se deja arras­trar y ser mal­tra­tada por su marido sin asu­mir como corres­ponde la res­pon­sa­bi­li­dad de criar ade­cua­da­mente a sus hijos y Lar­son gra­ta­mente impre­siona como la madura hija adulta que car­gando las heri­das físi­cas y emo­cio­na­les de una infan­cia poco ape­te­ci­ble logra salir del círculo infer­nal que le tocó vivir para triun­far en su pro­fe­sión. Men­ción espe­cial mere­cen las actua­cio­nes de Hand­ler Head que inter­preta con gran natu­ra­li­dad a Jean­nette durante el período infan­til y de Ella Ander­son dando vida a la pro­ta­go­nista en su etapa adolescente.

En líneas gene­ra­les, Cret­ton trans­mite con honda sen­si­bi­li­dad el drama fami­liar que la nove­lista des­cribe en su libro, resul­tando par­ti­cu­lar­mente emo­tivo el momento de la recon­ci­lia­ción de Jean­nette con su padre en el umbral de la muerte. Aun­que el film se extiende poco más de lo nece­sa­rio, sobre todo teniendo en cuenta que no existe alguna nota de humor que ali­vie el ago­biante clima del relato, eso no dis­mi­nuye sus valo­res intrín­se­cos. Jorge Gut­man

Un His­tó­rico Guerrero

MAC­BETH EN LA VISION DE VERDI

Para cul­mi­nar el ciclo vera­niego con la difu­sión de óperas que fue­ron trans­mi­ti­das direc­ta­mente desde el MET, Cine­plex pro­yec­tará en sus salas MAC­BETH que el público amante de la ópera tuvo opor­tu­ni­dad de apre­ciar en octu­bre de 2014.

Anna Netrebko y Željko Lucic (Foto del MET)

Esta crea­ción de Giu­seppe Verdi está basada en la tra­ge­dia homó­nima de Sha­kes­peare (1606) y ha sido la pri­mera de las óperas en que el com­po­si­tor se valió del genial autor británico.

El estreno mun­dial tuvo lugar en el Tea­tro Della Per­gola de Flo­ren­cia, en marzo de 1847 teniendo en su momento un reso­nante éxito en toda Ita­lia. Hubo una ver­sión modi­fi­cada por el com­po­si­tor en 1865 que no alcanzó la misma reper­cu­sión y prác­ti­ca­mente hasta 1900 fue esca­sa­mente repre­sen­tada. Recién, a par­tir de la cuarta década del siglo pasado comenzó a adqui­rir nueva vigen­cia donde recién en 1959 fue repre­sen­tada por pri­mera vez en el MET con la exce­lente soprano Leo­nie Rysa­nek y el barí­tono Leo­nard Warren en los roles cen­tra­les acom­pa­ña­dos de Jerome Hines y Carlo Ber­gonzi bajo la direc­ción del maes­tro Erich Leinsdorf.

Esta pro­duc­ción de Adrian Noble es la que se ha dado a cono­cer en 2007 y en la adap­ta­ción rea­li­zada el direc­tor ubica la acción en un lugar no espe­cí­fico de Esco­cia inme­dia­ta­mente des­pués de la Segunda Gue­rra Mun­dial donde pre­do­mina un cons­tante estado de beli­co­si­dad gue­rrera con míni­mos atis­bos de civilidad.

En el reparto cobra dimen­sión espe­cial la actua­ción de Anna Netrebko en el difí­cil rol de la maquia­vé­lica ase­sina Lady Mac­beth; esta gran soprano vuelve a con­fir­mar que es dueña de una gran enver­ga­dura dra­má­tica y de una esplen­do­rosa voz donde se luce en varias arias, entre ellas “Vieni t’affretta” y “La luce lan­gue”. En cuanto al papel titu­lar, éste estuvo a cargo del barí­tono ser­bio Željko Lucic quien ya había asu­mido el mismo per­so­naje en la pro­duc­ción de 2007; igual­mente el can­tante ha sido elo­giado por su dis­tin­tiva y expre­siva voz. El elenco se com­pleta con el bajo René Pape carac­te­ri­zando al gene­ral Ban­quo y el tenor Joseph Calleja como Mac­duff, el joven noble que ter­mina matando a Macbeth.

La direc­ción musi­cal estuvo a cargo del maes­tro Fabio Luisi. Los deco­ra­dos y el diseño del ves­tua­rio per­te­ne­cen a Mark Thom­pson.  La ópera es can­tada en su ver­sión ori­gi­nal ita­liana con sub­tí­tu­los en inglés y será exhi­bida el 24 de Agosto de 2017. Para infor­ma­ción sobre los cines cana­dien­ses que pre­sen­ta­rán el espec­táculo y sus res­pec­ti­vos hora­rios loca­les pre­sione aquí.

Estre­nos de la semana

Semana del 18 al 24 de Agosto de 2017

  1. 6 Days. DOLLAR CINÉMA
  1. Ingrid Goes West: CINE­PLEX
  1. La jeune fille sans mains. CINÉ­MAT­HÈ­QUE
  1. Logan Lucky. CINE­PLEX
  1. On the Milky Road / L’amour et la paix. BEAU­BIEN, CINEPLEX
  1. Rocky Men­tal. CINE­PLEX
  1. Step. CINE­PLEX
  1. The Hitman’s Body­guard. CINE­PLEX
  1. The Neigh­bor­hood. CINE­PLEX
  1. Wind River. CINE­PLEX

Ryan Rey­nolds y Samuel L. Jack­son en THE HITMAN’S BODYGUARD

CINE­PLEX www.cineplex.com/

CINÉMA BEAU­BIEN http://www.cinemabeaubien.com/

CINÉMA DU PARC  http://www.cinemaduparc.com/

CINÉ­MAT­HÈ­QUE www.cinematheque.qc.ca

DOLLARD CINEMA dollarcinema.ca

TODOS LOS CINES DE CANADÁ http://www.frontrowcentre.com/